Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy pide un acuerdo sobre la nueva reforma laboral para Reyes

El líder popular quiere avances en "puntos básicos" como la negociación colectiva o la contratación

Descarta un contrato único. Toxo: "Él es consciente que España necesita varios modelos"

Rajoy a Méndez: "A mí más que la literatura me parece que hay que detenerse en lo importante"

El presidente electo, Mariano Rajoy, está abordando en la jornada de hoy una de sus citas más importantes desde que el Partido Popular ganara en las pasadas elecciones generales del 20 de noviembre. El líder popular se ha reunido, de manera individual, con Ignacio Fernández Toxo (CC OO), Cándido Méndez (UGT) y con el presidente de la CEOE, Juan Rossell, para debatir y poner en común los puntos básicos sobre una nueva reforma laboral. Rajoy, como ha relatado Méndez tras el encuentro, le ha dicho: "A mí más que la literatura me parece que hay que detenerse en lo importante". Una frase que resume el espíritu, al menos, del último encuentro del día.

El futuro presidente del Gobierno ha conminado a los principales sindicatos y a la patronal a tener en cuenta la necesidad de agilizar los "puntos básicos" de la reforma, como la negociación colectiva, el absentismo, la contratación y la mediación para el día de Reyes. Fernández Toxo ha destacado que Rajoy descarta un modelo de contrato único. Por su parte, Rossell ha señalado la situación de "extrema urgencia y de necesidad" y que el líder popular les ha pedido "propuestas y acuerdos" para la próxima conversación con los agentes sociales. Cándido Méndez ha recibido las mismas directrices en cuanto a la urgencia de la situación pero asegura no sentirse "presionado". Todas las partes han acordado una reunión conjunta tras la investidura de Rajoy el próximo 22 de diciembre.

El líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, ha detallado, tras la reunión individual que ha mantenido con el próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que el líder popular le ha pedido "urgencia" para que sindicatos y patronal negocien una nueva reforma laboral, algo que, según el líder sindical, ya se están haciendo, pero que tendrán que "reactivar" aún más.

Toxo ha explicado que no han hablado de despido y que cuando le ha preguntado por el contrato único Rajoy sólo le ha respondido que es partidario de modificar el actual modelo de contratación y que ha descartado el modelo de contrato único: "Él es consciente que España necesita varios modelos de contrato”.   

Otros puntos analizados en la reunión han sido las pensiones y el salario mínimo. Mariano Rajoy ha asegurado a Toxo que cuando se aprueben los nuevos Presupuestos Generales de 2012 habrá que hablar de pensiones o de salario mínimo. Unos presupuestos, según ha contado a Toxo, esperan tener listos para "el mes de marzo".

El presidente de la CEOE, Juan Rossell, ha insistido varias veces en que la situación "es de urgencia y extrema necesidad" y ha señalado que Rajoy les ha encargado "propuestas y acuerdos". Rossell, sin embargo, se ha mostrado "optimista" tras la reunión que ha mantenido con Mariano Rajoy. "Hay principios de acuerdo y lo que urge es que se haga lo más rápidamente posible, para que el nuevo Gobierno haga lo que tiene que hacer", preferiblemente "con acuerdo", ha matizado.

"Más tiempo indefinidamente no puede ser", le ha asegurado Mariano Rajoy a Juan Rossell, presidente de la CEOE. Un plazo corto para hablar sobre la reforma laboral que ha planteado el líder popular y con el que Rossell ha asegurado  "está plenamente de acuerdo".

ampliar foto
Mariano Rajoy y Juan Rossell, en el inicio de su reunión.

La ronda de reuniones del día ha concluido con el encuentro con el dirigente de UGT, Cándido Méndez, que ha explicado que Rajoy ha sido "claro y directo". Como ha contado tras la reunión, han abordado temas que "le preocupan mucho" al próximo presidente, como el absentismo, un asunto en el que los sindicatos han llegado a un principio de acuerdo con la patronal, como le ha explicado.

"En materia de contratación consideramos que hay flexibilidad en la entrada y en la salida, con exceso, y que el marco actual satisface con creces los problemas que puedan tener las empresas", ha asegurado Méndez que le ha trasmitido a Rajoy. Esta flexibilidad, ha insistido, "no ha resuelto el problema del paro del país". "El empleo depende de la actividad económica y no de las normas de contratación", ha recordado el líder sindical.

Preguntado sobre si habrá o no acuerdo, Méndez ha respondido con "esa expresión que ha puesto tan en boga el presidente del PP": "Depende". "Depende de los que propongan", ha añadido, antes de recordar que en su opinión "la reforma de la negociación colectiva que está en vigor da margen de maniobra suficiente para los empresarios".

El PP avisa que "gobernará" si no hay acuerdo

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha asegurado que le parece "lo más normal del mundo" que el futuro Gobierno diga que legislará si no hay acuerdo entre sindicatos y empresarios: "O hacemos los cambios nosotros o vendrá alguien, ya sea desde dentro o desde fuera, que nos lo va a hacer y seguro que será mucho peor", ha advertido el presidente de la patronal. Por su parte, los líderes sindicales han asegurado que la solución "no es la reforma laboral" y han mantenido su posición de diálogo: "Estamos dispuestos a hablar de todo todo", aunque tanto Cándido Méndez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo (CC OO) creen que una reforma laboral debe ir aparejada también "con una reforma fiscal".

Mariano Rajoy deberá demostrar hoy con los agentes sociales sus dotes de convicción. El próximo presidente de Gobierno presentará a los representantes de los sindicatos y la patronal su nuevo modelo de reforma laboral, del que poca cosa ha transcendido hasta el momento, salvo que busca simplificar el tipo de contratos y flexibilizar la negociación colectiva.

El encuentro con los agentes sociales se desarrollará por separado. A las once de la mañana ha llegado a la sede de Génova el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo. A la una de la tarde Rajoy el turno es para el presidente de la CEOE, Juan Rosell. El último en reunirse con el líder popular será Cándido Méndez, el secretario general de UGT, que lo hará por la tarde. No está previsto que el futuro presidente comparezca ante los medios de comunicación para explicar cómo han ido los encuentros.

El objetivo que persigue Rajoy con estos encuentros es lograr un consenso entre los agentes sociales para poder poner en marcha "en un plazo de urgencia" su reforma laboral, como ya explicó ayer la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal. Si el acuerdo no es posible, la dirigente popular ya advirtió de que "en cualquier caso el Gobierno gobernará". La misma idea la ha recalcado el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, que ha advertido que el acuerdo con los sindicatos y empresarios "es deseable" pero ha insistido en que si éste no se produce [el acuerdo] el futuro Gobierno "gobernará", en declaraciones a una entrevista concedida en Telecinco.

ampliar foto
Los líderes de los sindicatos CC OO y UGT y la patronal CEOE.

Rajoy recibe a los agentes sociales una semana después de reunirse con los banqueros y tras recibir ayer al vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani, que ayer alabó la propuesta de reforma laboral del líder del PP, si bien indicó que no le había concretado su contenido.

Una concreción que ayer exigió el presidente de la CEOE y que también le han demandado los sindicatos. Toxo y Méndez de momento se han mostrado cautos y prefirieron no pronunciarse sobre su postura hasta no conocer en detalle el modelo que propone el PP. Por su parte, la patronal ha insistido los últimos meses en la necesidad de lograr un consenso y se ha mostrado reacia a modificar el marco de los convenios colectivos. También se ha mostrado favorable a que se flexibilice y agilice el despido.

A la espera de conocer el contenido concreto de la reforma laboral que hoy presentará Rajoy, si nos atenemos al programa electoral de PP, la nueva propuesta estará enfocada a conseguir un "cambio coherente y coordinado de la contratación, la negociación colectiva, el sistema de relaciones laborales, la formación orientada al empleo y la intermediación".

A lo largo de la campaña electoral Rajoy y otros dirigentes populares insistieron en la necesidad de simplificar los contratos laborales y reformar los contenidos y estructura de la negociación colectiva, primando los pactos de empresa a los sectoriales y regionales, algo que no gusta a la CEOE. También se defendió el modelo austriaco  que contempla la creación de un fondo individualizado para cada trabajados que garantizaría la cobertura frente al desempleo.

Desde el PP se señala que la base de la reforma laboral de Rajoy se encuentra en las enmiendas que los populares presentaron en el Congreso durante la tramitación del proyecto de ley de reforma laboral que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Algunos dirigentes populares asumen que esta dura reforma laboral provocará protestas en la calle e incluso una huelga general. Para evitarlo el líder del PP pretende que la nueva norma sea aprobada con diálogo social como en 1997 cuando José María Aznar logró sacar adelante la suya, con Javier Arenas como ministro de Trabajo.

Más información