Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno reduce del 8% al 4% el IVA de la compra de vivienda nueva

La rebaja del impuesto estará vigente durante cuatro meses y persigue reducir el 'stock' de vivienda

La obligación de genéricos y el cambio del impuesto de Sociedades ingresará 5.000 millones

El Gobierno ha aprobado este viernes la reducción del 8% al 4% del IVA que se aplica a la compra de vivienda nueva. La medida forma parte del paquete de medidas económicas para la reducción del déficit y la consolidación fiscal a las que ha dado el visto bueno el Consejo de Ministros. La rebaja del IVA estará vigente durante cuatro meses. El ministro de Fomento, José Blanco, ha admitido que la idea responde a una "reivindicación del sector de la construcción". Blanco ha realizado este anuncio tras un Consejo de Ministros, que también ha tramitado la racionalización del gasto farmacéutico a través de la obligación de recetar por principio activo y una reforma parcial del impuesto de Sociedades que facturan más de 20 millones y que afectará a 4.000 empresas (menos del 1% del total).

"No puede discutirse la determinación del Gobierno para ampliar la zona de seguridad de nuestra economía", ha dicho Blanco, para justificar unas iniciativas con las que el Ejecutivo prevé ahorrar hasta 5.000 millones.

"Con la rebaja del IVA, que es una medida excepcional y coyuntural, pretendemos dar salida al stock de vivienda", ha justificado la ministra de Economía, Elena Salgado, que ha añadido que la iniciativa se aplicará durante cuatro meses y pretende respaldar al sector de la construcción, que representa el 4% del PIB. Salgado ha dicho que, pese a la reducción de ingresos, la medida arrojará un "impacto positivo" en la economía, facilitará el flujo de crédito y no engordará la burbuja inmobiliaria.

José Blanco y Elena Salgado, durante la rueda de prensa del Consejo de Ministros. ampliar foto
José Blanco y Elena Salgado, durante la rueda de prensa del Consejo de Ministros.

El Ejecutivo quiere ahorrar 2.400 millones de euros con el decreto ley farmacéutico, que pretende mejorar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud mediante la prescripción de medicamentos por principio activo en lugar de la marca comercial y la modificación del sistema de precios de referencia de estos. El decreto incluirá la reducción del 15% del coste de las medicinas con más de 10 años que aún no dispongan de un genérico. El Gobierno también ha aprobado un plan de apoyo a las farmacias rurales.

Con la modificación del impuesto de Sociedades el Gobierno se busca incrementar los pagos a cuenta para las empresas que facturen más de veinte millones de euros, unas 4.000 en España, menos del 1% del total. La medida no supondrá una subida de su tributación, pero permitirá al Estado recaudar 2.500 millones adicionales, gracias al adelanto por el pago a cuenta de este impuesto. El Gobierno ha reconocido que este cambio en la norma solo se mantendrá en vigor hasta 2013, durante el periodo de ajuste del déficit del 3%.

Estas medidas ya fueron esbozadas por Zapatero el 29 de julio, el mismo día que anunció el adelanto electoral

El Gobierno ha aprobado invertir 4 millones de euros en el parador de Lorca y ha dado el visto bueno a un acuerdo para fomentar el uso de la facturación electrónica, que incluye la creación en 2011 de una ventanilla única de entrada de facturas electrónicas dirigidas a la Administración General del Estado.

"Respeto" hacia el Papa

Blanco ha indicado que la presencia del papa Benedicto XVI en España en la Jornada Mundial de la Juventud no interfiere en la acción del Gobierno, que ha sido objeto de críticas por la jerarquía vaticana por medidas como la ley de matrimonio homosexual, el aborto o la futura ley de muerte digna. "El Ejecutivo mantiene unas relaciones respetuosas con el Papa", ha dicho el ministro de Fomento.

El portavoz del Gobierno ha defendido el comportamiento policial contra los activistas que se manifestaron el jueves contra los gastos de la visita del Papa. "Hay que defender la voluntad de los que quieren venir a Madrid a ver a Benedicto XVI y a los que quieren protestar", ha dicho Blanco, que ha defendido la decisión de la delegada del Gobierno de Madrid de autorizar la marcha que miércoles acabó en carga policial.

Más información