Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional rechaza suspender la expulsión del ‘espía’ marroquí Ziani

La abogada del marroquí contratado por CDC critica que la sala no tuviera en cuenta su arraigo

Ampliar foto
Ziani, el 14 de mayo, en rueda de prensa.

Fatima Zohra Bouhya, la abogada de Noureddine Ziani, hizo un último intento desesperado, hoy viernes, por impedir la expulsión de España de su cliente. Fracasó y el supuesto espía de Marruecos, al que el servicio secreto español (CNI) acusa de poner en peligro la seguridad nacional, fue trasladado al aeropuerto de Barcelona y embarcó rumbo a Melilla cuya frontera terrestre cruzó a última hora de la tarde.

La letrada Zohra pidió a la sala de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional que suspendiera cautelarmente la ejecución de la expulsión que había sido firmada la víspera por el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez. Cuando la policía notificó a Zohra el decreto de expulsión Ziani, de 45 años, estaba ya detenido.

“(…) la adopción de la medida cautelar, habida cuenta de los fundamentos fácticos y jurídicos de la decisión adoptada por la Administración, puede perturbar gravemente los intereses generales, de lo que, sin más, se sigue su desestimación”, reza al auto firmado por José Luis Gil Ibáñez, presidente de la sección quinta de la sala de lo contencioso-administrativo, y dos magistrados más.

La sanción impuesta a Ziani, recuerda la sala, corresponde “a la infracción muy grave consistente en participar en actividades contrarias a la seguridad nacional o que pueden perjudicar las relaciones de España con otros países”. Da así por buenos los argumentos del CNI recogidos en una orden de expulsión que el Cuerpo Nacional de Policía entregó a Ziani el 3 de mayo.

“La decisión judicial supone un pronunciamiento anticipado sobre el fondo del asunto, algo vedado en la tramitación de las medidas cautelares”, afirmó la letrada Zohra. “Además la sala no se pronuncia sobre la cuestión del arraigo social y familiar acreditado por la representación procesal de Ziani cuestión ésta a la que la jurisprudencia del Tribunal Superior da mucha importancia”, añadió mostrando su disconformidad.

Su cliente lleva 14 años residiendo en Barcelona con su mujer, también marroquí. Tenía un fuerte arraigo. Con ese y otros argumentos Zohra recurrirá la expulsión.

Además de suponer un peligro para la seguridad nacional Ziani contribuyó, según el CNI, a propagar un islam radical. Hace algo más de un año fue, sin embargo, contratado por Àngel Colom, que dirige la Fundació Nous Catalans, perteneciente a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), que le nombró director del espacio catalano-marroquí. Junto con Colom, Ziani intentaba atraer a la inmigración musulmana al independentismo.

El secretario de organización de CDC, Josep Rull, reiteró hoy en Cerdanyola del Vallès las sospechas de su partido de que detrás de la expulsión de Ziani hay “una intencionalidad política clara de neutralizar a una persona comprometida con el soberanismo”. Rull anunció que el miércoles el grupo de Convergència i Unió preguntará en el Congreso de los Diputados al ministro del Interior, Joge Fernández Díaz, sobre los verdaderos motivos que inspiran la decisión sobre Ziani.

Unió Democràtica, el socio de Convergència, se ha desmarcado de estas sospechan que propagan desde el pasado fin de semanas algunos de los principales responsables de la formación nacionalista mayoritaria.

El más contudente fue el director de Inmigración de la Generalitat, Xavier Bosch, que no dudó en afirmar que se trataba del "secuestro" de un residente legal. El método, añadió, le recuerda "la dictadura franquista". Bosch se presentó hoy en la sede de Nous Catalans para expresar su apoyo a Ziani que se encontraba ya detenido.

Las numerosas asociaciones de inmigrantes en Cataluña guardaron hoy silencio con la excepción dela de Amigos del Pueblo Marroquí que encabeza Alami Susi. "Si realmente este señor trabajaba para los servicios secretos utilizando como tapadera las acciones sociales o un partido político que caiga sobre él todo el peso de la ley", declaró". "Ahora bien,  también pedimos que al CNI y al Ministerio del Interior que muestren públicamente todas las pruebas que obran en su poder". "Sólo así el prestigio del Estado de derecho no quedará en entredicho como lo han puesto, en sus declaraciones, varios políticos catalanes y la Fundació Nous Catalans" para la que trabajaba Ziani.


 

Más información