Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España garantiza a México que solo impedirá la entrada en casos justificados

El Gobierno de Calderón mostró hace unos días su preocupación por la inadmisión de viajeros

El Gobierno español tendrá en cuenta "las circunstancias especiales" de los mexicanos

El Gobierno de España ha querido cerrar el aluvión de críticas que su política de entrada al país ha levantado en México desde que las autoridades mexicanas elevaran su queja por la repatriación inmediata de turistas a su llegada a los aeropuertos de Madrid y Barcelona, unos 400 en los últimos meses según datos que manejan los medios locales. Tras una reunión bilateral este viernes en Madrid, el Ministerio del Interior y el de Asuntos Exteriores han garantizado que “no se producirán inadmisiones, salvo aquellas que sean plenamente justificadas”.

El Gobierno mexicano no es el único que critica los requisitos de entrada a España para sus nacionales. En abril de este año, Brasil decidió pagar con la misma moneda a los turistas españoles, imponiendo medidas similares por una cuestión de reciprocidad. Desde enseñar el billete de vuelta o acreditar medios económicos suficientes, hasta una reserva de hotel o carta de invitación firmada ante notario brasileño por algún nacional. Más o menos lo mismo que exige España a los extranjeros desde mayo de 2007.

El comunicado emitido este viernes por el Gobierno señala que se tendrán "en cuenta las circunstancias especiales de los turistas mexicanos que sean invitados por amigos o familiares residentes en España" y anuncia que se simplificarán los requisitos. Dicha flexibilización comenzó el pasado día 7 con la obtención de la carta de invitación, un documento obligatorio (en caso de no presentar reserva de hotel) que acredita el lugar y la identidad de la persona con la que el turista piensa hospedarse durante su estancia. La obtención suponía un trámite engorroso emitido solo por la Policía, pero desde este mes podrá hacerse a través de Internet en las páginas de las embajadas y consulados.

España se compromete, además, a iniciar un plan piloto para que siempre haya un representante consular mexicano en el aeropuerto a la llegada de los vuelos procedentes de este país. “Se cumplirá cabalmente la notificación de asistencia consular en beneficio de los visitantes mexicanos, de tal manera que quede garantizado que ningún mexicano será inadmitido sin haber podido contar con dicha asistencia”, explica la nota. En lo relativo a la acreditación de medios económicos - unos 65 euros al día por persona, con un mínimo que ronda los 580 euros- el Gobierno español ha asegurado que aceptará una tarjeta de crédito vigente para su comprobación.

En encuentro de este viernes entre autoridades de ambos países se produjo exactamente 15 días después de que el ministro de Exteriores español, José Manuel García Margallo, y su homóloga mexicana, Patricia Espinosa, acordaran en Chile, durante la IV Cumbre de Jefes de Estado de la Alianza del Pacífico, celebrar una reunión para resolver este problema. La cita se concretó a la mayor brevedad posible. No sea que México decida imitar a Brasil y recurra al ojo por ojo.

Más información