Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El drama de las cuentas públicas

La Comunidad Valenciana recortará un 10% el sueldo a 150.000 empleados

El Gobierno prepara una rebaja de 1.500 millones en los Presupuestos de 2012

José Manuel Vela, consejero de Hacienda y Administración Pública tiene previsto recortar 1.500 millones de euros del presupuesto previsto para 2012. Vela reducirá la masa salarial de la Generalitat un 10% para ahorrar 530 millones. Una decisión que afectará a 150.000 trabajadores del Gobierno que preside Alberto Fabra, según pudo saber este periódico. “La situación es insostenible”, reconoció a dirigentes de Intersindical Valenciana durante una reunión que mantuvieron días atrás.

El consejero no fue muy explícito respecto de las vías que piensa utilizar para conseguir rebajar esos 530 millones de la partida destinada al pago de las nóminas; pero dejó claro que las únicas posibles para conseguirlo consisten en una reducción salarial, el despido de trabajadores o una combinación de ambas.

La Generalitat gasta unos 1.100 millones de euros mensuales, pero apenas ingresa 770. A la vista de las cifras, el consejero de Hacienda valenciano indicó que todas sus previsiones se pueden ir al garete si el Estado no asume como propias las emisiones y renovaciones de deuda pública que tiene autorizada la Generalitat valenciana para 2011 y parte de 2010; en total, unos 3.500 millones de euros. “Sin ayuda del Estado nunca podré pagar los 2.400 millones de euros que debo a mis proveedores”, confesó Vela en una entrevista concedida a EL PAÍS hace tres semanas.

El consejero de Hacienda ya defendió en julio ante el Consejo de Política Fiscal y Financiera la necesidad de instaurar algún tipo de hispanobonos para que las comunidades autónomas puedan colocar deuda como si fuera del Estado, porque los mercados financieros están cerrados, muertos, para todos los Gobiernos autónomos desde hace meses.

Por recaudación de tributos cedidos, las arcas de la Generalitat apenas ingresaron unos 70 millones de euros al mes durante 2010. Con esos fondos, la Hacienda valenciana debe afrontar unos gastos fijos de 300 millones al mes para pagar la nómina. La factura de farmacia ronda los 220 millones mensuales. Las cinco universidades públicas valencianas consumen otros 100 millones. Y las entidades financieras titulares de los 20.500 millones de deuda pública que arrastraba la Generalitat a finales de junio según datos del Banco de España han exigido desde hace meses el pago de todos los vencimientos.

La toma de posesión de la presidencia de la Generalitat por Alberto Fabra, tras la dimisión de Francisco Camps el 20 de julio pasado, vino acompañada de un recorte de gasto del Presupuesto corriente de 2011 de 680 millones. Las universidades dejarán de ingresar 132 millones, la factura de farmacia de diciembre se pagará en enero, etcétera.

El presidente de la Generalitat valenciana ha defendido en público en varias ocasiones la necesidad de emprender recortes en la administración. En el punto de mira está sobre todo el ente de la televisión valenciana que emplea a 1.900 trabajadores, una cifra que supera de lejos a los empleados de cadenas de televisión estatales.

Enrique Verdeguer, consejero de Economía, avanzó ayer que el Consell aprobará mañana un decreto para crear una Corporación Pública Empresarial, que englobará una treintena de entidades de derecho público y mercantiles.

El decreto introducirá criterios relativos a la gestión, auditorías, contratación, recursos humanos y pago a proveedores, entre otros, de todo el sector público empresarial de la Generalitat valenciana.

Verdeguer indicó que la corporación supondrá “un ahorro sustancial en todos los capítulos del sector público empresarial”. Su colega de Hacienda estimó que el ahorro que generará la nueva corporación empresarial rondará los 420 millones de euros anuales.

La liquidación detallada de las cuentas de 2010 revela que la Comunidad Valenciana consume 5.300 millones de euros para pagar los sueldos de los 150.000 empleados de todo el sector público, desde maestros y enfermeros hasta gestores y administrativos de la entidad de saneamiento de aguas residuales.

El último Presupuesto estimaba unos ingresos de 13.713 millones de euros, de modo que el gasto total previsto para 2012 será de unos 12.200 millones, una cantidad inferior a la presupuestada por el Gobierno autónomo para 2007.