Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santamaría: “Por la crisis los españoles han recuperado valores perdidos”

La vicepresidenta acude a la presentación del libro ‘Modesta España’, del periodista Enric Juliana

"Lo peor es acostumbrarse a vivir una especie de apocalipsis diario", afirma

Sáenz de Santamaría, durante la presentación del libro.
Sáenz de Santamaría, durante la presentación del libro. EFE

“La modestia es saber lo que uno es y te permite saber a dónde vas a llegar”. La autora de la reflexión es la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que este miércoles ha participado en la presentación del libro Modesta España (RBA), del periodista Enric Juliana. En un formato de diálogo, Santamaría y Juliana, que han adoptado a la vez los papeles de entrevistador y entrevistado, han repasado las causas de la crisis económica y han analizado el camino hacia la recuperación, un camino en el que la modestia, entendida como una “virtud cívica muy positiva” y diferenciada de la humildad, juega un papel clave.

“La modestia es saber que España ha vivido momentos buenos, quizás de más, y que vamos a volver a vivirlos porque somos el mismo pueblo, pero esta vez con los pies en la tierra”, ha observado la vicepresidenta, que no ha dudado en ligar el concepto de modestia al de austeridad, valores de los que, según se ha mostrado convencida, gozan los españoles. “A la gente no le importa ni el esfuerzo ni el sacrificio, aunque sea difícil, cuando hay que hacerlos”, ha dicho. Y Juliana ha asentido: “En momentos de dificultad, surge este espíritu”, el del Caballero del Verde Gabán, un personaje del Quijote, “recio y mesurado”, en el que el periodista se ha inspirado para escribir su libro.

Según la vicepresidenta “durante mucho tiempo se ha tenido una visión lineal de la historia porque había una sensación de que cada año se mejora”, pero ahora esta visión “está en entredicho”. "Es malo acostumbrarse a todo, pero creo que lo peor es acostumbrarse a vivir una especie de apocalipsis diario que nunca llega a su fin", ha añadido Santamaría. “Por primera vez, el futuro no va a ser igual que el pasado y no siempre va a ser mejor”, ha reconocido.

Por ello, según Juliana, es necesario que las fuerzas políticas hagan un “pacto de la modestia”, que ha situado a la altura de los pactos de La Moncloa de 1977, “de salvación nacional para proteger el proceso democrático, que estaba en riesgo”. Ha aludido el periodista, con esta comparación, a la necesidad de que los partidos busquen acuerdos en lo fundamental. “Pero sin cuestionar la legitimidad electoral” del Gobierno del PP, “que es muy clara”, ha apostillado, provocando la sonrisa de Santamaría.

La vicepresidenta ha cogido el testigo y ha abogado por llamar más la atención sobre una de las mayores fortalezas de España: “la estabilidad política parlamentaria en un horizonte de cuatro años”, fundamental para transmitir credibilidad, porque “se tiene la estabilidad política suficiente para ejecutar el programa necesario”.

¿Qué ocurre con los pactos a nivel territorial?, se ha preguntado Santamaría. La vicepresidenta ha admitido “que no sería lógica una involución en el pacto autonómico”, aunque ha reprochado a las comunidades autónomas que reclamen más autogobierno sin ejercer su responsabilidad. “Las Administraciones se han acostumbrado a la gestión de la abundancia, pero la autonomía también implica gestionar bien las cuentas”, ha criticado.

Juliana, de origen catalán, ha defendido el modelo autonómico. “Cuando el resto vio que Cataluña reclamaba autonomía, también pensaron que era bueno”, ha asegurado sobre el nacimiento de las autonomías, que, a su juicio, “ha aportado mucho desarrollo” a España. Aunque “hay desigualdades”, ha reclamado a Santamaría. “Hay dos comunidades con un régimen fiscal distinto y con resultado visibles”, en alusión a País Vasco y Navarra. Aunque no ha querido “entrar en el tema”, Juliana deslizaba así la única crítica a la gestión del PP, al sugerir el pacto fiscal que se debate en Cataluña y que el Gobierno de Artur Mas pretende impulsar pese a la oposición de los populares.