Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un partido xenófobo en Cataluña difunde bulos sobre los inmigrantes

“Niños moros” que acaparan ayudas y eligen colegio “mientras a nosotros nos asignan plazas lejos"

"Niños moros" que acaparan ayudas y eligen colegio "mientras a nosotros nos asignan plazas lejos de casa". "Medicamentos gratis" para inmigrantes. Comerciantes paquistaníes que "no pagan impuestos ni se les obliga a cumplir las normas". Una nueva mezquita inexistente. Extranjeros contratados "antes que los autóctonos del pueblo". Son las falsedades de un folleto repartido por la xenófoba Plataforma x Catalunya (PxC) para convocar una manifestación la pasada semana en Sant Adrià de Besòs, municipio de 35.000 habitantes y un 10% de inmigrantes. PxC obtuvo en las últimas elecciones municipales un regidor en el Ayuntamiento, gobernado por el PSC e ICV.

El panfleto, que ya ha sido llevado a la Fiscalía de Menores por el Consistorio (con el apoyo de CiU), pone de manifiesto la impunidad con que PxC arenga contra los inmigrantes. El artículo 510 del Código Penal prevé penas de uno a tres años contra quienes "provocaren a la discriminación, el odio o la violencia contra grupos" por la "pertenencia de sus miembros a una etnia o raza [y] su origen nacional". La misma pena establece para los que difundan estos mensajes "con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad".

La concejal de PxC en Sant Adrià, Menchu Martí, reconoce que ella no escribió el panfleto, sino que le llegó a través del partido. Martí también admite que no tiene datos exactos para apoyar las afirmaciones de PxC, aunque culpa de ello al Ayuntamiento. "No me los facilitan", afirma.

La manifestación convocada para el pasado día 29 por PxC tenía por objetivo protestar contra un supuesto oratorio musulmán en un local que según la alcaldesa en funciones, Filo Cañete, "nunca ha tenido actividad como oratorio, porque nunca ha tenido licencia para ello". Los propietarios "pidieron una licencia para abrir un centro cultural, pero no presentaron la documentación necesaria".El local fue finalmente precintado por el Ayuntamiento al observar que se hacían obras sin la pertinente licencia. Cañete aventura: "Quizá se ha visto movimiento de extranjeros en la zona y alguien ha pensado lo que no es".

Un portavoz municipal explicó ayer que antes de la manifestación se facilitó toda la información sobre el inmueble a la concejal de PxC, pero el partido mantuvo la protesta. Según la Guardia Urbana, acudieron 80 personas, aunque 60 de ellas llegaron de fuera del municipio. PxC ya ha movilizado en el pasado a simpatizantes procedentes de otros municipios en actos xenófobos organizados en Salt o Badalona.

"Luchar" para no "desaparecer"

Robert Hernando, secretario general de PxC, y Martí aseguran que fueron los vecinos los que denunciaron la apertura de la supuesta mezquita, en un local de la avenida de la Platja número 76, y que su partido se limitó a llevar el caso al pleno y convocar la concentración. Pese a estas afirmaciones, en el panfleto de PxC se aseguraba que el falso oratorio iba a provocar "degradación del barrio, problemas de convivencia, inseguridad, un choque cultural brutal" en un contexto en el que "la identidad de siglos se verá amenazada". Por último llama a "luchar" para no "desaparecer".

También se asegura que "los niños moros se benefician de las becas escolares y ayudas en los comedores". Los datos dicen, en cambio, que en Sant Adrià se concedieron el curso pasado 684 becas, de las cuales solo 37 (el 5,4%) fueron a parar a alumnos de origen extranjero. De las 80 plazas de guardería que ofrece el municipio, nueve (11%) las ocupan niños inmigrantes.

Las mentiras de PxC

"No puede ser que los musulmanes...

  • ... reciban ayudas para medicamentos gratis, mientras que los de casa los hemos de pagar".
  •  ... sean contratados antes que los autóctonos del pueblo".
  •  ... tengan prioridad para elegir plazas en los colegios, mientras que a nosotros nos asignan plazas lejos de casa".
  • ... que tienen negocios no paguen impuestos como los demás ni se les obligue a cumplir las normas".
  • ... nos metan una mezquita oratorio en el barrio".

En el panfleto se añade que "no puede ser que los musulmanes reciban ayudas para el alquiler de viviendas". La Agencia Catalana de la Vivienda señaló al respecto que las subvenciones no se conceden en función de la nacionalidad o religión, sino por renta.

Un estudio elaborado por la Fundación La Caixa y publicado en mayo señala, además, que en la actualidad los inmigrantes aportan más de lo que reciben: son el 12,2% de la población española, pero únicamente absorben el 6,8% de los servicios sociales, el 6,1% de los gastos educativos y el 5,1% de la sanidad. Sobre este último punto, la Generalitat agrega que no es cierto que los inmigrantes tengan "medicamentos gratis": los extranjeros van al médico la mitad que los autóctonos y su consumo farmacéutico es, por otra parte, el 41% inferior al de los españoles.

PxC carga también contra los inmigrantes porque "si tienen negocios no pagan impuestos ni se les obliga a cumplir normas". Según la legislación vigente, en cambio, los trabajadores extranjeros deben estar al corriente de las cotizaciones a la Seguridad Social y de los pagos a Hacienda para renovar sus permisos de trabajo.

Los datos también revelan que no es cierto que los inmigrantes les quiten el trabajo a los españoles. Según las Oficinas de Trabajo de la Generalitat, en el periodo 2006-2010 en la ciudad de Barcelona el paro se incrementó el 71% entre los nacionales y el 236% entre los inmigrantes.

No es la primera vez que la fiscalía investiga la propaganda de PxC. En las elecciones del pasado mayo ya vio anuncios que podían constituir un delito de incitación contra el odio racial.