Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Su contribución a la democracia quedará en la historia de España”

Políticos de todos los colores elogian la figura del fallecido

Rubalcaba muestra sus condolencias por la muerte de Carrillo.
Rubalcaba muestra sus condolencias por la muerte de Carrillo. EFE

“Al conocer la noticia del fallecimiento de Santiago Carrillo, quiero hacerles llegar, en mi nombre y en el del Gobierno de España, el más sentido pésame por la desaparición de una personalidad fundamental en la reciente historia de España. El destacado papel que desempeñó durante la Transición y su contribución al orden constitucional, al nuevo marco de convivencia y a un futuro común sin abandonar sus profundas convicciones, perdurarán como referente para la política española". Con este telegrama, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha expresado sus condolencias a la familia del histórico político fallecido esta tarde.

Los elogios hacia la figura de Carrillo han sido unánimes en toda la clase política española. Así, en una declaración en el Congreso de los Diputados, Alfredo Pérez Rubalcaba ha dicho: "La España actual es fruto de una transición modélica que se basó en la convivencia. Fue tarea de todos, pero algunos españoles jugaron un papel clave. Santiago Carrillo está entre esos españoles y por eso quiero mostrarle mi agradecimiento en nombre del PSOE y quiero hacerlo en este Parlamento en el que él, durante muchos años, defendió sus ideas". 

"Se nos va un pedacito de nuestra historia. Carrilo resume la grandeza y también a veces los errores de la izquierda española, pero muchas más han sido las grandezas. Resume como nadie la República y la apuesta por la reconciliación. No se puede entender la vida democrática actual sin la apuesta de Carrillo por la reconciliación". Con estas palabras se refería Gaspar Llamazares desde los pasillos del Congreso a la figura del histórico dirigente fallecido. Luego, tras visitar a los familiares de Carrillo en su domicilio, Llamazares añadía: "Ha sido una sorpresa y una mala noticia, porque parecía que iba a vivir eternamente. Es parte de nuestra historia pasada y presente. Era muy vitalista y muy comprometido con su gente, como todos los trabajadores de este país".

También acudió a su domicilio Carme Chacón, diputada del PSOE, que declaró a su llegada: "España le debe mucho. Vivió todo el siglo XX y el sueño de Europa. Era muy lúcido, muy entrañable y le debo mucho por su gran conversación."

Mientras, en los pasillos del Congreso se multiplicaban las muestras de reconocimiento hacia el que fuera líder del PCE: "Es una figura imprescindible en la transición, en la que fue absolutamente clave. Y más allá de tener con él encuentros y desencuentros, dede UPyD queremos recordarle como un pilar clave en la democracia española", aseguró Rosa Díez.

Uno de los políticos más cercanos a Carrillo, con quien trabajó hombro con hombro en la transición, fue Alfonso Guerra: "A partir de los años 70, cuando volvió a España, mostró un sentido de la responsabilidad que sirve para todas las ideologías. Era una persona muy lúcida, que aportaba cosas muy buenas para la política española y sobre todo para la izquierda. A pesar de su edad nunca dejó de luchar contra las injusticias y por la igualdad".

Para Guerra, el fallecido fue clave para dar sentido a la incipiente democracia española: "El Santiago Carrillo conocido durante la dictadura era casi demoníaco. Pero llega aquí y coloca al PCE en una condiciones de racionalidad que sorprendieron a todos. Su papel fue definitivo para el arranque de la democracia".

El presidente del Congreso, Jesús Posada, se manifestó en similares términos: "Una de las posturas que influyeron en que la Constitución fuera de todos fue la flexibilidad de Carrillo. Todos los españoles tenemos un deber de gratitud con esas personas que se van yendo y que colaboraron en que tuviéramos la democracia que tenemos". También desde el PP, Carlos Floriano, vicesecretario de organización, elogió la tarea política del que fuera líder comunista: "Cuando lo nación lo necesitaba supo anteponer los intereses de la Constitución a los intereses personales o de partido. Su contribución en la transición quedará en la historia de España".

Antonio Garrigues, ha sido uno de los primeros que ha estado en el domicilio de Santiago Carrillo. Tras dar el pésame a la familia ha señalado que ha venido a mostrar su admiración hacia una persona a la que nadie podrá negarle ningún mérito en la construcción de la democracia española. Garrigues ha subrayado su generosidad, pragmatismo y modernidad. "Probablemente sin este hombre hubiéramos tenido democracia, pero hubiera sido de peor calidad. Es un hombre decisivo en la historia de España y hay que reconocerlo y darle las gracias”, ha declarado.

Desde los partidos catalanes, Joan Tardá, de ERC, glosó la figura de Carrillo: "No siempre estuvimos de acuerdo políticamente pero siemrpe nos entendimos. Y siempre fue un gran amigo de Cataluña".

Más información