Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso avala la ley de derechos y deberes de los militares

El derecho a asociarse libremente es una de las novedades introducidas en la 'ley Chacón'

Carme Chacón, con el jefe de Estado Mayor, general José Julio Rodríguez, y representantes de asociaciones militares y de grupos parlamentarios. Ampliar foto
Carme Chacón, con el jefe de Estado Mayor, general José Julio Rodríguez, y representantes de asociaciones militares y de grupos parlamentarios. J.J. Guillén (EFE)

El Congreso de los Diputados ha avalado hoy el proyecto de Ley Orgánica de Derechos y Deberes de los Militares con el consenso de casi todos los grupos. La denominada ley Chacón, que afectará a cerca de 130.000 profesionales, contempla como novedades el derecho a asociarse libremente, la regulación del Consejo de Personal como órgano de relación de las asociaciones profesionales con el Ministerio de Defensa y la creación del Observatorio de la Vida Militar, que puede realizar informes sobre las condiciones de vida en los cuarteles a instancia de parte.

La nueva legislación insta al Gobierno a actualizar el Código Penal Militar y a reformar la ley de la Carrera Militar antes de seis meses, "en particular en los asuntos referidos a la promoción y cambios de escala, régimen de ascensos, antigüedad, pase a situación de reserva y reconocimientos académicos de la formación adquirida".

La ministra de Defensa, Carme Chacón, se ha dirigido a los diputados al final del debate y ha destacado "el avance incontestable" en los últimos 30 años de democracia de las Fuerzas Armadas. Ha agradecido el respaldo de la mayoría de los grupos y ha confiado en que sea un "granito de arena" para lograr pactos y acuerdos en la política, como demanda la sociedad. Ha destacado que "los militares son igual de profesionales que ayer, pero más ciudadanos".

La portavoz de UPyD en el Congreso, Rosa Díez, ha sido la más crítica con la nueva legislación ya que, en su opinión, mantiene un "tufillo inmovilista" al prohibir la afiliación de los militares a los partidos políticos. Beatriz Rodríguez-Salmones, portavoz del PP, ha apoyado la ley pero ha recordado que quedan cuestiones pendientes, por lo que "toca escuchar a los militares".

Jordi Xuclá, portavoz de CiU (el único grupo que se había abstenido el día de su aprobación el pasado 5 de mayo), ha defendido esta mañana la necesidad de que los militares se puedan afiliar a los partidos políticos. Aun así, ha señalado que la ley refuerza el sistema democrático y permite superar una asignatura pendiente con los militares.

A la sesión plenaria han asistido, desde la tribuna de invitados, la cúpula militar, encabezada por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general José Julio Rodríguez, así como representantes de asociaciones militares.

Satisfacción incompleta entre los militares por la nueva ley

La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) se ha mostrado moderadamente satisfecha con el texto definitivo de la Ley Orgánica de Derechos y Deberes de las Fuerzas Armadas, aprobado esta mañana en el Congreso de los Diputados, pero ha denunciado "un borrón muy negativo" en la redacción final del artículo que regula el derecho de reunión y manifestación.

Mariano Casado, su secretario general, ha asegurado que “el sentimiento es mayoritariamente positivo”, y ha valorado la norma “después de 30 años esperando que a los militares se les reconociese la ciudadanía plena”. “Es un hito democrático”, ha dicho. “Ahora se abre una vida nueva. Las reformas tendrán que hacerse con la participación de las asociaciones, y eso es un cambio sustancial”, ha señalado Casado, en referencia a la creación del Consejo de Personal, que servirá como órgano de interlocución entre las asociaciones profesionales y el Ministerio de Defensa. 

Sin embargo, la satisfacción en la asociación militar mayoritaria no es plena. Casado se ha mostrado muy crítico con la redacción final del artículo relativo al derecho de reunión y manifestación, “un borrón muy negativo”. A su juicio, el texto final desnaturaliza y vacía de contenido un derecho formalmente reconocido, al establecer que los militares no podrán hacer uso del mismo en “su condición de militar”. "Es una redacción con tintes de prohibición. La condición de militar la tenemos per se”, ha recordado Casado, para quien “han prevalecido juicios del siglo pasado”. La AUME entiende que el texto, en su versión final, “colisiona con la Constitución”, por lo que ha anunciado que seguirá “trabajando intensamente” para que “se interprete conforme a la Carta Magna o se modifique”. Casado ha afirmado que la opción de interponer un recurso de inconstitucionalidad está, “sin duda”, entre las que la AUME contempla.

En cuanto a las leyes cuya aprobación o modificación prevé la nueva ley hoy aprobada (la actualización del Código Penal Militar, y la reforma del régimen transitorio de la Ley de la Carrera Militar, del régimen disciplinario y del régimen jurisdiccional militar), Casado se ha mostrado partidario de que el proceso legislativo se realice “de forma conjunta”.