Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior gasta 17,8 millones en pagar recompensas por medallas policiales

El Ministerio del Interior dedica todos los años una millonaria partida presupuestaria a pagar las pensiones vitalicias a la que se hacen acreedores los policías y guardias civiles condecorados

Juan Ignacio Zoido habla en una conferencia de prensa.
Juan Ignacio Zoido habla en una conferencia de prensa. EFE

Cada medalla policial que Interior compra para imponer a policías y guardias civiles cuesta 12 euros, incluida la caja de madera en la que se le entrega al agente. Sin embargo, el coste que acarrean aquellas que, además del reconocimiento público, llevan aparejada una pensión vitalicia convierte en millonaria la factura real de estas condecoraciones. El Ministerio del Interior gastó el año pasado 17,8 millones de euros en pagar las recompensas económicas de las condecoraciones que ha impuesto en los últimos años a los agentes, según recoge una repuesta por escrito remitida por el Gobierno al parlamentario del PSOE Antonio Trevín.

Según dicho documento, esta cantidad se reparte de una manera muy desigual entre la Policía y la Guardia Civil. La primera gastó 11,2 millones de euros, repartidos en 8,6 millones para los distinguidos con cruces rojas; 1,8 millones para los que recibieron medallas de oro y cerca de 800.000 euros para los que portan la de plata. Pese a que la plantilla de la Guardia Civil es sensiblemente superior (77.000 agentes frente a los 65.000 policías), el presupuesto para pagar las recompensas económicas por sus medallas es muy inferior: no llega a los 6,6 millones de euros.

La información facilitada por el Gobierno desvela también que estas cantidades se han ido incrementando en los tres últimos años, que es el periodo que recoge la respuesta parlamentaria. La cantidad gastada por Interior en este concepto ha aumentado estos años en algo más de un millón de euros. El documento refleja también que la Policía debe echar mano de sus fondos de reserva para hacer frente a estas recompensas, ya que las cifras presupuestadas inicialmente para pagar estar pensiones vitalicias se quedan cortas. En 2016, la partida prevista era de 9,6 millones de euros, 1,6 millones menos de lo finalmente gastado. A la Guardia Civil, sin embargo, estos tres años siempre le ha quedado un remanente.

Cuatro tipos de medallas

De los cuatro tipos de medallas con las que Interior distingue a los agentes, sólo las cruces con distintivo blanco no están remuneradas en Policía y en Guardia Civil. Además, en el Instituto Armado tampoco lleva aparejada recompensa económica las medallas de plata. En la Policía, las cruces con distintivo rojo, las más comunes, llevan asociadas una pensión del 10% del salario base más trienios del agente que la recibe. Según estimaciones de los sindicatos policiales, una de estas condecoraciones supone entre 400 y 500 euros mensuales para comisarios e inspectores, y en torno a 200 euros para los policías de las escalas de subinspección y básica. Además, un mismo policía puede ser distinguido con varias de estas medallas durante su carrera profesional, lo que le permite disfrutar de un 20 o un 30% de salario adicional.

A ello se añade el creciente número de estas condecoraciones pensionadas que se han repartido en los últimos años. Según los listados de las medallas que se conceden con motivo de la celebración del patrón de la Policía, a comienzos de octubre, en los últimos siete años se han dado 1.045 cruces rojas. En 2010, con el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, se repartieron 133. Al año siguiente, con Antonio Camacho al frente del departamento, fueron 121.

El primer ejercicio con el PP en el Gobierno, la cifra descendió de manera significativa, hasta las 97. Fue algo puntual. A partir de entonces, el número de condecoraciones pensionadas no ha dejado de crecer con Jorge Fernández Díaz al frente de Interior. En 2013 fueron 138. Al año siguiente, 173. Sólo doce meses más tarde ascendieron a 192, el récord. En 2016 fueron 191. Casi el doble que al comienzo de la legislatura.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) lleva años denunciando “el arbitrario reparto” de unas condecoraciones que, en su opinión, beneficia en un porcentaje mayor a los mandos. Una reciente sentencia de la Audiencia Nacional obliga a Interior a hacer públicos los expedientes, hasta ahora secretos, con los que justifica estas medallas pensionadas.

Más información