Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ENCAJE DE CATALUÑA EN ESPAÑA

Rajoy invoca la Constitución frente a los independentistas

El presidente del Gobierno señala que no es momento de generar más problemas

García-Margallo afirma que la secesión dejaría a Cataluña en la "ilegalidad europea"

Un día antes de la visita del presidente de la Generalitat, Artur Mas, a La Moncloa, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha invocado la Constitución y la ley frente a los independentistas catalanes. Rajoy ha respondido a preguntas de Rosa Díez (UPyD), de Pere Macías (CiU) y de Alfredo Pérez Rubalcaba, en la sesión de control del Congreso, con referencias a la manifestación independentista de la Diada de Cataluña. García-Margallo, por su parte, ha dicho hoy que la secesión dejaría a Cataluña en la "ilegalidad europea"

Frente a la petición de dureza de Díez, que ha planteado aplicar el artículo de la Constitución que permite suspender la autonomía catalana, el presidente del Gobierno ha quitado importancia y ha asegurado que aplicará la ley y la Constitución, tal y como juró hacer cuando asumió el cargo.

"La respuesta está en la Constitución y en las leyes. He jurado guardar y hacer guardar la Constitución y, créame, la haré guardar si así es necesario”, ha asegurado.

A continuación ha preguntado CiU, pero su portavoz, Josep Antoni Durán Lleida, en insólita e inexplicable decisión, ni ha acudido a la cámara y ha dejado en manos de Macías la formulación de la pregunta. Rajoy le ha respondido dejando claro que no aceptará la propuesta de pacto fiscal, que está dispuesto a estudiar mejoras en la financiación, que cree que CiU actúa por conveniencia política y se le está escapando de las manos la situación, que es el momento de hacer frente a la crisis económica y que, en definitiva, es muy difícil que mañana pueda encontrar un punto común con Artur Mas.

El presidente del Gobierno ha pedido responsabilidad a los nacionalistas y les ha pedido que no “inestabilidad política con decisiones equivocadas" y pidiendo que se tenga claro que la prioridad es la lucha contra la crisis económica. "No se puede generar inestabilidad política tomando decisiones equivocadas. Lo peor es empecinarse en el error", ha añadido en la misma línea que la carta que ayer hizo pública el Rey a través de la web de la Casa de Rey. En todo caso, Rajoy ha instado a los nacionalistas a no echar la culpa a los demás sino a "colaborar todos juntos" por el interés de los ciudadanos y no movidos por la ideología.

Rajoy ha anticipado que está dispuesto a estudiar con Mas una mejora del sistema de financiación autonómica, pero sin llegar en ningún caso al concierto o pacto fiscal aprobado en el Parlamento de Cataluña. En esa posibilidad, deslizada entre líneas, podría estar la posición de partida de mañana de Rajoy como oferta a Mas para desencallar la situación.

El diputado de CiU ha insistido en el discurso del agravio fiscal a Cataluña y ha sorprendido al utilizar como ideólogo al seleccionador español de fútbol, Vicente del Bosque. "Cada pueblo debe tener la libertad para decidir su futuro. Esa frase no es mía, ni siquiera de un catalán, es de Vicente del Bosque. Eso ni más ni menos es lo que le pedimos un millón y medio de catalanes", ha dicho.

Rubalcaba ha preguntado a Rajoy sobre economía y ha aprovechado para deslizar una referencia a Cataluña y pedir diálogo para buscar soluciones entre “las voces altas de los separatistas y también los gritos de los separadores", y porque no se solucionará dejando simplemente pasar el tiempo. Rajoy no ha respondido en este caso y se ha limitado a defender su política económica y despreciar las propuestas de los socialistas porque, según ha dicho, son las que nos han llevado a esta situación.

Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha asegurado esta mañana en Barcelona que la independencia de Cataluña "colocaría a esta región en la ilegalidad de la Unión Europea" y en la perspectiva de "estar fuera de Europa por tiempo indefinido, casi eterno".

Margallo ha explicado que el tratado fundacional de la UE determina que los temas internos corresponden a los Estados y remite a su normativa interna. En el caso español, la Constitución, en la que, según el ministro, "no tiene cabida el intento de separación" de una parte del territorio nacional. Margallo considera que no se trataría de reformar la Constitución vigente, sino de "tirarla y hacer otra nueva".

En otro momento ha recordado que las nuevas adhesiones a la Unión Europea han de ser decididas por unanimidad, por lo que ha dicho que "se trata de un camino sin salida", dando a entender así que España se opondría a la entrada de Cataluña en Europa. El escenario de secesión, ha dicho, "me provocaría un profundo trauma" y sería "extraordinariamente grave para Cataluña".

Margallo ha recordado varias veces Francesc Cambó, líder regionalista catalán y ministro de varios gobiernos españoles y su libro "Por la concordia" y ha afirmado que eran tiempos de entendimiento entre Cataluña y España, no de procesos secesionistas. La declaración de independencia de Cataluña, ha añadido, generaría, además, "un panorama de incertidumbre, que dificultaría la financiación y la haría más cara".

En ese sentido ha advertido que "todos tendríamos menos recursos para crecer y crear empleo" y también se ha mostrado contrario al pacto fiscal que reclama Artur Mas.