Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plante de toda la oposición contra la ley de tasas por falta de tiempo para debatirla

Las prisas del PP por sacar adelante los precios que los ciudadanos tendrán que pagar por la justicia irrita al resto de la Cámara

Los diputados del PP miraban hacia atrás, entre incómodos y perplejos, cuando el presidente de la Comisión de Justicia, el popular Alfredo Prada, llamaba a la votación de la Ley de Tasas Judiciales y los diputados de todos los demás grupos se encaminaban hacia la puerta de salida. Era un plante en toda regla por la celeridad con la que el Grupo Popular ha pretendido, y conseguido, la ley, omitiendo pasar por el pleno al conferir a la comisión capacidad legislativa plena. Ahora pasará al Senado y en pocos días al Boletín Oficial del Estado. Una enmienda del PP de última hora es para el resto de la oposición la causa de tanta prisa, aunque los populares lo niegan. Por la misma se incluye un asunto ajeno a la ley, cual es retirar a los jueces, magistrados y todo el personal de la Administración de justicia la paga de Navidad, ya que este personal no estaba incluido en el decreto del pasado julio que la eliminaba para todos los funcionarios y empleados públicos.

La oposición quería más sosiego y más calma para afrontar una ley de una gran trascendencia que eleva las tasas judiciales en general —entre 50 y 750 euros— y coloca precio a muchos de los procedimientos judiciales, que hasta ahora estaban exentos, como es la jurisdicción social a la que ahora hay que acudir para los recursos en materia laboral. “Se consagra la justicia para ricos y para pobres y cientos de miles de personas no podrán tener acceso a la justicia”, denunció el portavoz del PSOE, Antonio Camacho, que junto a su compañero Julio Villarrubia, han combatido sin éxito la mayoría de los preceptos.

“El PP quiere prostituir el procedimiento parlamentario y en defensa de la dignidad del trabajo legislativo manifestamos nuestra protesta”, explicó el portavoz del PNV, Emilio Olabarría, acompañado por Antonio Camacho, del PSOE, Rosa Díez, de UPyD, Gaspar Llamazares, de Izquierda Plural, Mercè Pigem, de CiU, Joan Tardà, de ERC, y Olaia Rodríguez, del BNG. “Para el PP, el Parlamento empieza a ser un problema”, señaló Camacho, que denuncia la “velocidad de vértigo” en la tramitación de esta ley con una sola reunión de ponencia.

Los populares salieron al contraataque. El portavoz del PP de Justicia, José Miguel Castillo, y las diputadas de la comisión Beatriz Escudero y María Jesús Moro, criticaron la “teatralización” y acusaron a la oposición de “no estar acostumbrada a trabajar después de cuatro años sin hacer nada”.

En el PP, no obstante, reconocen que hubieran tenido un problema serio si no llegan a detectar que la oposición preparaba el plante, ya que les faltaban siete diputados para tener el quórum suficiente para aprobar la ley. Hubo llamada a rebato y otros diputados del PP, que trabajaban en la Comisión Constitucional, cubrieron los huecos.