Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un maltratador ve reducida su sanción por haber servido en Afganistán

El Tribunal Supremo baja de nueve a cinco meses el castigo impuesto por Defensa a un militar

La sala quinta de lo militar del Tribunal Supremo ha decidido rebajar de nueve a cinco meses la sanción disciplinaria impuesta a un sargento del Ejército del Aire condenado por un juzgado penal de Madrid por malos tratos a su mujer. Para rebajar la sanción que le impuso el Ministerio de Defensa por los mismos hechos, el alto tribunal ha valorado positivamente las condecoraciones del militar, así como su participación en misiones internacionales en las que es necesario "el uso de la fuerza armada".

El Supremo considera "absolutamente desproporcionada" la sanción de nueve meses y un día de suspensión de empleo y sostiene en la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Fernando Pignatelli, que no se ha tenido en cuenta "la infrecuente circunstancia" de que el militar posea varias condecoraciones, distintivos y menciones honoríficas.

Según el tribunal, la resolución del Ministerio de Defensa olvidó mencionar, "pese a su trascendencia" los méritos del militar: tres menciones honoríficas, una cruz del mérito aeronáutico con distintivo blanco y una medalla de la OTAN.

El alto tribunal destaca además que el militar está acostumbrado a la violencia. En concreto, hace referencia a "su acostumbrada o asidua participación en operaciones de mantenimiento de la paz en un escenario de la dificultad y peligrosidad de Afganistán, en el que resulta frecuente que los participantes en tales operaciones tengan necesidad de acudir al empleo de la fuerza armada".

El Supremo sostiene que la sentencia del juzgado de lo penal de Madrid que le condenó a nueve meses y un día de prisión —sustituida por trabajos en beneficio de la comunidad— "es suficiente para contradecir frontalmente las exigencias de moralidad y decoro que se le imponen a todo militar", en virtud del Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, y aunque reconoce "la gravedad" de los hechos probados cometidos por el sargento, no comparte "la adecuación de la duración" de la sanción disciplinaria que le impuso a mayores el Ministerio de Defensa y por ello acuerda rebajarla a cinco meses.

El Juzgado de lo Penal 21 de Madrid consideró probado que en agosto de 2006 el militar agarró fuertemente de los brazos a su mujer y la empujó contra la pared.