Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP rechaza el modelo federal del PSOE y lo achaca a “presiones” del PSC

Cospedal avanza que “de ninguna manera va a contar con el apoyo” de los populares

Acusa a los socialistas de “romper la solidaridad interterritorial”

Ampliar foto

No habrá diálogo. El PP, que recientemente se sumó al debate sobre la revisión del cupo vasco, no apoyará “de ninguna manera” el modelo territorial pactado el sábado por los 17 barones del PSOE en un documento que plantea una modificación de la Constitución en sentido federal y una revisión “profunda” del Estado de las autonomías. La dirección del partido mayoritario rechazó ayer rotundamente esa hoja de ruta y la vinculó a “las presiones” del PSC y a los “problemas internos” de formación de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Varios dirigentes populares llevan desde el pasado fin de semana manifestando su disconformidad con el plan. Pero ayer fue María Dolores de Cospedal, secretaria general de los populares, quien fijó la postura oficial en una comparecencia en la sede nacional del PP. En pleno vendaval por el caso Bárcenas, aseguró que el primer asunto abordado por el comité de dirección convocado en Génova, 13 —sede central del PP— fue precisamente la organización territorial. Acto seguido, la número dos del partido cargó sin matices contra el debate federalista que el PSOE viene madurando desde septiembre de 2012 con el objetivo de contrarrestar algunos planteamientos del PSC, que ante el desafío soberanista de Artur Mas se pronunció a favor del “derecho a decidir” de los catalanes y de una consulta “legal y pactada” con el Estado.

Sánchez-Camacho pide acelerar la revisión del sistema de financiación

Cospedal consideró “inaceptable” que el principal partido de la oposición defienda “un cambio tan sustancial” y, tras descalificar el documento acordado y tildarlo de “hipotético modelo federal”, lo atribuyó a las relaciones de Ferraz —sede central del PSOE— con la dirección de los socialistas catalanes. Utilizó la misma palabra, “inaceptable”, para rechazar que se promueva “un nuevo modelo constitucional para resolver un problema interno”. Y despachó ese proyecto con un argumento esgrimido a menudo en las filas populares para valorar las tensiones territoriales: “Parece mentira que las comunidades que son más ricas sean cada vez más ricas y las que son más pobres que sean cada vez más pobres”.

A continuación, Cospedal ahondó en su ataque y acusó al PSOE de pretender “romper la solidaridad interterritorial que plasma la Constitución de 1978”. Algo más suave, la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, valoró la propuesta territorial del PSOE como “un invento vacío de contenido”. La dirigente popular, además, trató de aprovechar políticamente esta circunstancia y pidió al Gobierno central que acelere la revisión del sistema de financiación como “alternativa” al debate sobre el modelo de Estado. En este contexto, anunció que enviará una carta al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que el grupo de trabajo encargado de analizar la mejora del sistema en el Consejo de Política Fiscal y Financiera comience a trabajar en septiembre.

Esta fue, de hecho, la única aportación al debate territorial avanzada ayer por los populares. Tanto Cospedal como Sánchez-Camacho se limitaron a contraponer al plan pactado por los barones socialistas el modelo establecido en la Constitución. “Nosotros defendemos el modelo constitucional, el modelo del Estado de las autonomías que plasma la Constitución de 1978, que ha dado grandes cotas de bienestar a los ciudadanos de España”, manifestó la secretaria general.

Según los populares, de hecho, la Ley Fundamental representa “un modelo que ha promovido en España una gran descentralización y también ha dado grandes cotas de bienestar a los ciudadanos, con independencia del lugar en el que vivieran”. Así, la propia Cospedal se mostró dispuesta a defender a ultranza ese sistema: “Aplicado de forma prudente, de forma responsable y con lealtad institucional, entendemos que es el mejor modelo que puede tener nuestro país”.

Más información