Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LEY ELECTORAL GALLEGA

Feijóo aprobará sin consenso el recorte de escaños que garantiza la mayoría del PP

Todos los partidos gallegos rechazan la propuesta del presidente que trata de primar electoralmente sus graneros de votos

Alberto Núñez Feijóo, esta mañana tras la reunión del Consello. Ampliar foto
Alberto Núñez Feijóo, esta mañana tras la reunión del Consello. EFE

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, está dispuesto a que el Partido Popular apruebe en solitario la reforma de la ley electoral gallega para reducir de 75 a 61 el número de diputados del Parlamento autonómico y primar de ese modo el peso de los graneros de voto del PP para intentar conservar la mayoría absoluta y el Gobierno gallego. Hasta esta mañana, el jefe del Ejecutivo autonómico y el resto de dirigentes populares apelaban a un acuerdo con el resto de los partidos para llevar a cabo el trascendental cambio normativo. Pero visto que tanto PSOE, como BNG, como otras formaciones más pequeñas sin representación parlamentaria han mostrado su rechazo radical a la medida, Feijóo ha advertido ya que “con el consenso de los partidos, con el consenso del PSOE o con la mayoría del PP” espera que se disminuya el número de escaños del Parlamento gallego como forma de enviar “un mensaje muy claro al resto de España”.

Feijóo esgrime como argumento la austeridad y el ahorro (un millón de euros en cada ejercicio que sale de multiplicar por 14 el sueldo bruto de 80.700 euros anuales que percibe cada diputado). Pero su maniobra tiene efectos secundarios: con la extrapolación de los resultados de 2009 a esta nueva fórmula, el PP incrementaría en dos diputados su mayoría absoluta y pasaría a tener tres de ventaja sobre la suma de socialistas y nacionalistas. Todo gracias a que con la reducción de esos 14 escaños las provincias de Ourense y Lugo, feudos del PP, ganarían peso relativo frente a las más pobladas de A Coruña y Pontevedra. El propio Feijóo admitió esta mañana que su propuesta solo prevé suprimir esos 14 diputados, sin hacer otros cambios para reequilibrar el peso de las provincias en el resultado final. “No queremos hacer un cambio total de las reglas del juego”, aseguró.

La propuesta llega a solo unos meses de las elecciones autonómicas y cuando el PP se encuentra en el momento más bajo de la legislatura, sufriendo los recortes de Mariano Rajoy, con la calle en contra y encuestas internas que ven como se tambalea su mayoría absoluta en Galicia. Feijóo insiste en que su idea parte de “escuchar a los ciudadanos que piden menos políticos” y reprocha a socialistas y nacionalistas que hayan participado en las manifestaciones masivas que se celebraron hace una semana en Galicia contra los recortes y en cambio se manifiesten contra esa disminución de diputados que algunos manifestantes reclamaban a gritos.

Desde el PSOE gallego, su portavoz parlamentario ya ha recomendado al PP que si lo que quiere es ahorrar un millón de euros bastaría con suprimir la campaña publicitaria que la consejería de Industria contrató la semana pasada por ese importe para “incrementar el optimismo sobre la economía gallega”. El exministro de Fomento José Blanco, uno de los nombres que suena en el PSOE gallego como posible contendiente en las primarias que elegirán en octubre al candidato, ha culpado en su blog a Feijóo de “perpetrar un fraude electoral para ganar unas elecciones que sabe perdidas de antemano mediante la alteración de la proporcionalidad en la representación territorial del Parlamento”.

El BNG habla directamente de “intentona golpista” y de intentar cambiar las reglas del juego en la recta final de la legislatura sin el consenso de los demás partidos. Formaciones minoritarias en Galicia como Esquerda Unida, y otras surgidas de escesiones del nacionalismo gallego ven como se encarece todavía más su entrada en el hemiciclo y también reiteran su rechazo frontal a la medida. Algunos de estos dirigentes recuerdan que ya durante 1992 el expresidente Manuel Fraga un cambio legal para incrementar el porcentaje mínimo de votos del 3% al 5% el suelo mínimo de votos para que un partido pueda acceder al Parlamento gallego. Como ahora pretende hacer, la reforma legal salió adelante entonces con los únicos votos del PP.