Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
españa y el futuro de la UE

Rajoy pide a Merkel y Sarkozy medidas para frenar “la hemorragia de la deuda”

El líder del PP alude a una intervención masiva del Banco Central Europeo

El futuro presidente del Gobierno se compromete a cumplir “impecablemente” el déficit

Ver fotogalería
Mariano Rajoy, en segundo termino, entre Merkel y Sarkozy. Imagen cedida por el PP

Mariano Rajoy ha pedido hoy a los líderes conservadores europeos reunidos en el Congreso del Partido Popular Europeo (PPE) en Marsella (Francia) que la UE ponga en marcha “ya, sin más dilación, todos los medios y recursos disponibles para contener la hemorragia de la deuda soberana”. Aunque no lo ha citado expresamente, Rajoy aludía a una intervención masiva del Banco Central Europeo (BCE), a la que hasta ahora se ha resistido la canciller alemana, Angela Merkel.

A cambio, el futuro presidente del Gobierno español se ha comprometido a cumplir “impecablemente” los objetivos de déficit y a apoyar una reforma del tratado de Lisboa que imponga con sanciones la disciplina presupuestaria, como han propuesto la propia Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

“Soy consciente de que estas intervenciones [del BCE] requieren un entorno de seguridad y de una mayor disciplina que eviten la irresponsabilidad presupuestaria. Pues adelante, hagámoslo. España lo apoyará. Necesitamos un mayor rigor presupuestario y establecer controles adicionales para evitar que una crisis como esta se vuelva a repetir. Hagámoslo. Y si para todo ello necesitamos modificar tratados, modifiquémoslos. Hagamos todo lo que esté en nuestras manos para fortalecer la Unión Europea. Puedo asegurarles que España apoyará decididamente ese proceso”, ha enfatizado en un discurso de casi 10 minutos.

Rajoy ha intervenido ante un auditorio del que formaban parte, además de Merkel y Sarkozy, con los que se ha entrevistado por separado, otros nueve jefes de Estado o de Gobierno de la UE, que esta noche se reunirán en Bruselas para intentar poner coto a la crisis del euro. Aunque él no asistirá, sí lo hará el presidente en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, con quien ha consensuado, subrayó, la posición que mantendrá. Y esta no es otra que intentar, a toda costa, sacar adelante un acuerdo. Rajoy teme que el diferencial de la deuda española, que en las últimas semanas cayó hasta 250 puntos, se dispare de nuevo si la cumbre europea se salda con un fiasco. Esta misma mañana ha escalado hasta los 350 puntos ante la falta de acuerdo.

El de hoy ha sido el primer discurso público de Rajoy tras la victoria electoral del 20 de noviembre, cuando obtuvo, según sus palabras, “una amplia mayoría parlamentaria y un mandato político claro” para hacer frente “sin demora y con garantías” a la crisis económica. En su opinión, la sociedad española ha apostado por ligar su futuro al fortalecimiento de la UE, “en un momento especialmente delicado, consciente de la responsabilidad y de los sacrificios exigidos”.

Ha reiterado las tres líneas de actuación,“inmediatas e irrenunciables” que se propone emprender en cuanto tome posesión como presidente del Gobierno: aprobar la ley de estabilidad presupuestaria en desarrollo de la reciente reforma constitucional que obliga al equilibrio en las cuentas públicas; reformar y flexibilizar el mercado laboral, lo que pasa por una “profunda reforma de la legislación”; y “culminar la reestructuración del sistema financiero español”, para desbloquear la concesión de créditos a empresas y familias, lo que incluirá un refuerzo “del control y supervisión de las instituciones financieras”.

Rajoy ha admitido que, además del ajuste fiscal, España necesita que su economía “vuelva a crecer con fuerza”, por lo que ha situado entre sus “tareas inmediatas”, además de la reducción del coste de su deuda, la adopción de reformas estructurales que fomenten la competitividad, el ahorro y las exportaciones.

Como aval para sus compromisos, ha recordado que, entre 1996 y 2004, durante la anterior etapa de Gobierno del PP, España consiguió incorporarse al euro y no incumplió ni una sola vez el pacto de competitividad, aunque ahora se enfrenta a un escenario “por desgracia” más difícil.

Rajoy ha iniciado la jornada con una entrevista de una hora con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, quien a su llegada al Congreso del PPE ha hecho un llamamiento a los mandatarios europeos para que lleguen mañana en Bruselas a un acuerdo que salve al euro. También se ha visto con el primer ministro polaco y presidente de turno de la UE, Donald Tusk.

Barroso: "Rajoy ganó las elecciones diciendo la verdad"

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha calificado hoy la victoria en los comicios españoles del Partido Popular como un triunfo del discurso realista y aseguró que su líder, Mariano Rajoy, "ha ganado las elecciones diciendo la verdad a los españoles".

Barroso, que ha intervenido en la sesión de cierre del congreso del Partido Popular Europeo (PPE) en Marsella, ha explicado que para salir de la situación de crisis que atraviesa la Unión Europea "tenemos que tener el valor de decir cosas que no son las más agradables", como el difícil estado de las cuentas públicas y los esfuerzos que serán necesarios para salir adelante.

Y a ese respecto, ha afirmado que tanto en Polonia como en España habían salido victoriosos en las últimas elecciones los partidos afiliados al PPE con un discurso realista. "Nuestros ciudadanos están dispuestos a admitir las dificultades del momento actual".

Más información