Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Medidas drásticas contra la corrupción

Los ciudadanos muestran una menor tolerancia y una creciente voluntad de denunciar los casos

Una de las conclusiones que se desprende de la encuesta de Metroscopia es que la mayoría de los españoles (casi dos tercios) piensa que no hay en estos momentos más corrupción que antes, sino que ahora se conoce y se combate más, y es por ello por lo que salen más casos a la luz.

De acuerdo con lo anterior cabe pensar que aunque despacio, algo se va avanzando; y aquí es muy importante —y ha de mantenerse en el tiempo— la actitud de los ciudadanos, que muestran una menor tolerancia y una creciente voluntad de denunciar los casos de corrupción; por otra parte, muchos jueces van teniendo una actitud más beligerante, apoyados por un mayor soporte informativo y documental, que en muchos casos les proporcionan unas fuerzas del orden bien preparadas tecnológicamente (especialmente la UDEF y la UCO), y gracias también a los medios de comunicación, que dedican un creciente número de periodistas a la investigación. Todo ello junto con una sociedad civil cada vez más despierta, permite atisbar la posibilidad de que en un futuro podamos ir arrinconando la corrupción.

En todo caso, los partidos políticos son los que tienen realmente la llave para el cambio y la superación de la alarmante situación actual, y aunque les pueda quemar esa llave (tal como nos contestó el diputado del PNV Emilio Olabarría en nuestra comparecencia en el Congreso sobre la Ley de Transparencia), tendrán que tener el suficiente arrojo y generosidad política para adoptar las medidas drásticas que se necesitan y que reclaman los ciudadanos para combatir de una forma clara y creíble la lacra de la corrupción.

Jesús Lizcano Alvarez es presidente de Transparencia Internacional España y catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid.