Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adelson elige Madrid y esconde sus cartas

El magnate descarta Barcelona, pero no desvela qué ciudad de la región acogerá Eurovegas

Supedita la dimensión del proyecto a la financiación

Sheldon Adelson (en el centro, con gafas oscuras), rodeado de políticos madrileños, durante su visita a los terrenos de Alcorcón, el pasado mes de mayo.
Sheldon Adelson (en el centro, con gafas oscuras), rodeado de políticos madrileños, durante su visita a los terrenos de Alcorcón, el pasado mes de mayo.

Madrid se lleva la primera mano. El magnate estadounidense Sheldon Adelson, fundador y presidente ejecutivo de Las Vegas Sands (LVS), anunció en la madrugada del sábado, tras el cierre semanal de Wall Street, la región española que acogerá el macroproyecto de ocio y casinos bautizado informalmente como Eurovegas, por el que también competía Cataluña.

De funcionar a pleno rendimiento en 2025 según las previsiones de la empresa, supondrá una inversión de 16.900 millones de euros, la creación de 164.000 empleos directos y una aportación equivalente al 4,5% del Producto Interior Bruto de Madrid.

Pero, como deja bien claro LVS en su comunicado, este es solo un primer paso. Para que el proyecto cobre vida, antes deberá tomar varias decisiones clave: “La extensión final [de suelo], la dimensión del proyecto, su ubicación específica y las opciones de financiación en los mercados”.

Tanto desde el Gobierno regional como desde el Ayuntamiento de Madrid se daba por hecho desde hace días que el proyecto recalaría en la región, y se esperaba tan solo la confirmación oficial de LVS. “Desgraciadamente, el anuncio no lo puedo hacer yo, si no lo haría ahora mismo”, decía la presidenta autonómica, Esperanza Aguirre (PP), el miércoles. La Generalitat catalana (CiU) admitía un día después su “probable” derrota, y anunciaba horas más tarde un proyecto “incompatible” con Eurovegas: seis parques temáticos en Tarragona, con una inversión prevista de 4.775 millones de euros y la promesa de 20.000 empleos directos.

La satisfacción en el Gobierno regional no ha sido total —“faltó la guinda”— porque se esperaba un anuncio “más concreto”. Es decir, que Eurovegas irá a Alcorcón, tal y como afirman todas las fuentes consultadas. Dentro de la Comunidad, además de la finca de 1.231 hectáreas del Distrito Norte de Alcorcón (localidad de 170.000 habitantes a 13 kilómetros al suroeste de la capital), competían por albergar el proyecto el barrio madrileño de Valdecarros y, como candidata sorpresa y a priori sin muchas opciones, un terreno entre Paracuellos del Jarama y Torrejón de Ardoz.

“Somos conscientes de que el camino se acaba de iniciar”, señalaba ayer la alcaldesa de Madrid, Ana Botella (PP). “Es una gran noticia que venga a Madrid, y ojalá que venga a Alcorcón”, aseguraba su alcalde, David Pérez (PP). En la oposición, el líder socialista madrileño, Tomás Gómez, ponía el énfasis en una de las cuestiones más espinosas: “Las condiciones secretas” que podrían haber pactado las autoridades españolas con el magnate. “La ley debe ser igual para todo el mundo”, dijo Gómez. “Las reglas serán igual para todos los operadores del sector” del ocio y del juego, aseguró ayer el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, que centraliza la negociación. En su opinión, la reforma laboral aprobada este año por el Gobierno de Mariano Rajoy (PP) fue “decisiva”, de forma que las modificaciones introducidas en el marco laboral son “suficientes”. “Es una señal positiva para la economía española, demuestra que se recupera la confianza y se están haciendo las cosas bien”, añadió, informa Ezequiel Moltó. Preguntado sobre si habrá cambios legislativos para satisfacer los intereses de Adelson, respondió: “Es muy prematuro, habrá tiempo, ahora hay que negociar”.

La forma de referirse a estas negociaciones por parte de la empresa estadounidense es harto diplomática: Adelson, con 79 años recién cumplidos, ha apreciado la “energía” del Gobierno madrileño a la hora de defender su apuesta.

Algunas de las claves más importantes estará precisamente en los detalles. LVS deja claro en su anuncio que su decisión debe entenderse como el cierre de la primera fase de un proyecto que “está aún en una fase muy incipiente”. Eurovegas es, al fin y al cabo, solo una pieza más, y no la principal, de los planes de expansión de LVS, la principal compañía del sector, que ha puesto la mayor parte de su pólvora en Asia (Singapur y Macao, en China, concentran ahora el 85% de su negocio).

De hecho, su comunicado concluye afirmando que, a expensas de que se concreten los detalles en España, LVS seguirá “centrada con fuerza en un abanico de oportunidades de desarrollo alternativas, y en concreto en los países de Japón, Corea del Sur y Vietnam”.

Es, asimismo, una estrategia de negociación para presionar, como lo fue poner a competir a Madrid y Barcelona y lo sigue siendo ahora no decantarse en público por Alcorcón e inflar las posibilidades de otros emplazamientos (Paracuellos, fundamentalmente) para lograr mejores condiciones, por ejemplo en el precio del suelo. Eso sí, una vez rechazados, los pretendientes se pueden tornar en competidores, como ha sucedido con Cataluña.

“Barcelona World encaja mucho mejor que Eurovegas en Cataluña”, dijo ayer el consejero de Interior de la Generalitat, Felip Puig, según informa Clara Blanchar. El jefe de filas de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, fue más explícito: “Por muchas razones no me gusta Eurovegas; que se lo queden en Madrid. Bienvenido BarcelonaWorld!”, escribió en Twitter, en referencia a los parques temáticos de Tarragona. “La competencia es la competencia y nosotros queremos ser los primeros”, zanjó el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell.

Un año de negociaciones secretas

Febrero de 2011. El magnate estadounidense Sheldon Adelson anuncia en Singapur: “Quiero crear una mini-Las Vegas en Europa”. “Espero que podamos usar el nombre Europa Vegas o Eurovegas”, añade. Su intención es reunirse con tres grandes constructoras en España en unas semanas para discutir el proyecto, que rondaría los 20.300 millones de dólares (15.800 millones de euros). “Necesitamos el apoyo del Gobierno, no podemos elaborar un plan, entregarlo al departamento de Urbanismo y esperar seis meses a una respuesta”, añade. La Comunidad de Madrid confirma que Adelson “está valorando” dos o tres ubicaciones para el proyecto, entre ellas la región, y que contactó con ellos un mes antes en la capital. Meses más tarde, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre (PP), dijo que lleva negociando desde 2006.

Noviembre de 2011. El entonces ministro de Industria, Miguel Sebastián (PSOE), y el vicepresidente madrileño, Ignacio González (PP), confirman las negociaciones para construir Eurovegas en Madrid. Poco después, el Gobierno catalán (CiU) desvela que también Barcelona aspira a albergar el proyecto.

Diciembre de 2011. EL PAÍS revela que Gobierno, Comunidad y Ayuntamiento de Madrid han mantenido en otoño una decena de reuniones con el magnate, en el que este ha puesto sobre la mesa sus exigencias: cambiar el Estatuto de los Trabajadores para relajar “los convenios” y la Ley de Extranjería para darle “un trato preferente”; dos años de exención en las cuotas a la Seguridad Social y en todos los impuestos estatales, regionales y municipales; que el Estado garantice un préstamo de 25 millones de euros que solicitaría la UE; la cesión de todo el suelo público en la zona elegida, reubicando viviendas protegidas y expropiando el suelo privado; cambiar la ley antiblanqueo de capitales e instaurar un sistema de intermediarios que en Macao parece haber caído en manos de la mafia china.

Enero de 2012. Aguirre aboga por crear una “isla” legal y fiscal para Eurovegas. El Gobierno central (PP) y el Ayuntamiento de Madrid (PP) se oponen.

Marzo de 2012. Se crea la plataforma Eurovegas, no.

Abril de 2012. Representantes del Gobierno catalán y madrileño viajan a Las Vegas.

Junio de 2012. Después de que un fallo judicial parezca restar posibilidades a Alcorcón, Aguirre ofrece una tercera opción en la región, en Torrejón de Ardoz y Paracuellos del Jarama. Adelson expresa su temor por la economía europea. Sus emisarios visitan en julio Barcelona y Madrid, mientras los negociadores desvelan a EL PAÍS que sus exigencias se reducen a que se permita fumar en los casinos y se le perdonen los tributos locales por 10 años.

8 de septiembre. Adelson elige Madrid, pero no desvela dónde de la región.