Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez busca en Suiza la conexión de la fortuna de Bárcenas con Gürtel

Los investigadores sospechan que el extesorero oculta más de 38 millones

El juez busca en Suiza la conexión de la fortuna de Bárcenas con Gürtel Ampliar foto

El juez instructor del caso Gürtel, Pablo Ruz, busca en dos bancos de Suiza las conexiones de la fortuna de Luis Bárcenas, extesorero nacional del PP, con las comisiones que supuestamente habría obtenido de la red mafiosa que dirigía Francisco Correa, según fuentes de la investigación. Las autoridades suizas ya le han informado de que en la entidad Dresdner, de Ginebra, dispuso de una cuenta que, entre los años 2005 y 2009, llegó a disponer de un saldo medio de 15 millones y que a finales de 2007 acumuló hasta 22 millones. Lo que quiere saber Ruz ahora son los movimientos de dinero de Bárcenas anteriores a la apertura de esa cuenta. Es decir, de dónde llegó el dinero que nutrió esa cuenta, y cómo acumuló esa fortuna. El extesorero ha declarado que abrió su primera cuenta en Suiza en 1994; posteriormente creó otra en 2001 que cerró en 2005 para abrir la cuenta de la que ha informado la comisión rogatoria. Sobre Bárcenas pesan delitos de cohecho, evasión de capitales y contra Hacienda. El objetivo del juez es cotejar esos movimientos de dinero en Suiza anteriores a 2005 con las supuestas entregas que aparecen en archivos de la caja B de las destinadas a una persona que, según el sumario, se corresponde con las iniciales “L. Barc,”, “LB” y “L.Barcenas”. Y que la policía identifica “sin ningún género de dudas” con el extesorero y exsenador del PP, Luis Bárcenas Gutiérrez.

Es trascendente conocer qué pasó con anterioridad a 2005 en esta cuenta, puesto que la mayoría de los pagos de la red de Correa dirigidos supuestamente a Bárcenas (tasados en 1,3 millones) se producen entre los años 2002 y 2004. Es el periodo al que se refería el jefe de la red Gürtel cuando le comentó al exconcejal del PP de Majadahonda José Luis Peñas (que le grababa sin él saberlo), que había llevado “mil millones de pesetas a Bárcenas”, tanto a su “casa” como “a Génova”, sede del PP, de adjudicaciones de obras de Cascos, en referencia a la época del Gobierno de José María Aznar en que el ministro de Fomento era Francisco Álvarez Cascos.

En su declaración del pasado 25 de febrero ante el juez Ruz, Bárcenas reconoció que tiene dos cuentas en Suiza (la del Dresdner y otra en la entidad Lombard Odier), y que en ambas llegó a tener 38 millones de euros, y no solo los 22 millones de los que ha informado la banca Dresdner. El extesorero señaló a Ruz que solía repartir equilibradamente su dinero entre ambas cuentas. Cuando Bárcenas soltó lo de los 38 millones, lo dijo a la ligera, ante la sorpresa del juez y el resto de las partes, que hasta ese momento creían que solo eran 22 millones. Los investigadores sospechan que puede haber más sorpresas en Suiza.

El juez quiere conocer quién abrió la cuenta y todos sus movimientos

El juez Ruz va a enviar ahora a la entidad suiza Lombard una ampliación de comisión rogatoria para que le informe de todos los movimientos de la cuenta, la segunda que posee allí Bárcenas, y en la que, al menos, ha debido tener 16 millones que, sumados a los 22 de las Dresdner, arrojarían los 38 millones que el extesorero calculó, sin precisión, ante Ruz el pasado día 25.

Además, el juez va a enviar a Suiza la aceptación que hizo Bárcenas en su declaración del lunes y según la cual no tiene ninguna objeción para que Suiza, en concreto la banca Lombard, facilite toda esta información financiera. El extesorero mantiene que todo ese dinero surge básicamente de su buen hacer en operaciones bursátiles y venta de cuadros.

Bárcenas pareció quedarse tranquilo cuando el anterior juez instructor de Gürtel, Antonio Pedreira, sobreseyó su caso y la comisión rogatoria a Suiza que entonces estaba en marcha quedó en suspenso. Cuando el juez Ruz, una vez reabierto el caso tras el recurso de la fiscalía, activó la comisión rogatoria, Bárcenas maniobró para evitar que Suiza facilitase esa información e interpuso todos los recursos (trabas) que permiten las leyes suizas para evitarlo. Finalmente, y tras muchos pleitos, la justicia suiza desestimó sus recursos y accedió a entregar las cuentas a Ruz. A ello se debe la tardanza en conocerse la fortuna suiza de Bárcenas.

La caja b de Correa revela supuestos pagos al extesorero de 1,3 millones

El extesorero ha intentado regularizar casi 11 millones de euros de ese dinero acogiéndose a la amnistía fiscal del Gobierno, que lleva una penalización de solo el 10% del dinero no declarado. Bárcenas puso en marcha la regularización través de una sociedad interpuesta, Tesedul, a la que desvió sus fondos solo unos meses después de que estallara el caso Gürtel. El Gobierno cuestiona la legalidad de esta operación.

Aparte de esta ampliación de la comisión rogatoria a Suiza, esta vez con el aparente aval del propio Bárcenas, el juez Ruz indaga también, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, otras cuentas en Estados Unidos. Cuando el extesorero se vio bajo la lupa del juez Baltasar Garzón (primer instructor de Gürtel), desvió parte del dinero que tenía en Suiza a una cuenta que posee en el HSBC Bank, de Nueva York. Sus depósitos en el Dresdner estaban a nombre de una supuesta fundación llamada Sinequanon, que es la que usó para mover el dinero y que se halla en Panamá.

Jesús Sepúlveda pactó salir del PP con una baja voluntaria

FRANCESCO MANETTO

El PP no despidió a Jesús Sepúlveda, sino que el exmarido de la ministra de Sanidad, Ana Mato, imputado por el caso Gürtel, dejó el partido el pasado 11 de febrero tras pactar una baja voluntaria. Así quedó registrada en la Tesorería de la Seguridad Social la salida del antiguo alcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid), según avanzó ayer la cadena SER, aunque el partido mantiene que fue un despido con indemnización.

Pese a haber dimitido en 2009 tras su vinculación a la trama corrupta, Sepúlveda seguía cobrando del PP por su trabajo de asesor. En pleno escándalo por el caso Bárcenas, el PP se vio forzado a interrumpir esa relación después de que un informe policial notificado por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz aportara nuevos datos de gastos de viajes y regalos de la red Gürtel al exdirigente.

Pero la formación tropezó en la medición de los tiempos, y, una vez más, en las explicaciones. Primero, Carlos Floriano, número tres de los populares, defendió que el PP no podía rescindir el contrato para no incurrir en un despido improcedente. Y una semana después, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, rectificó al asegurar: “Nos ha parecido oportuno terminar esa relación laboral… Y lo hemos hecho con la legislación en vigor”. El pasado lunes, la dirigente pronunció abiertamente la palabra “despido” y no aludió en ningún momento a una baja voluntaria. “Con relación al despido del señor Sepúlveda, no se ha pactado una indemnización en diferido, sino de una sola vez”, aseguró.

El PP seguía ayer manteniendo esa versión, pues, al tratarse de una salida forzada, aunque pactada, constituiría un despido de facto, al margen de la fórmula utilizada en la documentación registrada en la Tesorería de la Seguridad Social. La misma fórmula empleada en el caso de la baja del Luis Bárcenas, formalizada el pasado 31 de enero, el mismo día en que EL PAÍS publicó los papeles del antiguo tesorero.

Las explicaciones de los dirigentes populares se han complicado también en este caso, como hizo Cospedal el lunes al intentar aclarar las condiciones del finiquito de Bárcenas como una “simulación” de salario. El propio presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, admitió ayer que lo que ha ido trascendiendo sobre la liquidación del antiguo responsable de las finanzas del PP les ha parecido a “todos” un “poco sorprendente”. Y consideró que las “explicaciones” que ha ofrecido el partido, con la secretaria general a la cabeza, son “un poco confusas”.

Más información