Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de calor se extiende a Cataluña y Aragón

Arrancan cuatro días de ola de calor con máximas de 42 y mínimas de 25. Meteorología alerta de 30 provincias, 13 de ellas en alerta naranja, por altas temperaturas

Una mujer se refresca en una fuente ayer en Valencia.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha ampliado por segunda vez el radio de acción de la primera ola de calor de 2017, que ha comenzado este jueves y que se prolongará al menos hasta el domingo. Así, el fenómeno afectará sobre todo al cuadrante suroeste de la península Ibérica, al centro y, según la última actualización, también al interior del noreste. En amplias zonas del país, que suma hoy su quinto día de "temperaturas inusualmente altas" para la primavera, las máximas alcanzarán los 40-42 grados y las mínimas no bajarán de 22-25, una situación que ha obligado a activar alertas en 30 provincias, 13 de ellas naranjas o riesgo importante (segundo nivel de una escala de tres.

Teruel iguala su récord

Entre los valores máximos más destacables, ayer se llegó a 40 grados en Granada y Toledo y a más de 39 en Zaragoza, Albacete, Ciudad Real y Lleida. La noche fue muy calurosa, con 25 grados en Ciudad Real y 24 en Madrid, Toledo y Zaragoza. En Teruel se llegaron a alcanzar los 38, "lo que iguala el récord de temperatura de 1994. "Hacía 23 años que no hacía tanto calor", subraya la Aemet.

Así, están en alerta naranja Córdoba, Jaén, Huesca, Zaragoza, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Toledo, Lleida, Zaragoza, Madrid, Badajoz y Cáceres. La alerta es amarilla o riesgo(primer nivel) en Granada, Huelva, Málaga, Sevilla, Teruel, Guadalajara, Ávila, Salamanca, Segovia, Valladolid, Zamora, Barcelona, Girona, Alicante, Valencia, Baleares y Murcia. 

La Aemet ya actualizó ayer su aviso especial por ola de calor y anunció que el fenómeno sería más extenso de lo inicialmente previsto, al afectar también a la zona centro, además del cuadrante suroeste. Según la predicción actualizada nuevamente a primera hora de esta tarde, lo peor de la ola se vivirá en Extremadura, oeste de Castilla-La Mancha, oeste de Andalucía, Madrid, Toledo, partes de Guadalajara y Cuenca, zonas a las que se suman ahora la depresión central de Cataluña y el sur de Huesca, donde se esperan máximas de 38-40 y mínimas de 22.

"Dentro de esas zonas, en los valles del Tajo, el Guadiana y el Guadalquivir podrían superarse los 42 grados de máxima y, todavía más significativo, habrá unas mínimas muy altas, de hasta 25", subraya Rubén del campo, portavoz de la Aemet. Por encima de los 20, se producen lo que se conoce como noches tropicales, que sufrirán hoy treinta capitales de provincia. Las mínimas serán extraordinariamente altas en Jaén (26 grados) y Madrid y Toledo (24). Pero la ola de calor también la sufrirán en el valle del Ebro, Castilla y León, el resto de Castilla-La Mancha, el interior de Galicia, el resto de Andalucía y Baleares, donde la Aemet prevé que se superen los 35.

Este jueves, según describe Del Campo, bajarán las temperaturas en el extremo norte, Cantábrico y Alto Ebro, donde "el descenso puede ser incluso notable". Frente a estas zonas "donde se notará cierto alivio", en las más castigadas por el calor, el oeste del país, "las temperaturas todavía subirán un poco más". "El viernes volverán a subir, de ahí el aviso por ola de calor", explica Del Campo, que precisa que el ascenso se producirá "en el oeste y el norte peninsular" y que incluso puede ser "notable, de más de seis grados, en el interior y oeste de Galicia". La zona suroeste (Huelva) también registrará un ascenso térmico de similar calibre.

Y el sábado siguen subiendo. Donde más se elevarán las temperaturas será "en el norte de Asturias y en Lugo y Ourense" y puede ser notable, de "cuatro o cinco grados". En el resto del país no se esperan grandes cambios. La situación persistirá al menos hasta el domingo, cuando se espera un "descenso ligero general, de apenas uno o dos grados".

Lo normal es que este tipo de fenómenos se produzcan en julio y en agosto, por lo que resulta "llamativo y poco habitual", en palabras de Del Campo, que la primera ola de calor del año haya llegado en junio, a seis días del verano. Con todo, no es "totalmente extraordinario". Desde que hay registros (desde 1975) en junio se han producido en total ocho olas de calor, de las cuales solo una empezó antes que esta. "Fue en 1981, empezó el 11 de junio, duró seis días y afectó a 20 provincias", informa del portavoz de la Aemet. ¿Quiere esto decir que nos espera un verano especialmente tórrido? "No se puede extrapolar porque las condiciones estacionales dependen de muchos factores, pero el avance preliminar de junio, julio y agosto sí que apunta a un verano más cálido de lo normal", contesta Del Campo. 

Más información