Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
la crisis en España

Las previsiones del FMI alarman al PP y dejan en el aire las cuentas de Rajoy

El Gobierno, muy molesto con las pésimas previsiones del Fondo, aún confía en sus datos

PSOE, CiU e IU ven “irreales” las cifras del Ejecutivo

El presidente hará “cualquier cosa” para lograr cumplir el objetivo de déficit

Nadie descarta más medidas drásticas si la situación se complica aún más

Las previsiones del FMI alarman al PP y dejan en el aire las cuentas de Rajoy Ampliar foto

Hace solo dos semanas que se presentaron los Presupuestos para 2013, ni siquiera ha empezado su tramitación parlamentaria, y ya empieza a hablarse de ellos en pasado. Las previsiones del FMI (Fondo Monetario Internacional) cayeron como un jarro de agua fría en el ambiente político del Congreso de los Diputados. La caída del PIB para 2013 triplica la que espera el Gobierno. Y ese dato durísimo da alas a la tesis instalada de que esas cuentas están basadas en cifras demasiado optimistas.

Públicamente, tanto desde el Gobierno como desde el PP se defendieron las cifras oficiales y pidieron a los ciudadanos que tengan confianza en que las medidas del Ejecutivo lograrán que se alcancen esos objetivos. La oposición replicó esa idea, en especial PSOE, IU y CiU; y denunció que esa previsión es la prueba de que los Presupuestos son “irreales”. Pero en privado, diversos dirigentes del PP y miembros del Gobierno admitían su preocupación no solo por el golpe de imagen para España que suponen las previsiones del FMI, sino por la posibilidad cierta de que la situación económica se complique aún más y esas previsiones sí sean ciertas.

Tanto en el Gobierno como en el PP hay división de opiniones. Las personas más vinculadas al área económica, muy molestas este martes con el FMI, sí confían en que las cosas no sean tan terribles como las pinta ese organismo multilateral. Otros dirigentes temen que se produzca lo mismo que en los Presupuestos de marzo: poco después de presentarlos, Rajoy y su equipo tuvieron que anunciar un gran recorte en sanidad y educación no previsto, y poco después más recortes y subidas de impuestos que dejaron en nada el proyecto. Varios diputados temen que esta historia se repita. Y sobre todo están preocupados por la posibilidad de que se anuncien más recortes no previstos para cumplir el objetivo de déficit.

En algo coinciden todas las fuentes del Gobierno y del PP consultadas: Rajoy hará “cualquier cosa”, señalan, para lograr cumplir el objetivo de déficit en 2012. Ahí se juega su prestigio en Europa, todo su capital político está puesto en ese objetivo. Y buscará lo que sea para lograrlo, esto es para que el exceso sea solo del 1,1%, que es el que corresponde a las ayudas a los bancos y que en teoría Bruselas acepta.

Fuentes del Ejecutivo señalan que la recaudación está mejorando, sobre todo gracias a la subida del IVA, y defienden que aún es posible alcanzar el objetivo. Creen además que, si todo se complica, el Gobierno se ha reservado el colchón de no actualizar las pensiones, un gran ahorro. Pero nadie, ni en el Ejecutivo ni en el PP, descarta más medidas drásticas antes de final de año si la situación se complica todavía más.

En cualquier caso, en el equipo económico creen que el FMI da por hecho un empeoramiento de la crisis del euro que ellos no ven realista. Rajoy y su gente trabajan con la idea de que al final se llegará a un acuerdo en la UE antes de final de año. De hecho, se trabaja para preparar el rescate a España que solo llegaría, señalan, después de ese acuerdo en la UE. Rajoy espera a que se acabe el proceso del rescate financiero —todavía no ha llegado el dinero— para decidir el otro, aunque ya está prácticamente todo negociado, según diversas fuentes del Ejecutivo.

El Gobierno salió en tromba a contestar al FMI y confiar en los datos de Montoro. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, fue muy directo: dijo que las previsiones del FMI “se basan en la hipótesis de un decrecimiento de la economía mundial y, sobre todo, de la zona euro que es más que discutible” y recalcó que el Ejecutivo hará “lo posible y lo imposible” por cumplir sus previsiones, en las que ha basado los Presupuestos.

Mientras, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, también trató de desactivar al FMI, muy pesimista sobre el paro en España, y dijo que “confía” en que “será posible” crear empleo a finales de 2013 si se cumplen las previsiones del Gobierno, que para ella sí son “creíbles”. “Este Gobierno ha hecho un cuadro macroeconómico creíble que hace que durante el año 2013 se pueda producir ese escenario de crecimiento del -0,5%, que va a hacer posible que se pueda crear empleo a final del año próximo y que baje la tasa de desempleo”, aseguró. El portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso, se conjuró: “Hay que tener confianza en la sociedad, que puede vencer las previsiones del FMI”. Y remató: “España es mucho más de lo que algunos dicen por ahí”.