Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez acusa a Nóos de enviar fondos al extranjero con nuevas sociedades opacas

La fiscalía detecta la segunda red internacional de Nóos

Se trata de dos sociedades del mismo nombre Vikram, una en Belice y otra filial en Inglaterra

El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, es abordado por los periodistas, a su llegada esta mañana, a los juzgados de la capital balear.
El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, es abordado por los periodistas, a su llegada esta mañana, a los juzgados de la capital balear. EFE

“Presunta creación de una segunda estructura fiduciaria opaca”. Esta es la descripción que ofrecen el juez José Castro y el fiscal Pedro Horrach para anunciar el hallazgo de una nueva supuesta trama “por parte de Iñaki Urdangarin y Diego Torres” para operar, aparentemente, fuera del alcance de los filtros fiscales.

Así ha sido desvelada una nueva estructura de empresas duplicadas en España y en un paraíso fiscal, que “canalizaría” para “los imputados”, los “fondos procedentes de actividades desarrolladas por la Asociación Instituto Nóos de Investigación aplicada”, dice el auto de una pieza cuyo secreto ayer se levantó. El juez y el fiscal efectuaron las indagaciones el viernes en Barcelona.

En la causa consta ya la malla inicial atribuida a Nóos, formada a partir de De Goes y Bossomhill más otras compañías invisibles que radican sucesivamente Barcelona-Londres-Belice y Panamá; los fondos se depositaban directamente Luxemburgo desde donde se abonarían facturas emitidas desde Londres por una sociedad exterior. El juez cita los croquis, esquemas y presupuestos manuscritos hallados en el bufete Medina Tejeiro (asesor y administrador de Nóos y su red) sobre las posibilidades de montar el sistema de supuesta evasión. Por ello ha encargado a la Agencia Tributaria que rastree las operaciones con terceros de las sociedades Vikram Strategy Advisors Ltd, Torima Limited y Global Corporate Services SL, que son raíces en España, Nueva York y Wyomin (Estados Unidos).

Las tres firmas novedosas Vikram, Torima y Global han dejado pistas en cuentas de transferencias e ingresos ya que, según obra en la causa, existen abonos procedentes de la sociedad de la primera red de De Goes. Según los datos y testimonios recogidos, la compañía clave, es Vikram, con dos filiales del mismo nombre, con sede en Belice y “oficina” en Londres. La estructura fue adquirida al mismo experto en tramas internacional, Salvador Trinxet de Barcelona que montó la primitiva red. La empresa que mantenía el operativo de Vikram era la sociedad inglesa Getco-Offshore Limited.

Trinxet declaró nuevamente como imputado y reseñó que Vikram fue comprada por otro imputado Miguel Tejeiro (administrador de Nóos) por encargo de Diego Torres y que “en uno o dos meses” se la devolvieron sin abrir cuentas. Negó Trinxet tener cuentas en Lausana (Suiza) y descartó que una anotación manuscrita de 300.000 euros de Global, ligada a Iñaki Urdangarin, tenga que ver una supuesta relación del duque de Palma con Global Corporate. El en mismo manuscrito y en el autor judicial se cita otro ingreso de 200.000 euros de Telefónica. Al crear la primera red se anotó en un ‘posit’ que IU (Iñaki Urdangarin) podría facturar y cobrar fuera, en la sociedad offshore.

El intermediario de empresas pantallas, Trinxet, negó saber que Torres y Urdangarin tengan una sociedad en Portugal, “será por mediación de otra persona”, dijo. Si identificó movimientos de cuentas de Global Corporate con la pantalla de la primera red De Goes. Trinxet asumió que Global Corporate es suya y del bufete Masia Tejeiro pero que esa compañía solo tuvo seis meses de vida.