Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera e Iglesias rechazan el nuevo intento de Sánchez de un pacto a tres

Los líderes de Ciudadanos y de Podemos se oponen al plan del PSOE

Las direcciones de Unidos Podemos y de Ciudadanos se opusieron ayer frontalmente a participar del acuerdo a tres con el que el PSOE quiere impulsar un cambio de Gobierno. Tanto Irene Montero como Albert Rivera frenaron en seco la apuesta socialista, que insinuó José Luis Ábalos durante el debate de la moción de censura y explicitó luego Pedro Sánchez. Los representantes de los dos nuevos partidos recordaron la vigencia del veto mutuo que establecieron en 2016 ante la insistencia de Sánchez en aplicar la misma estrategia con la que ya fracasó en su primer intento de llegar a la presidencia.

Pablo Iglesias, durante el debate de la moción de censura. Uly Martín / ATLAS

Sánchez lo intentó en 2016 y volverá a hacerlo. Entonces llamó a Podemos y a Ciudadanos a que levantaran sus vetos y se unieran para formar un Gobierno “del cambio” y, casi un año después de las elecciones, interpela a ambos para unirse y desbancar al PP del gobierno. Tras recuperar la secretaría general del PSOE, Sánchez aspira a que los tres partidos se unan en una moción de censura, y si no es posible, confía en que esa mayoría la propicien los ciudadanos en las urnas. No se vislumbra hoy la opción de la unidad de las fuerzas del cambio, por cuanto que Pablo Iglesias ha sido taxativo en su negativa a dialogar con Ciudadanos —“No nos digan que es posible con la muleta naranja”, avisó— y que Rivera tampoco quiere aliarse con Podemos.

El portavoz parlamentario del PSOE, José Luis Ábalos, ya dio muchas pistas en su intervención de la moción de censura de Iglesias contra Rajoy. Su defensa del acuerdo programático con Ciudadanos y la especificación de las muchas medidas comunes entre el mismo y las expuestas por Iglesias en su programa dieron muestra de que el PSOE mantiene su apuesta por contar con Ciudadanos. Sánchez, además, lo explicitó luego en un artículo publicado en El Mundo, donde anunció su intención de lograr un cambio de Gobierno “cuanto antes”. “Pero si continúan los vetos buscaré decididamente ese apoyo mayoritario al cambio en las urnas”, añadió. Sánchez cree posible la cohabitación con Podemos y Ciudadanos, pese a admitir que Iglesias y Rivera se propinaron “garrotazos” durante el debate de la moción de censura. Sin embargo, los líderes de los dos nuevos partidos no ven posible un pacto.

“Es evidente que con Ciudadanos no se puede construir una alternativa al PP. Es la muleta perfecta del PP”, enfatizó ayer Irene Montero, la portavoz parlamentaria de Podemos. “Lo dicen sus hechos. Le dio al PP la investidura, que era lo contrario de lo que había dicho Ciudadanos en campaña”, explicó. “Ciudadanos ha estado como escudero del PP en las principales políticas que dotan de estabilidad de un Gobierno corrupto como es este”, añadió. Y subrayó: “Nadie en España cree que Ciudadanos puede formar parte de un Gobierno de cambio”.

En la misma línea se expresó Rivera. ¿Es posible que Ciudadanos negocie con el PSOE y con Podemos una moción contra el PP? “No”, contestó en conversación con EL PAÍS. “Esa moción solo podría salir con Convergencia, ERC y Bildu”, añadió en referencia a su negativa a participar de “un gobierno Frankestein” con partidos independentistas. Finalmente, apuntó a la responsabilidad personal que él le achaca a Iglesias en las malas relaciones entre ambos, insinuando que un cambio de líder en Podemos facilitaría el entendimiento. “Es verdad que con Pablo es más complicado. Se ha mostrado muy dogmático en los últimos tiempos”.

La cuestión de Cataluña

Nada hace pensar que triunfe hoy el mismo intento de establecer una alianza que ya fracasó en 2016. De hecho, las direcciones de Podemos y de Ciudadanos creen que el PSOE afronta ahora un periodo de transición hasta que Sánchez se asiente como secretario general, defina su estrategia y decida cómo gestiona la pérdida de relevancia que puede implicar que sea el único líder sin escaño en el Congreso de los Diputados.

Así, el partido de Pablo Iglesias defiende que el PSOE tiene que terminar su proceso de transición tras al congreso de este fin de semana para definirse. A pesar de que el líder socialista apunte al mismo acuerdo transversal que intentó en 2016 con Ciudadanos, Podemos dedujo otro posicionamiento del PSOE de la intervención de Ábalos en el Congreso.

“Del debate de ayer con el portavoz del PSOE entendí otra cosa. Dejó muy claro que el proyecto de país de Ciudadanos es un proyecto muy parecido al del PP”, subrayó Montero, que también recordó que Ábalos dijo “compartir muchas medidas” del proyecto que Podemos explicó en la moción.

Iglesias sí le hizo notar a Ábalos que su discurso sobre Cataluña no le contentó. Ciudadanos y Cataluña eran las dos cuestiones que más separaban al PSOE y Podemos hasta ahora, pero la dirección de Podemos ha visto muchos avances en la posición de Sánchez sobre el problema catalán durante la campaña de sus primarias. El partido de Iglesias, que defiende un referéndum pactado, cree que puede entenderse con el PSOE en esta cuestión si Sánchez mantiene la misma línea.

“Todo dependerá de a dónde se vaya Sánchez”, coincidió José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos. “Si se instala en el centro con una idea clara de lo que es la nación española, será fácil llegar a acuerdos”, reconoció el número dos de Rivera. “Y si se podemiza, como parece que tiene la tentación, sin una idea clara de lo que significa el artículo uno de la Constitución, será más difícil que nos pongamos de acuerdo con él”.

Más información