Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba sacude la campaña al exigir un 'plan Marshall' europeo contra la crisis

“No hay forma de salir de este agujero sin cambios en la política monetaria”

“Hay que aplicar un programa de estímulos”

“Sin crecimiento no habrá empleo”

Ampliar foto

El candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba sacude la campaña electoral que comienza esta medianoche con una propuesta para escapar de la crisis que supone un importante giro respecto a la política de contención del gasto que aplica el Gobierno español, obligado por la Unión Europea.

La austeridad y los recortes que siguen a rajatabla los países europeos, el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y todas las autonomías para reducir el déficit metiendo la tijera fundamentalmente en las inversiones no son la solución para escapar de la crisis, según Rubalcaba. “No es posible afrontar un programa intenso de consolidación fiscal, reduciendo los déficits públicos y la deuda privada a un ritmo como el actual, si al mismo tiempo queremos mantener un grado razonable de actividad y crecimiento económico”, señala el candidato socialista a preguntas de EL PAÍS sobre la situación de estancamiento y aumento del desempleo que viven España y buena parte de la zona euro.

“Sin crecimiento económico no habrá empleo ni tampoco podremos estabilizar la situación financiera”, defiende el candidato. “No habrá forma de salir de este inmenso agujero negro en que se encuentran la economía española y europea sin sendas estrategias de cambio en la orientación de la política monetaria común y en la aplicación de un programa europeo de estímulos a la inversión pública”, defiende ya con toda claridad y sin ambages el candidato del PSOE, a sabiendas de que la obsesión continua en la reducción del déficit, con enormes recortes del gasto público, ha agravado el problema del paro y amenaza con una nueva recesión.

Recuerda el éxito de Roosevelt con su plan de gasto público contra la Depresión

“Solo la inversión pública puede conseguir el crecimiento de las economías más afectadas por sobreendeudamiento y contracción el crédito”, continúa el candidato. Rubalcaba se muestra abiertamente en contra de apelar “al fantasma de la inflación para justificar un tono de la política monetaria que ni siquiera es capaz de utilizar sus márgenes de actuación por escasos que sean”.

Desde hace días, el candidato defiende que por la vía del adelgazamiento y de la austeridad solo se puede alcanzar la anemia pero no el crecimiento. Este no es el discurso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que sigue inmerso en la necesidad imperiosa de cumplir la exigencia de reducción del déficit con fuertes recortes del gasto.

El candidato pide imitar las políticas monetarias que aplica EE UU

Rubalcaba no rechaza esa exigencia de reducir el déficit aunque cuestiona los ritmos y defiende la necesidad de los estímulos fiscales, de programas en favor de la inversión pública.

El candidato socialista recuerda el éxito del plan que puso en marcha el presidente Franklin D. Roosevelt, que aprobó en los años treinta del pasado siglo la Nacional Recovery Act para abordar fortísimas inversiones públicas cuando Estados Unidos atravesaba el tercer año de la Gran Depresión y complementó ese plan con una política monetaria sostenida en el tiempo de incremento de la cantidad de dinero en circulación.

“Tras más de tres años de crisis”, explica Rubalcaba, “los países europeos más afectados por el estallido de burbujas inmobiliarias y de activos acumulados en la década y media anterior no podrán salir de la crisis sin un cambio en el tono de su política económica y, de manera especial, en el papel de la política monetaria”. Rubalcaba exige reducir los tipos de interés ya que el Banco Central Europeo los mantiene en el 1,5% cuando en Estados Unidos, en Japón y también el Banco de Inglaterra están por debajo del uno. El modelo del candidato socialista se acerca más al anglosajón que al de la zona euro. “Una de las grandes diferencias en la respuesta a la crisis a uno y otro lado del Atlántico, y en las dos orillas del Canal de la Mancha, está en el grado de intervención y expansión de la base monetaria en el área del euro frente a lo que está sucediendo en Estados Unidos y en el Reino Unido”, recalca Rubalcaba. Y explica lo que hacen estos últimos: “Las compras de deuda soberana y la expansión del balance de sus bancos centrales triplica largamente los parámetros del Banco Central Europeo en relación con las economías del área euro”.