Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Notable incidencia del paro en el norte y las autonomías más pobladas

Euskadi, Galicia, Navarra y Asturias rondan el 90% de seguimiento de la protesta

La protesta fue secundada de forma masiva en Seat y Nissan en Barcelona

Un miembro de un piquete agarra por el cuello a un hombre durante una discusión en la entrada de un comercio de Valencia. Ampliar foto
Un miembro de un piquete agarra por el cuello a un hombre durante una discusión en la entrada de un comercio de Valencia.

El seguimiento de la jornada de huelga general contra la reforma laboral se extendió por toda España y sus efectos se dejaron ver en comercios y servicios públicos como educación o sanidad, donde se cumplieron los servicios mínimos. Las Administraciones minimizaron el apoyo en el sector público, que solo en el País Vasco fue mayoritario. Las zonas con actividad portuaria y las que cuentan con una mayor presencia industrial son las que registraron mayor seguimiento. Según las cifras difundidas por los sindicatos, País Vasco (95%), Galicia (90%) y Navarra (90%) fueron las comunidades con mayor incidencia de la protesta, seguidas de Asturias (89%), Cataluña (82%), Madrid (76%), Comunidad Valenciana (76%) y Andalucía (76%).

Cataluña. El centro de Barcelona fue el principal escenario de la protesta contra la reforma laboral en Cataluña. La quema de contenedores obligó a intervenir a los bomberos y a los Mossos d’Esquadra. Según informó el Gobierno catalán, fueron detenidas 30 personas. El seguimiento de la huelga en el sector público fue del 12,76%, según la Administración, un dato que dista mucho del 78% difundido por los sindicatos. En los accesos a los hospitales se vivieron momentos de tensión. Los transportes metropolitanos iniciaron los servicios mínimos con retrasos.

Según los sindicatos, los trabajadores de plantas industriales como Nissan, Seat, Ficosa o Valeo secundaron masivamente la huelga, mientras que en la petroquímica de Tarragona paralizaron la actividad. En Barcelona, los manifestantes levantaron barricadas y quemaron neumáticos en el acceso de Mercabarna.

Madrid. Las calles del centro de la capital amanecieron cubiertas por pasquines y sin limpiar, por la altísima incidencia en el sector de la limpieza. En el transporte público el seguimiento fue masivo hasta la tarde porque, por primera vez desde 1995, los servicios mínimos estaban pactados.

Los hospitales y centros de salud públicos apenas redujeron su actividad. En las aulas hubo un alto respaldo a la huelga. Los sindicatos calificaron la jornada de “éxito” y elevaron hasta el 76% el paro. En el sector público, el Ejecutivo de Esperanza Aguirre cifró el respaldo en apenas el 16%, mientras que las centrales lo elevan hasta el 60% en la Administración central, el 70% en la autonómica y el 80% en la local. En Mercamadrid, el mayor centro de abastos de España, hubo incidentes aislados hasta las tres de la mañana. El mayor polígono comercial de España, en Cobo Calleja (Madrid), presentó actividad mínima. El número de detenidos asciende a 24. Telemadrid amaneció en negro.

País Vasco. El Gobierno vasco cifró el seguimiento de la huelga entre el 60% y el 70% en el sector privado y el 71,90% entre los funcionarios de la Administración vasca. El paro fue respaldado por el 49,91% de los trabajadores de la sanidad pública y el 86,78% en educación. Dos ertzainas resultaron heridos tras recibir el impacto de varias piedras de un grupo de encapuchados que arrojaban botes de humo.

En el transporte, se cumplieron los servicios mínimos sin incidentes relevantes. En el comercio, el seguimiento fue desigual, pero notable en el centro de las ciudades.

Comunidad Valenciana. Según la Consejería de Gobernación, la huelga fue seguida por un 18,68% de los trabajadores públicos valencianos. Los sindicatos afirmaron que el respaldo fue del 60% en Alicante y del 89% en los polígonos industriales del sector cerámico de Castellón, datos muy dispares a los ofrecidos por la patronal, que lo situaron en poco más del 13%. El despliegue policial permitió, sobre las tres de la madrugada, la apertura de Mercavalencia. La factoría Ford de Almussafes permaneció cerrada. La actividad quedó muy reducida en el puerto de Valencia.

Galicia. Fue una de las autonomías en las que las manifestaciones se celebraron por la mañana. En las horas previas a las marchas, la mayoría de los comercios y hostelerías de las ciudades permanecieron cerrados.

El paro en el funcionariado alcanzó el 90%, según los sindicatos, y solo el 35%, según la Xunta. La huelga paralizó casi por completo la industria y los puertos gallegos. También en los hospitales la incidencia pudo apreciarse notablemente. La actividad en la factoría de PSA Peugeot Citroën apenas fue del 10% tras el relevo de turno de las seis de la mañana.

Andalucía. También en esta comunidad se celebraron manifestaciones por la mañana. Los sindicatos calificaron de gran éxito las marchas en Sevilla y Málaga, después de que el escaso paro en el comercio y los servicios públicos diluyera en parte el claro triunfo sindical en la industria, el transporte y los mercados mayoristas de la madrugada. Pese a que la incidencia de la huelga en el sector público duplicó el de 2010, el paro solo fue secundado por el 13,44% de los funcionarios, según la Junta de Andalucía. Los sindicatos elevan este porcentaje al 75%.

Extremadura. La sesión plenaria celebrada en el Parlamento de Extremadura comenzó a celebrarse con la única asistencia de los diputados del PP ya que los parlamentarios del PSOE y de IU no asistieron.

Navarra. La actividad en la industria de Navarra fue “cero” en empresas como Volkswagen, FCC Logística, Human Koxka, TRW, Kybse o Dana, según CC OO.