Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias ofrece al PSOE un acuerdo sin Ciudadanos para echar a Rajoy

El líder de Podemos propone un referéndum de independencia en Cataluña y que la Constitución reconozca la "plurinacionalidad" de España

Pablo Iglesias tendió ayer la mano al PSOE para llegar a un acuerdo conjunto que desaloje al PP del poder. Su oferta a los socialistas incluye una condición ineludible: no con el concurso de Ciudadanos, como intentó Pedro Sánchez en su investidura fallida de 2016. Con el modelo portugués como referencia, Iglesias presentó un proyecto de país que incluye el referéndum de independencia en Cataluña, que el PSOE rechaza, y el reconocimiento en la Constitución de la “plurinacionalidad” de España, así como medidas sociales y contra la corrupción.

Iglesias durante su intervención este martes.

“Ojalá nos pongamos de acuerdo para sacar al Gobierno más temprano que tarde”, le dijo Pablo Iglesias al PSOE desde la tribuna del Congreso en su discurso de moción de censura, en el que utilizó un tono esforzadamente comedido y conciliador en particular con los socialistas para mostrar un perfil presidenciable. Su oferta, en todo caso, marca un límite claro: “No nos digan que es posible con la muleta naranja”, avisó en referencia al partido de Albert Rivera. Ese camino, el de la alianza de izquierdas, obliga con la composición actual del Parlamento a buscar el apoyo de los independentistas. El líder de Podemos dejó entrever que no lo descarta. “Nosotros no aceptaremos jamás el chantaje que busca representar a los progresistas catalanes como apestados para impedir que formen alianzas”.

El líder de Podemos quiso presentarse como una versión opuesta a la del Iglesias que acusó a Felipe González de tener el pasado manchado de “cal viva” en la investidura de Sánchez. Así, incluso entonó una suerte de mea culpa sobre la negociación de Gobierno con los socialistas tras el 20-D, aunque cree que el tiempo le ha dado la razón.

Iglesias ofreció “entendimiento y diálogo” al partido con el que se disputa la hegemonía de la izquierda. “Desde el respeto, les pido que intenten entenderse con nosotros”, manifestó el candidato en una apelación que situó al comienzo de su discurso, en el que reconoció que para desalojar al PP del poder necesita a los socialistas. La moción de censura, señaló Iglesias, sirve para pedir cuentas al Gobierno pero también “para señalar alternativas que no podemos construir solos”.

Medidas 'a la portuguesa'

El líder de Podemos destacó cuatro medidas del Gobierno portugués aplicables en España: un impuesto sobre los beneficios de la banca, un plan de lucha contra la pobreza (de 20.000 millones de euros anuales en el caso español), la revalorización de las pensiones y la subida del salario mínimo.

Planteó 11 medidas anticorrupción, como una ley contra las puertas giratorias, limitar el endeudamiento bancario de los partidos, la derogación de la llamada Ley Berlusconi y una ley de contratos del sector público. Entre sus propuestas están además la derogación las dos reformas laborales, revertir los recortes y el rechazo a los tratados del TTIP y el CETA. Una reforma fiscal sufragaría parte de las medidas, a base de gravar las grandes fortunas y aumentar la tributación de las empresas.

Esa alternativa no pudo ser en 2016, cuando Sánchez intentó un acuerdo con Ciudadanos y Podemos que le llevó a una investidura fallida. Iglesias se detuvo en ese periodo, consciente de que gran parte del millón de votantes que Podemos perdió entre el 20-D y el 26-J le culparon por no haber logrado un acuerdo con el PSOE. De ahí sus disculpas desde la tribuna. “Asumo los errores que pude cometer”, dijo sobre la negociación. “Fuimos muy vehementes al señalar que no podía haber cambio con el programa de Ciudadanos, pero creo que el tiempo nos ha dado la razón”. En su relato de ese episodio clave en la relación entre ambos partidos, Iglesias subraya las “presiones” que Sánchez reconoció haber sufrido por tratar de gobernar con Podemos.

“Ustedes dijeron 'no es no' y faltaron a su palabra”, les reprochó también a los socialistas. A lo largo de su discurso, el líder de Podemos pidió al PSOE que “tome ejemplo de Corbyn” (Jeremy Corbyn, el líder laborista) y cargó contra Susana Díaz, la “aliada” del PP que es un “tapón para las aspiraciones del pueblo andaluz”.

Iglesias presionó además al PSOE para que abrace el referéndum en Cataluña. Lo hizo aludiendo al PSC: “Espero que el resultado de sus primarias devuelva al PSC su lucidez y entiendan que hay que buscar una fórmula para que los catalanes decidan”. El referéndum de independencia en Cataluña —que el PSOE rechaza, y por tanto sería uno de los obstáculos principales a un eventual acuerdo— es una de las propuestas centrales del proyecto desgranado por el líder de Podemos en materia territorial. Iglesias propone un referéndum “con garantías y reconocimiento”, y apuesta por reconocer constitucionalmente la “plurinacionalidad de España”.

Con el modelo portugués como ejemplo de que son posibles políticas progresistas dentro de la eurozona, Iglesias desgranó un proyecto de país que implica un aumento de gasto de al menos 19.500 millones de euros para sufragar, entre otras cuestiones, un plan contra la pobreza, la revalorización de las pensiones, el aumento del salario mínimo progresivo hasta 950 euros y del salario de los funcionarios.

Cobertura completa de la moción de censura

Iglesias ofrece al PSOE un acuerdo sin Ciudadanos para echar a Rajoy

Noticias, análisis, fotogalerías y un directo con lo que sucede minuto a minuto: consulta toda la información sobre la moción de censura que Unidos Podemos ha planteado a Mariano Rajoy

Más información