Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC pide al Rey que abdique para “hacer la transición del siglo XXI”

"Estoy completamente convencido que es necesario su relevo”, ha dicho el líder socialista catalán.

El PSOE ha anunciado que desaprueba estas declaraciones "totalmente inadecuadas"

El primer secretario del Partit dels Socialistes (PSC), Pere Navarro, reclamó este miércoles que el Rey abdique de inmediato en favor del Príncipe Felipe y pronosticó que, de no ser así, la población podría cuestionar la continuidad de la Monarquía. En opinión de Navarro, la Corona debe adaptarse a los nuevos tiempos y “modernizarse”, lo que implica la aceptación de “las normas de transparencia que hoy nos exigen los ciudadanos”.

El líder de los socialistas catalanes considera que España está viviendo “el momento excepcional más grave políticamente desde la Transición” y propuso la necesidad de una regeneración de la vida democrática que hace necesario un nuevo jefe de Estado.

Navarro entiende que don Juan Carlos ha cubierto una etapa decisiva en la reciente historia de España, pero añadió que es el momento de dejar paso a su hijo porque España necesita “un nuevo jefe de Estado para hacer la transición del siglo XXI”.

Durante un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio de Barcelona, el líder del PSC dijo estar “completamente convencido” de que es necesario el relevo en la Monarquía y se declaró un “republicano convencido”. Por eso, dijo, es necesario un relevo en la jefatura del Estado para recuperar los valores de la igualdad, la libertad y la fraternidad que inspiraron la revolución francesa.

El PSOE tardó apenas media hora en reaccionar a las palabras de Pere Navarro. Un portavoz del partido las calificó de “totalmente inadecuadas” y dijo que no las compartía “en absoluto”. Navarro contrarreplicó que “respeta” que su partido hermano no comparta su petición de abdicación y se negó a realizar más valoración.

Navarro calificó a Juan Carlos I de “un buen Rey, que protagonizó la Transición de los años 70 y 80 y a quien la mayoría de los catalanes y españoles agradecemos su trabajo”. También recordó que hizo posible la recuperación de la democracia, de las instituciones de autogobierno catalanas y el regreso del presidente de la Generalitat en el exilio, Josep Tarradellas, así como el fracaso del golpe de Estado del 23-F.

Eso no impide, dijo, que plantee “abiertamente y públicamente” la necesidad de la abdicación, “de manera tranquila y respondiendo a las necesidades de nuestros tiempos”. De no ser así, apostilló, “muchos ciudadanos podrían creer que lo que tocaría hacer sería cambiar el propio sistema monárquico y pienso que no les faltaría razón si no hay una reacción a tiempo”.

En opinión de Navarro, Felipe de Borbón puede “hacer un papel relevante para arbitrar los profundos cambios” que requiere España. Se trata, dijo, de “una segunda transición, que hace falta construir sobre nuevas bases institucionales modernas y en concordancia con los nuevos tiempos”.

Un dirigente del PSC explicó este miércoles que el núcleo de dirección del partido lleva meses debatiendo esta cuestión y que la abdicación del Rey es una de las medidas que se consideran necesarias para regenerar la democracia, al igual que la propuesta de un Estado federal y una reforma de la Constitución.

Navarro insistió en que es “urgente” la modificación de la Ley Fundamental, y no solamente para reformular un modelo territorial que calificó de “agotado”, sino para introducir nuevos “mecanismos de transparencia y de participación ciudadana”. En ese sentido, apuntó que “a nadie le debe dar miedo” la propuesta del PSC de que los catalanes ejerzan el derecho a decidir y se les pregunte sobre su futuro político, “a través de un referéndum acordado con el Estado, legal y vinculante”.

El líder del PSC reclamó también la modernización de los partidos políticos, con un sistema de elección de candidatos por primarias, además de la “constitucionalización” de derechos civiles, como la sanidad, la educación o los servicios sociales.

Mas: “Solo faltaría que lo dijera yo y la que se organiza”

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, declinó comentar la petición de abdicación realizada por el líder del PSC. “Dejémoslo correr, ya lo ha dicho Navarro. Solo faltaría que lo dijera yo y verás la que se organiza”, dijo el líder nacionalista para no ahondar así en la tirantez y frialdad que ha caracterizado sus últimos encuentros públicos con el Monarca, quien en la web de la Casa del Rey calificó de “quimera” el proceso soberanista catalán.

El portavoz adjunto del PP catalán en el Parlamento autonómico, Santi Rodríguez, calificó la petición de Navarro de “ocurrencia” y la atribuyó a “una improvisación más” del líder del PSC, al tiempo que recordó que el PSOE le había desautorizado.

Las juventudes del PSC también se desmarcaron de Navarro, pero por motivos distintos. Javier López, primer secretario de la Joventut Socialista de Catalunya (JSC), reclamó “la abolición de la Monarquía y la consecución de la III República”. En su opinión, “la república no es solo posible, sino necesaria” y dijo que lo que han de defender los socialistas es un Estado “republicano, federal, democrático, laico y solidario”.

En esta misma línea, Laia Ortiz, diputada en el Congreso de Iniciativa per Cataluña, aseguró que “lo que toca” es una reflexión sobre la continuidad de la Corona. “No es cuestión de sustituir al padre por el hijo”, opinó Ortiz, antes de recordar que su coalición no está porque el Rey abdique, sino por la creación de una república.

Del mismo modo, el portavoz adjunto de ERC en el Parlamento catalán, Oriol Amorós, lamentó que Navarro “no se atreva a ser republicano” al reclamar la abdicación. En su opinión, la Corona es una institución “caduca, predemocrática y muy costosa”.

Más información