Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recomendación a los jueces contra el estrés: “Repite, estoy tranquilo”

El Consejo General del Poder Judicial ofrece a los magistrados recomendaciones saludables

El presidente del Poder Judicial, Gonzalo Moliner.
El presidente del Poder Judicial, Gonzalo Moliner. EFE

El Consejo General del Poder Judicial ha facilitado a los jueces y magistrados una serie de recomendaciones con el objeto de combatir el estrés. El documento se ha habilitado en el área virtual que el Poder Judicial tiene reservada para los profesionales de la judicatura y está incluida como informe del departamento de prevención y salud en el trabajo. El escrito ha generado una considerable algarabía en los foros judiciales.

“El estrés, desde que el hombre existe, se ha convertido en el compañero habitual de nuestras vidas. Y se caracteriza no solo porque no podemos evitarlo, sino porque en muchas ocasiones será imprescindible para facilitar la adaptación a cualquier cambio que invada nuestro entorno”, señala el escrito remitido por el órgano de gobierno de los jueces que indica cuáles son las causas desencadenantes, cómo se genera, cómo se reconoce y cómo se afronta.

En el documento, el Consejo del Poder Judicial incluye además unas recomendaciones para “generar un estado de ánimo positivo”, entre las que señala el “aprender a quedarse con lo agradable, con lo positivo, con lo mejor” o “ante un problema, buscar nuevas alternativas para enfrentarlo y resolverlo”.

Y también ejercicios de relajación física y la manera de hacerlos: "Respira profundamente, mantén el aire 5 segundos y exhala lentamente mientras repites mentalmente estoy completamente tranquilo, cada vez más relajado", sugiere.

“Cierra los ojos fuertemente durante cinco segundos, siente la tensión que se produce y comienza a relajar tus ojos muy lentamente, siente como la presión desaparece por completo”, indica otro de los ejercicios.

“Contrae los glúteos manteniendo la presión y relájalos lentamente. Levanta tu pierna derecha, tensa tu muslo y tu gemelo, dirige los dedos de tu pie hacia abajo y mantén la posición durante cinco segundos. Siente la tensión y relaja tu pierna lentamente. Repite la operación con tu pierna izquierda”, concluye.