Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REPRESIÓN EN SIRIA

España cierra su embajada en Damasco en repulsa por la represión de El Asad

El ministro asegura que se mantendrán dos diplomáticos en la legación de la UE en Siria

Imagen tomada de un vídeo de YouTube de una de las múltiples manifestaciones contra el régimen, en Jobar ( Siria).
Imagen tomada de un vídeo de YouTube de una de las múltiples manifestaciones contra el régimen, en Jobar ( Siria).

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha anunciado esta tarde en los pasillos del Senado que España ha decidido "suspender la actividad de su embajada en Damasco". Con este giro eufemístico anunciaba el ministro el cierre de la legación de España en la capital siria. Una medida que Margallo ya había adelantado esta mañana y que ha justificado como forma de repudio ante la brutal represión desatada por el régimen de Bachar El Asad.

España cierra su embajada en Damasco en repulsa por la represión de El Asad

“La Embajada puede ser cerrada hoy mismo”, había contestado Margallo en un desayuno informativo organizado por Europa Press. Y había condicionado la decisión a una reunión que celebra esta tarde en Bruselas el Comité Político y de Seguridad de la UE (COPS) y, en particular, a la actitud de las cuatro principales potencias europeas (Alemania, Francia, Reino Unido e Italia), pero había anticipado que España era favorable al cierre.

En realidad, según fuentes diplomáticas, la decisión de cerrar o suspender las actividades de la embajada corresponde a cada país y lo que se busca es una acción coordinada de los cinco mayores socios de la UE. Francia y Reino Unido ya han cerrado sus representaciones en Damasco, al igual que han hecho otros países extraeuropeos, como Canadá. Alemania carece de embajador en Damasco, mientras que España llamó el 7 febrero a consultas al suyo, Julio Albi, pero mantiene abierta su legación.

EE UU, Canadá, Francia y Reino Unido ya han cerrado sus representaciones en Damasco

Para evitar que los más de 800 españoles que residen en Siria –en su mayoría, españolas casados con sirios y ciudadanos con doble nacionalidad— queden sin protección, así como para proseguir los contactos con la oposición, España mantendrá a dos diplomáticos dentro de la representación de la UE en Damasco, según ha explicado el ministro.

El cierre de la embajada en Siria había sido largamente sopesado, agregaron las citadas fuentes, por los inconvenientes que presenta. Al final se ha decidido dar este paso como “gesto” ante la escalada en la violencia ejercida por las tropas leales a El Asad contra la población civil. Por el contrario, España no se plantea, por ahora, la expulsión del embajador sirio en Madrid. El Gobierno español, que participó en la reciente constitución en Túnez del Grupo de Amigos de Siria, reconoce al Consejo Nacional Sirio como “interlocutor legítimo”, pero no el único.

Ante el recrudecimiento de la represión del régimen de Bachar el Asad, con el asalto al bastión de la oposición de Homs, la comunidad internacional está redoblando su presión contra Damasco. La UE aprobó a finales de febrero una nueva batería de sanciones.

A pocos días de que se cumpla el primer aniversario del comienzo de las protestas contra el régimen sirio, Damasco no da señales de querer parar la violenta represión que, según los datos difundidos por la ONU la semana pasada, ha causado ya la muerte de 7.500 personas. "Hay informes creíbles de que el número de fallecidos supera a diario el centenar, mujeres y niños incluidos", detalló el pasado martes Lynn Pascoe, responsable de asuntos políticos para la Secretaría General de Naciones Unidas. Más concreta fue Navi Pillay, comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, que informó de que al menos medio millar de niños ha perdido la vida desde marzo de 2011.