Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran indigna a CiU al insistir en los tratamientos contra la homosexualidad

El diputado Carles Campuzano le responde: “CiU es quizás la fuerza con más cargos gays”

Josep Antoni Duran Lleida
Josep Antoni Duran Lleida EUROPA PRESS

A vueltas con los gays y lesbianas. El candidato de Convergència i Unió (CiU) a las generales, Josep Antoni Duran Lleida ha provocado una nueva tormenta, incluso en las filas de su propio partido, al insistir en la idea de que la homosexualidad puede ser tratada por los psicólogos y asegurar que respeta a quienes acuden a un profesional porque tienen problemas con su sexualidad.

Las declaraciones de Duran a la revista Vanity Fair, en las que defiende el "derecho" de cualquier persona a acudir al psicólogo para cambiar de orientación sexual, han provocado la protesta de otros miembros de las listas de CiU, como Mercè Pigem o Carles Campuzano.

A través de Twitter, Pigem ha querido enfatizar que la homosexualidad no es una “enfermedad” y ha recalcado: "Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) tiene las listas llenas de gays!".

También desde su cuenta personal en Twitter, Campuzano ha recordado que CiU es "quizá la fuerza con más cargos gays" y ha negado que haya que sugerir a los homosexuales que vayan al psicólogo. "Ni creo que nadie pretenda recomendarlo", ha añadido Campuzano.

El diputado del PSC en el Parlamento catalán Jaume Collboni, también ha criticado indirectamente al democristiano: "Propongo que algunos políticos vayan al psicólogo para curar su tendencia a la demagogia y al odio al diferente".

A primera hora de la mañana de hoy, tras un coloquio organizado por la patronal Pimec, Duran ha negado tener una actitud “homófoba” y ha insistido: "Si un homosexual libremente desea ir al psicólogo tiene derecho a ir". También ha insistido en esta idea a través de Twitter.

El democristiano atizó ya esta polémica antes del verano, cuando criticó la creciente influencia del lobby gay –“como si el estado normal de la especie humana fuese la homosexualidad”–- y defendió que puede ofrecerse asistencia psicológica a las personas que “salen del armario” por la misma razón que también la pueden necesitar los hombres y mujeres.

Más información