Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno eleva a mil euros el límite no embargable por una hipoteca

El Ejecutivo pretende fijar por ley un endeudamiento máximo de las comunidades autónomas

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado en el turno de respuestas que subirá hasta casi mil euros la cantidad límite no embargable por una hipoteca. Ha detallado que que elevará un 50% por encima del salario mínimo interprofesional el límite no embargable del salario en proceso de ejecución hipotecaria y un 30% adicional por cada miembro de la familia que no disponga de ingresos propios. La cuantía pasará de 641 euros a 961 euros para personas sin familiares a cargo y podría alcanzar los 1.300 euros para quien tenga a cargo dos personas. Zapatero ha dicho adoptará alguna iniciativa para poner coto a los “abusos objetivos” en los procesos de subasta de ejecuciones.

Además de reivindicar las reformas que ha emprendido en el último tramo de su mandato, el presidente del Gobierno ha anunciado esta mañana un paquete de reformas para los próximos meses: la propuesta de establecer un techo de gasto para las comunidades autónomas, nuevas medidas para aliviar la morosidad de corporaciones locales y la aprobación de medidas para proteger a las familias que no puedan atender el pago de su hipoteca.

En este último bloque de medidas para ayudar a los que tengan problemas para pagar su hipoteca, José Luis Rodríguez Zapatero pretende acabar con algunas de las prácticas de las entidades financieras que más protestas han generado desde el inicio de la crisis. Por ejemplo, cuando el euríbor comenzó a descender hasta tocar mínimos en 2009 y 2010 muchos hipotecados se encontraron con que no iban a beneficiarse de grandes rebajas porque habían firmado con su entidad financiera un apartado conocido como “cláusula suelo”, que establecía un nivel mínimo por debajo del cual daba igual cuánto bajara el euríbor.

El Gobierno pretende ahora acabar con estas prácticas abusivas, que ya han sido denunciadas por organizaciones de consumidores como OCU, FACUA o ADICAE. La idea es terminar no solo con las “cláusulas suelo”, sino también con las “techo”, que establecen un nivel máximo para el euríbor. Pese a que las entidades financieras siempre han defendido la legalidad de estas prácticas, entidades como el BBVA han decidido recientemente eliminar sus cláusulas suelo de los nuevos contratos después de que los tribunales obligaran a varias cajas a adoptar una decisión parecida. El problema es que la desaparición afecta a los nuevos contratos, y no a los que ya se han visto perjudicados por estas cláusulas.

Otra medida que adoptará el Ejecutivo es establecer un tope legal de endeudamiento, con la idea de que la deuda de ningún ciudadano con el banco sobrepase un porcentaje determinado de su renta. Pese a que, según repiten los expertos, lo razonable sería que los ciudadanos destinaran en torno al 25% de su renta a pagar la vivienda –ya sea en alquiler o en propiedad-, este porcentaje se disparó en los últimos años. Por eso el Gobierno ha decidido subir a casi mil euros el límite del sueldo no embargable.

Las “medidas de protección de personas sujetas a procedimientos de ejecución hipotecaria” que ha mencionado esta mañana Zapatero incluyen también otras como obligar a bancos y cajas a establecer un protocolo de actuación para que el endeudado tenga plena conciencia de todas las garantías a las que se compromete cuando suscribe una hipoteca.

El Gobierno también quiere garantizar que la valoración del bien que se hipoteca se lleva a cabo por una institución independiente y solvente. Hasta ahora ha sido muy habitual que la tasadora fuera propiedad del banco que concedía la hipoteca, con lo cual esta estaba interesada en inflar el valor del bien para asegurar la concesión del préstamo y, por tanto, asegurar el negocio para el banco.