Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Observadores internacionales acuden al segundo juicio contra Garzón

"El mundo entero tiene los ojos puestos en las represalias que se están aplicando a Garzón", asegura Human Rights Watch.

La organización advierte, junto a Amnistía Internacional y la Comisión Internacional de Juristas del "enorme daño" a la imagen de España

Algunos de  los observadores internacionales desplazados a Madrid para seguir el juicio al juez Garzón.
Algunos de los observadores internacionales desplazados a Madrid para seguir el juicio al juez Garzón. EFE

Observadores internacionales acudirán a partir hoy al segundo juicio contra el juez Baltasar Garzón, este por abrir una investigación por los crímenes del franquismo. Así lo confirmaron ayer tres organizaciones internacionales: Human Rights Watch, AmnistÍa Internacional y la Comisión Internacional de Juristas, que han prometido vigilar muy de cerca el proceso. "El mundo entero tiene los ojos puestos en este juicio y en las represalias que se están aplicando a Garzón", ha asegurado el consejero jurídico y portavoz de Human Rights Watch, Reed Brody.

A Human Rights Watch le preocupa el "efecto intimidación a nivel internacional" que este juicio pueda tener sobre otros jueces que investigan violaciones de derechos humanos."Garzón se ha hecho muchos enemigos. Es un juez que molesta, que incomoda, que violenta. El mundo necesita jueces que molesten, que incomoden, como él, es la esencia de un Estado democrático. No queremos jueces que digan sí señor frente al poder. Garzón es un juez con valor, de ahí la reacción internacional. Si le estuvieran juzgando por hacer su trabajo borracho, como se ve que hay algunos jueces que lo hacen en España, no estaríamos aquí", ha añadido Brody, para quien una condena causaría un "enorme daño" a la imagen de España: "La justicia española se está haciendo daño a sí misma". 

"Abandonar a un juez que aplica el derecho internacional en auxilio de las víctimas de graves violaciones de derechos humanos es atentar contra uno de los pilares del Estado de derecho", ha asegurado Pedro Nikken, presidente de la Comisión Internacional de Juristas, y ex presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. "Es extremadamente preocupante que al juez Garzón se le amenace con el castigo por abrir una investigación. Sentaría un precedente muy peligroso en la justicia española". "Hay gente que lo critica por aparecer mucho en la prensa, pero todo eso no tiene nada que ver y si es eso lo que se está pretendiendo escarmentar aquí, es inaceptable".

Martín Pallín: "Esto nunca debería haber ocurrido"

El magistrado retirado del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín, miembro también de la Comisión Internacional de Juristas, ha defendido el intento de Garzón por investigar los crímenes del franquismo y atacado su procesamiento por ello. "He resuelto más de 1.000 casos de competencia entre jueces. Ser competente o no no es un delito. Por cierto, el Tribunal Supremo tiene desde hace dos años metido en una carpeta el asunto de la competencia sobre los crímenes del franquismo después de que dos jueces, de Granada y El Escorial, declararan que no eran competentes al tratarse de delitos de jurisdicción universal. Esto nunca debería haber ocurrido».

Para Amnistía Internacional resulta "escandaloso que un magistrado sea juzgado por buscar la justicia, la verdad y la reparación para las víctimas y los familiares de una violación masiva de derechos humanos". El argentino Hugo Relva, consejero jurídico del secretariado internacional de la asociación, ha opinado rotundo: "Es inaceptable" que quien se vaya a sentar en el banquillo de los acusados sea el juez. 

Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, ha encontrado un punto positivo en el juicio a Garzón: "Varias víctimas de los crímenes del franquismo van a tener la oportunidad de acudir a un tribunal a relatar lo que les hicieron".Al tiempo, Silva confía en la puerta que se ha abierto en Argentina con la admisión de la querella contra esos mismos crímenes encabezada por el hijo de un gallego fusilado en la Guerra Civil, Darío Rivas.

Miembros de la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo y de la Plataforma Solidarios con Garzón se concentrarán mañana frente a la puerta del Supremo en apoyo del juez en la primera sesión del juicio por la memoria histórica, el que, en teoría, debería haberse producido en primer lugar, antes que el de las escuchas de Gürtel.