Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
el enredo con las fincas de doña cristina

Los notarios asumen errores en cinco de las fincas atribuidas a la Infanta

El Consejo admite que en una ficha se metió el 00000014, sin letra, como NIF de un fallecido

Hacienda entiende que reconocen los 11 errores que les atribuyeron

La infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarin,el 25 del noviembre de 2012.

El Consejo General del Notariado asumió ayer parte de responsabilidad en los errores que acabaron atribuyendo 13 fincas a la infanta Cristina, tal como reflejó la Agencia Tributaria en el informe que remitió al juez Castro, que investiga el caso Nóos. A través de un comunicado, los notarios admitieron un error con el DNI de la hija del Rey en una ficha electrónica que dio lugar a fallos en la atribución de cinco fincas. Hacienda les responsabilizó el martes de un total de 11, mientras que la Agencia Tributaria asumió su culpa en solo dos casos. Los notarios han reconocido, además, que las fichas electrónicas de otras dos operaciones (correspondientes a otras seis fincas) tienen también errores, aunque no en la casilla del DNI, con lo que indican que la atribución de la titularidad a la Infanta no fue responsabilidad suya.

Los 13 bienes repartidos por Ciudad Real, Calella (Barcelona), y Pilar de la Horadada y San Juan (Alicante) cambiaron de manos, entre 2005 y 2006, en cuatro operaciones en las que, en ningún caso, tuvo que ver la hija del Rey.

Una de ellas fue una compraventa en San Juan (apartamento y garaje) y toda la documentación remitida por los notarios fue correcta. El error se registró en la Agencia Tributaria y repercutió en los dos inmuebles debido a “un baile de casillas”, de manera que el número 14, que corresponde al DNI de doña Cristina, “cayó en la casilla del DNI”, según explicaron fuentes del Ministerio que dirige Cristóbal Montoro. El funcionario que picó mal los datos ya está jubilado, según cuentan fuentes del mismo ministerio. Este cometió el error de forma involuntaria porque había similitudes entre el DNI de la Infanta, el 0000014Z, con el de uno de los intervinientes en la venta de una de las propiedades cuyo carné de identidad comienza por 14.

Otra de las operaciones fue en Pilar de la Horadada (cinco bienes inmuebles). El cambio de titularidad se debió a una herencia, operación para la que “la ley no impone al notario la obligación de solicitar e incluir el NIF del fallecido en la redacción de la escritura pública, dato que por el contrario sí se exige para la confección de la ficha electrónica”, tal como explicó en su comunicado el Consejo General del Notariado. En ese caso, la escritura en papel se elaboró con los datos correctos pero al rellenar la ficha electrónica, el notario tecleó en la casilla correspondiente al NIF del fallecido (que es distinta al del transmisor vivo) el número 14, sin letra. Diversas fuentes han indicado que el 14 es el número que se designaba a fincas que no tienen referencia catastral, lo que explicaría la elección de los dos dígitos. De esta manera, la Infanta pasó a figurar como titular, sin serlo, de esos cinco bienes.

En los casos de Calella y Ciudad Real, como en los anteriores, la escritura pública de papel es correcta. Los notarios admiten, sin embargo, que las fichas electrónicas sobre los seis inmuebles que cambiaron de manos en esas dos operaciones sí tienen un error pero que “en ningún momento se indicó que dicho número (el 14) correspondiera a un NIF, puesto que se incluyó en un campo denominado otros”. En cualquier caso, ese fallo indujo a que, en la información que recopiló la Agencia Tributaria, se acabara atribuyendo al DNI de la Infanta esos otros seis bienes. Así, los notarios asumen los fallos pero no la responsabilidad de que estos dieran lugar a la atribución de las fincas a doña Cristina.

Más información