Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero pide un esfuerzo colectivo, más allá de las elecciones, para salir adelante

El presidente anuncia un techo de gasto autonómico igual al de la Administración central

En su discurso destaca un llamamiento al consenso para lograr la renovación del Constitucional

El presidente del Gobierno en el debate del estado de la nación.
El presidente del Gobierno en el debate del estado de la nación. AFP

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha hecho, durante su discurso en el debate del estado de la nación una llamada al esfuerzo colectivo, más allá de las elecciones, para que España salga adelante. "El esfuerzo colectivo y la colaboración institucional no han tenido nunca en España más sentido que ahora", ha subrayado ya al final de un discurso, en el Congreso, para añadir que será necesario también después de las elecciones generales de 2012. "Gobierne quien gobierne entonces", ha apostillado el presidente. En este sentido, Zapatero ha pronosticado que todos rendirán cuentas por su actitud en ese esfuerzo colectivo necesario.

"Necesitamos seguir haciendo un gran esfuerzo colectivo, con plena conciencia de que está en juego nuestro bienestar para las próximas décadas. España va a superar una prueba dura, en un contexto europeo e internacional muy complicado. Hay que llegar hasta el final. Y sabremos hacerlo", ha sido la conclusión de más de una hora de discurso de Zapatero.

El discurso del presidente ha tenido pocos anuncios, la mayoría referidos a medidas de austeridad y de protección social. Uno de los más importantes ha sido el que plantea un nuevo techo de gasto autonómico. Zapatero ha anunciado que, "para garantizar la sostenibilidad fiscal el medio plazo", el Ejecutivo va a proponer el próximo mes, en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que se apruebe una "regla de gasto" igual a la que se va a aprobar para la Administración central y los Ayuntamientos. "El Gobierno remitirá esta última a la Cámara en las próximas semanas", ha afirmado.

Confianza en la economía española y europea

Encuesta

¿Qué te ha parecido el discurso de Zapatero?

Votar Ver resultados »

Antes, el presidente había reafirmado  en su discurso su confianza en la economía española y en la europea frente a la crisis. Lo hizo tras un balance optimista de las medidas puestas en marcha para afrontar la situación económica y también de cómo la Unión Europea está reforzando las medidas que permitirán hacer una Europa más estable económicamente.

"El Consejo Europeo está reforzando los mecanismos de coordinación, de supervisión y de solidaridad en el seno de la Unión Económica y Monetaria, y, en la última semana, ha tomado decisiones concretas en esa dirección destinadas a lograr una Europa más integrada, más competitiva y más solidaria", ha dicho.

El jefe del Ejecutivo ha anunciado que el Gobierno mantendrá los tres ejes que han sustentado hasta ahora su política: las reformas, la austeridad y la cohesión social. "Porque hay que repartir con la mayor equidad posible los costes de superación de la crisis y prevenir el riesgo de salir de ella agravando las diferencias sociales", ha aseverado.

Movimiento 15-M

Era uno de los múltiples guiños a las demandas del Movimiento 15-M con los que el presidente ha construido su discurso. Aunque a los indignados se ha referido también directamente: las protestas del 15-M "forman parte de la filosofía y no de la patología de nuestro modelo de convivencia", ha recalcado. "Y reivindican el valor de la política”.

Además, Zapatero ha asegurado que se pondrán en marcha todas las reformas que sean necesarias, siempre que eso no afecte al marco social vigente en España. "Todas las reformas necesarias, sí, pero no a costa de romper los equilibrios sociales básicos de nuestro mercado de trabajo o de quebrar nuestro modelo social y constitucional", ha dicho el presidente. "A costa de eso, no". Esta afirmación ha provocado el primer aplauso de la bancada socialista, cuando Zapatero ya había avanzado por las primeras 16 páginas de su discurso.

Hipotecas

Otro de los anuncios de Zapatero se refería a las hipotecas. Sin concretar la propuesta, el presidente ha asegurado que se van a aprobar nuevas medidas de protección de quienes firman una hipoteca con un banco y luego no puedan cumplir con las letras. "Serán compatibles con los imperativos de seguridad jurídica y de solvencia de las entidades prestatarias", ha agregado. 

Nuevas leyes

El presidente ha anunciado también que no va a hacer dejación de funciones en los meses que quedan hasta las elecciones y que va a aprobar todas las leyes pendientes de tramitar. "Son 36 proyectos de ley", ha afirmado. Entre ellos, ha citado expresamente la reforma del sistema de pensiones, un amplio paquete de medidas modernizadoras de la Justicia; la reordenación de la Inspección de Trabajo; la de las Telecomunicaciones, del transporte por carretera y de los sectores eléctrico y de hidrocarburos; el reconocimiento de nuevos derechos a la igualdad de trato y a morir con dignidad; y la consolidación definitiva del Museo Reina Sofía.

La esposa del presidente, Sonsoles Espinosa, en la tribuna de invitados.
La esposa del presidente, Sonsoles Espinosa, en la tribuna de invitados.

Zapatero también ha explicado que se incluirán otras, de compromisos ya asumidos, como "una nueva regulación del silencio administrativo para convertirlo en positivo en un buen número de procedimientos, medidas de protección para los sometidos a ejecución hipotecaria, normas para incrementar la seguridad jurídica en el tráfico inmobiliario, o nuevas medidas en favor de los emprendedores y para aliviar la morosidad que padecen, especialmente, pymes y autónomos" frente a los Ayuntamientos.

El desafío de la crisis económica

Además, ha señalado que la crisis económica se ha convertido, "no solo en un cambio de ciclo económico", sino en un "desafío". "En su dimensión internacional, entraña un desafío para la posibilidad misma de una globalización ordenada y justa", ha afirmado."De una globalización que no desapodere a las instituciones democráticas en su capacidad de respuesta y de responsabilidad con sus ciudadanos".

Ese desafío, ha agregado, ha supuesto en Europa "un enorme reto para la gobernanza" de la Unión Europea; y, en el ámbito nacional, "el cambio de modelo productivo".

"Tenemos que ser más competitivos, más innovadores, más flexibles y más eficientes, todos, como país, Administraciones publicas, empresas  y trabajadores", ha destacado Zapatero.

Renovación del Tribunal Constitucional

Uno de los mensajes más importantes que ha lanzado el presidente, casi al final de su discurso, ha sido la llamada al consenso para lograr la renovación del Tribunal Constitucional: "No quiero dejar de lamentar la experiencia de la última renovación tardía del Tribunal Constitucional en el Senado, y que ese retraso se pueda repetir en esta Cámara, un retraso ya excesivo, inadmisible". A lo que ha agregado: "Espero que en los próximos días seamos capaces de asumir nuestra responsabilidad y alcancemos un consenso suficiente".