Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu: “El cese final abrirá una ventana a la esperanza”

El presidente de PNV pide a su partido que tenga un compromiso por la paz "sin contrapartidas"

Asegura que el final de la violencia no puede ser una "desmemoria"

Iñigo Urkullu (izquierda), saluda al diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano (d) y el alcalde de San Sebastián, Juan Carlos Izaguirre.
Iñigo Urkullu (izquierda), saluda al diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano (d) y el alcalde de San Sebastián, Juan Carlos Izaguirre. EFE

“Es un día para estar esperanzados”, consideró el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, tras participar en la conferencia. El dirigente nacionalista recalcó, además, que ETA tiene que “escuchar a los líderes internacionales” que participaron en la cita. “La declaración de cese definitivo [de la violencia por ETA, que reclama el texto de la conferencia en su primer punto] traerá una ventana abierta a la esperanza”, indicó. Ello servirá para “poder gestionar también las consecuencias de todo el sufrimiento que se ha generado durante más de 50 años” en Euskadi.

Dentro de la reunión, Urkullu leyó su intervención en euskera. En ella, tras agradecer a los participantes en la cita su compromiso con la causa de la paz en Euskadi, sostuvo: “Es tiempo de arriesgar nuevamente, desde la experiencia de procesos frustrados anteriormente, si no queremos que nuestros hijos e hijas hereden un conflicto que deshumaniza su porvenir”.

El dirigente peneuvista dedicó una atención especial al recuerdo de las víctimas y a la necesidad de rendirles homenaje. “El final de la violencia no puede ser un ejercicio de desmemoria, de memoria selectiva o de falsa simetría” entre unos y otros, defendió. “El reconocimiento a las víctimas es nuestro deber, es nuestra deuda y es nuestra obligación”, enfatizó.

Urkullu resaltó que ETA “nació invocando la causa vasca y la libertad, pero el crimen es siempre crimen, aunque se le revista de supuestos ideales de justicia. No hay mal que del bien provenga”.

El dirigente peneuvista recordó los diversos intentos hechos por su formación para asentar una paz duradera. “No nos arrepentimos de nuestros fracasos”, indicó. Bajo el lema “paz por paz”, Urkullu dejó claro que el final del terrorismo no ha de tener “contrapartidas políticas de ningún tipo”, una paz que permitirá “aplicar la altura de miras y la generosidad” que ese “bien supremo” demanda.

Según ha indicado, el momento exige avanzar entre las fuerzas políticas, compartir diagnósticos y "pactar con lealtad los ritmos de las medidas que debamos acordar". "Nos exige ampliar la base que sustente un gran compromiso por un nuevo futuro para Euskadi, un acuerdo que resulte habilitado institucional y socialmente", ha indicado.

El presidente del PNV ha pedido "toda la ayuda que nos puedan prestar" para pasar "esta página negra. Ojos y oídos que verifiquen, que certifiquen la veracidad de un desarme. Manos y pies que aproximen distancias, que sellen compromisos, que rubriquen un devenir de respeto, de derechos humanos, de convivencia".

Pero sobre todo, el líder jeltzale ha advertido que el final de la violencia no puede ser "un ejercicio de desmemoria" sino que es "el momento de la memoria y también de la reconciliación". "Y en este objetivo vamos a necesitar ayuda. La ayuda de las instituciones europeas. La ayuda de un plan PEACE Euskadi para contribuir a cimentar la paz y la reconciliación en nuestro país", ha aseverado.

Finalmente,Urkullu ha emplazado "con rotundidad" a ETA para que "decida y comunique cuanto antes" su definitiva desaparición y ha comprometido la colaboración de su partido en conseguir "el bien superior de la paz".

Más información