Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ÁNGEL SANCHÍS | Extesorero del Partido Popular

“Si supiese lo que sé hoy, no habría presentado a Bárcenas a mi cliente”

El que fuera tesorero con Fraga se ha visto envuelto en una tormenta al aparecer sus sociedades en la ficha bancaria de las cuentas suizas

Ángel Sanchís, extesorero del Partido Popular. Ampliar foto
Ángel Sanchís, extesorero del Partido Popular.

Ángel Sanchís, extesorero del PP en la etapa de Manuel Fraga, se ha visto envuelto en una tormenta al aparecer sus sociedades en la ficha bancaria de las cuentas suizas de su amigo Luis Bárcenas, que ocupó igual cargo en el partido hasta ser destituido por su implicación en Gürtel.

Pregunta. ¿Por qué figuran sus empresas en la ficha bancaria de Bárcenas en Suiza?

Respuesta. Él cuando abrió la cuenta dijo que tenía intereses en la finca La Moraleja, lo cual era falso. Él mismo ha reconocido que lo hizo para agrandar su imagen y que lo hizo para dar una sensación de potencia ante el banco. Informó que tenía intereses en un sitio donde no los ha tenido nunca. Y a mí simplemente me dio una carta, una autorización, para que pudiera ver su cuenta y asesorarle en lo que fuese.

P. ¿Para qué le pidió esa ayuda? Porque a continuación se producen unos trasvases de tal cuenta en Suiza por tres millones de euros hacia una sociedad, Brixco, que es cliente suya.

R. No, yo fui por otros temas a Suiza. Y él me pidió que viese lo que él tenía para que opinase sobre sus inversiones bursátiles. Yo le puse en contacto a él con la empresa Brixco y, al parecer, tomaron un crédito los de Brixco, crédito que se está pagando o se pagará, es un crédito comercial entre dos empresas. No tiene nada raro. Es una transacción comercial clara y diáfana. Son fondos que salen de un banco a otro banco y cuando venza el crédito volverá al mismo banco con los intereses.

P. Pero esa transferencia se produjo días después de que fuera detenido Correa y ahora investiga la justicia esas operaciones. ¿Podría acarrear alguna sospecha judicial contra usted?

R. Las sospechas las puede tener cualquier persona. Lo que digo es que en aquel momento no tenía más noticias que las de la prensa. Si supiese las cosas que sé hoy, no habría mantenido el menor contacto ni habría presentado a nadie para una operación comercial en la que soy ajeno. Yo no sabía nada y Luis [Bárcenas] me dijo que esto (Gürtel) no le afectaba para nada. Y yo le creí. Me dijo que le iban a desimputar. Y efectivamente le desimputaron y luego le volvieron a imputar.

P. ¿Cuál es su relación con Brixco?

R. No es propiedad mía. Sin embargo, vende productos agrícolas y su principal cliente somos nosotros, La Moraleja.

P. ¿Bárcenas es accionista de Brixco?

R. Absolutamente no.

P. ¿Qué negocios ha mantenido con Bárcenas?

R. Ninguno.

P. Pero su esposa fue socia suya en Hidro Norte.

R. Hidro Norte era una sociedad que tenía ciento y pico accionistas y ella era una pequeña accionista. Con una cantidad mínima. Le reportó una cantidad insignificante de dinero.

P. ¿Cuál el origen de la fortuna de Bárcenas en Suiza?

R. Siempre me dijo que tenía inversiones en cuadros y él tenía allí inversiones bursátiles. Él siempre presumía de que era un buen gestor bursátil. Y había ganado mucho dinero en bolsa.

P. Lo significativo es que esa cuenta se abre cuando aún no es tesorero.

R. Me dice él que en 1989.

P. En esa época en la que el poder de Bárcenas era escaso, ¿cómo pudo amasar tal fortuna y usar una cuenta opaca?

R. Porque él siempre ha sido muy hábil para los negocios.

P. ¿Y por ser hábil tenía que irse a Suiza?

R. No lo sé. Depende de dónde hiciese los negocios, si los hacía dentro o fuera de España. Lo que he leído es que ha cometido un asunto fiscal. Otro tema es que esté prescrito. Que ganaba dinero es obvio que lo ganaba; si no, no lo tendría. Y que no lo declarara a Hacienda está muy mal. Pero eso tiene su sanción administrativa, no penal.

P. Cuando visitó Suiza en 2009 y comprobó la cuenta de Bárcenas, ¿qué impresión sacó?

R. Que no era tan grande. Yo creo recordar que la del banco que yo vi eran seis o siete millones. Y tenía acciones de empresas importantes. Me dijo que tenía dinero para prestar y yo fui a informarme, pero no firmé nada, ni el crédito ni las transferencias. Le gustaba fardar de que yo supiese cuál era su patrimonio.

“Luis es muy hábil y ha ganado dinero”

Pregunta. Usted tiene un imperio agrícola en Argentina tras recibir un crédito de 18 millones del Gobierno Aznar. Otro ex tesorero del partido, Rosendo Naseiro, acumuló una pinacoteca valorada en más de 20 millones. Y ahora, otro ex tesorero, Luis Bárcenas, poseía más 22 millones de euros en Suiza. ¿Basta ser tesorero del PP para convertirse en multimillonario?

Respuesta. Yo ya tenía fortuna cuando fui al partido. Cuando yo fui al partido, en 1978, acababa de vender un banco que había fundado en Madrid y así hice una buena fortuna para la época. Cuando yo estuve en el partido no había dinero, como todo el mundo sabe. Yo cuando entré en política era mucho más rico que cuando salí. Y eso lo sabe todo el mundo. A mí la política me costó dinero, como todo el mundo sabe. Con eso contesto lo que se refiere a mí. En lo que se refiere a Naseiro, no puedo contestar yo. Lo que sí sé es que tenía cuadros desde muchísimo antes de entrar en política. Y en lo que se refiere a Bárcenas tampoco puedo contestar, porque eso corresponde a Bárcenas. Lo que sí sé es que Luis es un hombre muy hábil que ha ganado dinero con sus actividades particulares.

P. ¿Rechaza usted cualquier vínculo de Bárcenas con su firma agrícola, La Moraleja?

R. Es una sociedad 100% mía y ahora de mis hijos. Ni es accionista ni la ha visitado nunca. Nadie le conoce allí y el accionariado está en los libros y se puede comprobar.

P. ¿Cuál es su interpretación de la ofensiva sobre financiación ilegal sobre su antiguo partido que usted también vivió? ¿Supone un potro de tortura tal puesto de tesorero?

R. Nunca volvería a ser tesorero. Nunca debí meterme en política. Vivo igual que hace cuarenta años. Cada vez que ganamos un céntimo, lo reinvertimos en la finca de La Moraleja, que factura unos 40 millones de dólares anuales. Y los negocios eléctricos los vendí hace quince años. Ganamos dinero con esa operación.

Más información