Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España descarta adelantar la salida de sus tropas de Afganistán

Rajoy se presenta ante el secretario general de la OTAN como un “aliado de confianza”

Morenés y Rasmussen, antes de su reunión. Ampliar foto
Morenés y Rasmussen, antes de su reunión.

"Entramos juntos y saldremos juntos”. Con este lema, repetido como un mantra por los responsables de la OTAN, ha tranquilizado el presidente español, Mariano Rajoy, al secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen. España no hará una espantada en Afganistán y se ceñirá al calendario de retirada pactado: el 10% de los 1.500 efectivos se replegarán a finales de este año; el 40% el año próximo y el resto en 2014.

No por reiterado resulta este compromiso menos importante en un momento en que los dos candidatos al Elíseo disputan quién sacará antes las tropas de combate francesas de Afganistán (Sarkozy en 2013 y Hollande este mismo año), Australia anuncia que anticipará a 2013 su retirada e incluso EE UU muestra unas dudas que la OTAN intentó zanjar en su reunión ministerial del pasado día 18 en Bruselas.

Frente a estas vacilaciones, Rajoy se ha presentado ante Rasmussen como un “aliado de confianza que va a seguir respondiendo con solvencia y compromiso a sus responsabilidades”. No solo ha apostado por una “transición ordenada” en Afganistán, sino que ha dejado abierta la puerta a mantener efectivos españoles allí más allá de 2014; aunque eso, ha advertido, “requerirá una sólida base jurídica” y la misión será “cualitativa y cuantitativamente diferente a la actual”.

La presencia de la OTAN en el país asiático tras la retirada de la ISAF (Fuerza de Asistencia a la Seguridad de Afganistán) y el apoyo al sostenimiento de las fuerzas de seguridad afganas será el tema central de la cumbre de Chicago (EE UU) de los próximos 20 y 21 de mayo, la primera a la que asistirá Rajoy. También se abordará la llamada “defensa inteligente”, una fórmula para adquirir y explotar de manera conjunta sistemas de armas que los aliados, debido a los fuertes recortes presupuestarios, no podrían permitirse por separado; y en la que España, según ha adelantado Rajoy, está dispuesta a liderar algún proyecto. El más importante de todos es el sistema de defensa antimisiles, cuyo componente naval estará en Rota (Cádiz) en virtud de un acuerdo adoptado por Zapatero y ratificado por Rajoy.

Por su parte, Rasmussen ha defendido la profesionalidad de las fuerzas de seguridad afganas, frente al escepticismo de muchos expertos, y ha asegurado que dirigieron de forma “muy profesional” la respuesta a los ataques que los talibanes lanzaron sobre Kabul el pasado día 16. Tras entrevistarse con Rajoy en La Moncloa, el secretario general de la OTAN se ha reunido con los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y Defensa, Pedro Morenés.