Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno y el PP se desentienden de la responsabilidad de Bárcenas

Guindos y Floriano evitan condenar la conducta del extesorero del partido

Ni una condena ni una valoración política. El Gobierno y el PP se han desentendido hoy de la responsabilidad del extesorero popular Luis Bárcenas que, según la investigación que realiza la Audiencia Nacional en el marco del caso Gürtel, tuvo hasta 22 millones de euros en una cuenta en Suiza que vació al ser imputado.

Tanto el ministro de Economía, Luis de Guindos, como el número tres del PP, el secretario de Organización y Electoral, Carlos Floriano, han evitado comentar este nuevo capítulo de la trama de corrupción pese a que el implicado fue precisamente el que controlaba los fondos del partido.

Preguntados hasta seis veces al respecto en una comparecencia en la sede nacional del PP, se han limitado a articular y reiterar dos mensajes al asegurar por un lado que “el Ejecutivo de Mariano Rajoy lucha contra el fraude fiscal” y por otro que es prematuro entrar en valoraciones puesto que en la dirección del partido, señalan, no tiene suficiente información.

“La lucha contra el fraude es la prioridad del Gobierno en estos momentos…. Todo lo que es lucha contra el fraude es la prioridad del gobierno tanto en el ámbito tributario como de la seguridad social. Es lo único que puedo resaltarles”, ha afirmado Guindos, que ha evitado por otro contestar si Bárcenas figura en la lista de defraudadores que maneja el Ejecutivo. “La voluntad absoluta del Gobierno” es la lucha contra el fraude, ha reiterado el titular de Economía. “Esta es la situación y el planteamiento del Gobierno. No puede ser otra”.

También Floriano, que en el pasado manifestó que estaba “convencido” de la inocencia de Bárcenas, ha evitado toda referencia a la gravedad de los hechos que se imputan a Bárcenas o al hecho de que se haya podido sentir engañado por el comportamiento de otro dirigente del PP. El tono, además, estaba en las antípodas del utilizado por la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y otros cargos populares hace tan solo un mes. La dirección tardó entonces un día en resolver la supuesta implicación del ya exdiputado Santiago Cervera en un episodio de chantaje, mientras que Rajoy tardó un año en suspender a Bárcenas, que tras presentar primero baja temporal de militancia, ya no está afiliado al partido.

“No podemos afrontar esta cuestión suministrándoles más información porque es la que tenemos”, ha aseverado Floriano limitándose a referirse a “un proceso judicial abierto” y a la oportunidad de esperar el resultado de “investigación”. “No se ha mantenido ninguna conversación con él. Que yo sepa no ha hablado nadie”, ha agregado el dirigente popular antes de insistir en que esperarán “cuáles son las responsabilidades penales”. En ese caso, ha apuntado, “si hay responsabilidades penales, no tendrá más remedio que asumirse”.

Más información