Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 15-M vuelve a manifestarse en Madrid

Decenas de indignados pasan la noche en el paseo de Recoletos y el Sol tras concentrarse frente al Congreso

Unos 35.000 recorren las calles de la capital

Puerta del Sol de Madrid, donde finaliza la marcha popular de los indignados. Ampliar foto
Puerta del Sol de Madrid, donde finaliza la marcha popular de los indignados. EFE

Más de 35.700 personas han participado en una marcha, algunos de los cuales llegaron el sábado a la capital a pie en seis columnas y más de 30 autobuses, para exigir reformas políticas, económicas y sociales. Los manifestantes han partido de la glorieta de Atocha pasadas las siete de la tarde, coreando las consignas que ya se han convertido en clásicas, "el pueblo unido jamás será vencido" y “¡que no, que no, que no nos representan!”. Pasadas las ocho y media, los primeros han llegado a Sol, donde los recibía una pancarta que rezaba Bienvenida, dignidad.

Después, algunos de los indignados han emprendido la vuelta desde Sol a sus localidades, en autobús, mientras que varios centenares han optado por dirigirse a la Carrera de San Jerónimo, en las inmediaciones al Congreso de los Diputados, donde se han sentado al grito de "este edificio es del pueblo". Después se han desplazado, por el paseo del Prado, hasta la parte de atrás de la cámara. Un fuerte despliegue policial protegía el perímetro del edificio mientras los manifestantes recordaban a los agentes que "los domingos no se trabaja". Amenazaban con quedarse. "¿Habéis traído chaqueta? Vamos a pasar la noche aquí", gritaban a las decenas de policías presentes, de brazos cruzados. De allí, la mayoría ha regresado a Sol, donde varios centenares de personas han celebrado asambleas y grupos de trabajo durante la noche, o al Paseo del Prado, donde han dormido.

Esta vez, el lema de la marcha era No es una crisis, es el sistema o, en clave más poética, No es una crisis, es que ya no te quiero. En un ambiente pacífico y festivo, los asistentes (jóvenes, familias con hijos, músicos, ciclistas, un grupo a favor del pueblo sirio...) han portado cientos de pancartas con frases que se oyen en todas las concentraciones desde el pasado 15 de mayo: Dormíamos, despertamos, Un mundo sin muros, Parados, moveos, La banca al banquillo....

Un cartel en Sol ha recibido a los peregrinos: "Bienvenida, dignidad"

La marcha que partía de Atocha ha circulado interrumpida por numerosas paradas: una sentada frente al Ministerio de Sanidad, otra delante del Congreso de los diputados -donde un perímetro policial impedía que se acercasen-, abucheos frente al Ayuntamiento de Madrid, el Banco de España... Algunos han pintado la fachada de la sucursal de un banco Santander en la confluencia de la calle de Alcalá y la Gran Vía. Un numeroso grupo, además, ha roto el trayecto programado y ha accedido a la Puerta del Sol por la calle Preciados en lugar de por Alcalá.

Varios manifestantes cortan el tráfico durante la marcha en Madrid. ampliar foto
Varios manifestantes cortan el tráfico durante la marcha en Madrid.

Con esta protesta acaba una marcha a Madrid de 34 días desde distintos puntos de España, en los que han explicado las razones del Movimiento 15-M y celebrado asambleas para recoger las demandas de los ciudadanos. Para corresponder a los aproximadamente 550 peregrinos que desde el viernes fueron entrando a pie en Madrid, las asambleas de los barrios de la Comunidad les recibieron con los brazos abiertos, agua y comida. En algunos lugares, como Villa de Vallecas, les ofrecieron masajes para que se sintieran frescos en la víspera de la marcha final.

Más información