Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gürtel utilizó como aval en Suiza el encargo de la visita del Papa a Valencia

El gestor de patrimonio suizo aseguró que "el dato" significaba que eran personas importantes

Visita del Papa a Valencia en 2006.

Los gestores de patrimonio y de cuentas en Suiza no admiten a cualquier cliente. La solvencia y capacidad de maniobra son estudiadas antes de aceptar la gestión de un capital. También los cabecillas de la trama corrupta Gürtel pasaron por ese examen antes que un gestor suizo aceptara hacerse cargo de la administración de varias decenas de millones procedentes, presuntamente, de operaciones fraudulentas.

El encargo a la red de parte de la organización de la visita del Papa a Valencia en 2006 fue uno de los avales que sirvieron a los cabecillas de Gürtel para que un gestor de patrimonio los admitiera como clientes. “Era un dato importante; dado que iban a realizar un acontecimiento de este calibre esto quería decir que eran personas importantes”, aseguró en una declaración judicial el gestor de su patrimonio. Este no recuerda de quién obtuvo la información, pero sí que le otorgó el suficiente rango como para incluirla en el historial de sus nuevos clientes.

La visita del Papa a Valencia fue uno de los pelotazos de la trama corrupta, beneficiada por administraciones del PP. La adjudicataria del contrato, Teconsa, cobró 7,4 millones de euros de la televisión pública valenciana para montar televisiones y altavoces en el recorrido de Benedicto XVI, cuando el coste de los servicios apenas alcanzó 3,2 millones, según la contabilidad hallada en los registros de las empresas de la red Gürtel. Los beneficios se repartieron entre todos.

El informe de Hacienda sobre esta operación describió cómo “Teconsa actuó solo como empresa pantalla para ocultar que el destinatario último de la mayor parte del dinero pagado por la televisión autonómica era la organización de Francisco Correa”.

Tras varios meses de investigación, el juez de la Audiencia Nacional e instructor del caso Gürtel, Pablo Ruz, remitió las pesquisas sobre la visita del PP al Tribunal Superior de Justicia de Valencia, que asumió el caso e imputó a más de una decena de personas. Entre ellos, Pedro García, que fue jefe de comunicación con los expresidentes de la Generalitat Eduardo Zaplana y Francisco Camps y, más tarde, director general de RTVV.

Las comisiones rogatorias han localizado en Suiza al menos 21 millones de euros atesorados por Francisco Correa y su principal colaborador, Pablo Crespo, que fue secretario de Organización del PP gallego.

El mismo gestor recordó en su declaración que ambos, Correa y Crespo, “iban juntos”. “Estos hombres siempre estaban juntos. Sé que Pablo Crespo había retomado la gestión de los asuntos de Correa en su época. Se trataba de empresarios, de hombres correctos”, adujo en su declaración. “Abrimos una cuenta porque creíamos que tanto Crespo como Correa era personas fiables; de lo contrario, no lo habríamos hecho”.