Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xiol alcanza la meta

El presidente de la Sala de lo Civil del Supremo lleva años esperando entrar en el Constitucional

El magistrado Juan Antonio Xiol, en la toma de posesión del Supremo.

Los colegas de Juan Antonio Xiol Ríos, presidente de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, designado este viernes por el Consejo General del Poder Judicial magistrado del Tribunal Constitucional, lo definen como un jurista excepcional.

Comenzó la carrera como juez en 1972 y, desde entonces, ha ido escalando los diferentes peldaños del poder judicial. Xiol, considerado un juez progresista, se apoya en un perfil técnico y una argumentación hábil en los juicios.

Fue nombrado presidente de la Sala de lo Civil del Supremo en 2005 y antes había ostentado cargos políticos como consejero del Poder Judicial o director general de Relaciones con la Administración de Justicia. En 2008, rozó la presidencia del Consejo General del Poder Judicial, pero Carlos Dívar le arrebató el puesto. Lo mismo le había ocurrido hasta ahora con el Tribunal Constitucional. Al fin, ha logrado subir ese peldaño.

En 2011, fue ponente de la sentencia que falló a favor de la prohibición de la publicidad de bebidas alcohólicas en la calle de la Comunidad de Madrid. En marzo de este año, se ha pronunciado contra las cláusulas suelo, es decir, las condiciones de los préstamos hipotecarios a tipo variable que impiden que las cuotas bajen si baja el euríbor en una sentencia aprobada por unanimidad en la Sala Primera del Supremo.

Fue ponente en 2011 del voto particular que defendía la procedencia de legalizar el partido Bildu, en contra de la opinión de la mayoría.

Director General de Relaciones con la Justicia con el ministro socialista Fernando Ledesma, el nuevo integrante del TC es especialista en derecho contencioso-administrativo. Entre los años 1987 y 2005 ocupó el puesto de magistrado de la Sala de lo Contencioso en el Supremo, para pasar después a la Sala de lo Civil.