Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE andaluz se descompone a 42 días de las elecciones autonómicas

El líder provincial de Sevilla dimite y acusa a Griñán de vetos e injerencias

Las palabras tensión, división o conflicto no sirven ya para describir la situación del PSOE andaluz, que se encuentra en un estado de descomposición absoluto a 42 días de las elecciones autonómicas del 25 de marzo. El fuerte choque entre los que apoyaron a Alfredo Pérez Rubalcaba y a Carme Chacón en el congreso federal de hace una semana ha vuelto a reproducirse, con mayor virulencia, en el proceso de aprobación de las listas al Parlamento andaluz. Y los perdedores de ese congreso están haciendo valer sus mayorías provinciales para imponer las candidaturas autonómicas, sin integración de los rubalcabistas, en algunos casos.

La cuerda se ha roto por el único sitio donde no debía quebrarse: Sevilla. Esa papeleta la encabezará el candidato socialista a la presidencia de la Junta, actual presidente, secretario general del PSOE regional y desde el domingo pasado presidente federal, José Antonio Griñán. Este o bien ha dado el visto bueno al espectáculo vivido en Sevilla o, como dice un dirigente, “ha estado en la inopia”.

Ni los nonagenarios recordaban nada similar a lo que pasó ayer en la agrupación socialista de Sevilla, la única provincia de Andalucía en la que el PSOE superó al PP en las elecciones generales del 20-N. El secretario general sevillano, José Antonio Viera, presentó en pleno comité provincial su dimisión después de denunciar “vetos”, “injerencias” y deslealtades “por las circunstancias personales o económicas de algunos o algunas”. Y aseguró que la lista de Sevilla se había planteado como un pulso de estás “con Griñán o contra Griñán”.

“Las circunstancias económicas de algunos” pesan en las listas, según Viera

Viera había perdido la mayoría de la ejecutiva cuando en la elección de delegados al congreso federal los afines a Chacón, liderados por la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, se hicieron con mayor número de apoyos, muchos de ellos ligados salarialmente a la Diputación de Sevilla. El propio Griñán vetó la presencia de Alfonso Guerra en esa lista, como contó Viera ante el comité.

Una vez que se produce la dimisión del secretario general, también se disuelve la ejecutiva, según los estatutos del PSOE, y tiene que nombrarse una gestora, algo que hoy tendrá que decidir la ejecutiva federal del PSOE. Sin embargo, los afines a Susana Díaz y a Griñán decidieron seguir adelante con la celebración del comité provincial, lo que algunos acogieron con gritos de “¡fuera, fuera!”. También se oyeron acusaciones de “pucherazo”.

La presidenta del comité federal de garantías, Carmen Hermosín, tomó la palabra para “advertir” de que “no se enredaran más las cosas” porque, en su opinión, la celebración del comité “no tiene ningún valor estatutariamente”. Un buen número de dirigentes abandonaron la reunión y consideraron “ilegal” el procedimiento. Otros defendieron su pureza y desoyeron el aviso de Hermosín.

Las 79 personas que no abandonaron votaron en urna una lista que ocupan en sus dos primeros puestos Griñán y Susana Díaz. 72 votaron a favor y siete en blanco. En total, votaron el 37% de los 209 miembros que componen el comité provincial. La lista está integrada por rubalcabistas y griñanistas, pero fue el relevo a un puesto no seguro del que fuera interventor de Rubalcaba en el congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, lo que desencadenó todo lo sucedido. En su despedida, Viera insinuó que lo que estaba ocurriendo se debía a que muchos en el PSOE estaban pensando más en quién gestiona la federación andaluza después de las elecciones que en la propia convocatoria electoral. Las expectativas de triunfo el 25 de marzo del PSOE, según todas las encuestas, son remotas, de ahí que muchos quieran formar parte del grupo parlamentario de donde saldrá el sucesor de Griñán.

Ahora el federal deberá intervenir y tendrá que hacerlo antes del miércoles, cuando está prevista la celebración del comité director que ratificará las ocho candidaturas andaluzas.