Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes autonómicos del PSOE piden cerrar “meses de tortura interna”

Los socialistas afronta el reto de la unidad tras la victoria de Sánchez frente a Díaz

Congreso PSOE
El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández de Vara (i), en el congreso del PSOE, este sábado. EFE

El 39º Congreso del PSOE ha arrancado este sábado como un examen de la disposición de los líderes territoriales del partido a aceptar la victoria de Pedro Sánchez en las primarias. Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, se ha ausentado de la primera jornada del cónclave para recibir al Valencia, campeón de la Liga de baloncesto. Susana Díaz, presidenta de Andalucía, se ha mostrado conciliadora. Y Emilino García Page, presidente de Castilla-La Mancha, ha resumido las tormentosas semanas que ha vivido el partido y el difícil propósito común que supondrá reconstruir la unidad interna a partir de ahora. Como ejemplo, pasada la media noche, cuando han comenzado las votaciones, Guillermo Fernández Vara ha sido el único presidente autonómico socialista presente en el palacio de congresos.

“Toca un esfuerzo por parte de todos para salir de aquí poniendo rumbo a La Moncloa”, ha asegurado Page. “Llevamos muchos meses de tortura interna, que todos seguramente hemos vivido con mucho dolor”, ha descrito. “A mi, que apoyaba a otra candidata [en referencia a Díaz], solo me queda apoyar lo que ha votado la militancia”.

El PSOE tiene siete presidentes autonómicos. Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Javier Lambán (Aragón), Page y Puig se posicionaron a favor de la candidatura de Díaz a la secretaría general. Javier Fernández (Asturias) mantuvo un papel neutral como presidente de la Gestora que pilotó durante meses el rumbo del partido. Finalmente, Francina Armengol (Islas Baleares) apoyó primero a Patxi López y luego a Sánchez.

Alternativa al PP

El secretario general ha integrado en los órganos directivos del partido a Vara y López. El resto de líderes conocerá este domingo el equipo definitivo de Sánchez y digerirá los equilibrios de poder consecuentes. La mayoría han comparecido este sábado con gesto serio y han apostado por mantener un perfil bajo, alejándose de los focos.

“Me va a parecer bien el equipo que elija [Sánchez] porque se querrá rodear de los mejores para que el PSOE vuelva a ser la alternativa de gobierno en España”, ha dicho Díaz. “Lo que toca es que el PSOE salga con fuerza para volver a ganar”.

“Queremos demostrar que hay una alternativa y un proyecto de izquierdas capaz de conectar con la mayoría progresista que espera ahí fuera”, ha manifestado López. Además, Vara ha pedido que el partido afronte el objetivo de que los electores “vuelvan a sintonizar radio PSOE” y Armengol ha solicitado que el 39º Congreso sea “el de la unidad”.

Ese será el primer gran reto de Sánchez en su nueva etapa como secretario general: reconstruir su relación con los barones territoriales que apoyaron a Díaz.

Más información