Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interactivo | La temperatura más alta jamás alcanzada en junio en tu ciudad

Desde 1992, la Península se ha visto afectada por 16 olas de calor. EL PAÍS reúne una serie de claves para evitar que la canícula adelantada le juegue una mala pasada

Haga clic en los puntos para ver los datos. Canarias aparece ubicada en su situación geográfica real.

En el mapa interactivo de arriba es posible consultar la temperatura más alta registrada en un mes de junio en 114 estaciones meteorológicas de toda España desde 1920 hasta la actualidad. También se muestra la máxima registrada este domingo en 89 de ellas. Las mediciones históricas, en algunos casos y por falta de datos disponibles, corresponden a una estación distinta a la usada para mostrar la máxima de ayer, pero en todos los casos ambas están muy próximas. Al pie de esta página se recogen las cinco temperaturas más altas en cada comunidad autónoma.

Guía para no sucumbir al calor

Las temperaturas extremas durante el verano en España cada vez se dan con mayor frecuencia. Los datos constatan una tendencia de veranos anormalmente cálidos desde 1992, donde se produjeron 16 olas de calor en la península Ibérica y Baleares, y 25 en Canarias. A continuación, reunimos una serie de puntos clave para mitigar los efectos del calor:

  • Hidratarse sin esperar a tener sed

Durante los meses de estío, se pueden producir leves deshidrataciones a causa de las altas temperaturas generando alteraciones en el estado de ánimo y en los niveles de concentración. Por eso, hidratarse de manera correcta es esencial y, aunque no es obligatorio beber dos litros de agua diarios por persona, sí es conveniente buscar momentos durante el día para beber agua y evitar los temidos calambres musculares, una de las señales más claras de deshidratación.

  • Aplicar compresas mojadas en agua tibia antes de dormir

Uno de los problemas a los que enfrentarse en estas fechas es el de combatir las altas temperaturas no solo en la calle, sino también a la hora de ir a dormir. Por desgracia y para muchos, como les ocurrirá durante esta semana, conciliar el sueño será una tarea casi imposible. Sin embargo, existen remedios para frenar la canícula durante las noches tropicales, aquellas en las que el termómetro no baja de los 20 grados: como las compresas mojadas en agua tibia colocadas en zonas tan sensibles al calor como el cuello, los codos, los tobillos o detrás de las rodillas.

  FOTOGALERÍA   | La alerta por altas temperaturas, en imágenes
FOTOGALERÍA | La alerta por altas temperaturas, en imágenes
  • Evitar hacer deporte en las horas centrales del día (entre las 12.00 y las 17.00)

Es importante beber agua antes de iniciar la actividad física y calentar debidamente los principales grupos musculares del cuerpo. Las primeras horas de la mañana o bien a la caída de la tarde son dos de las franjas horarias en las que se debería realizar deporte. Termine el ejercicio caminando o trotando a baja intensidad durante 5 a 10 minutos.

  • Si llega al trabajo acalorado, no baje demasiado el termostato

La sensación de bienestar en la oficina es uno de los objetivos de muchas empresas durante los meses de verano. Algo que no siempre se consigue ante la variedad térmica de muchos de los empleados, especialmente, de aquellos que llegan de la calle (demasiado acalorados) y acaban modificando la temperatura del aire acondicionado por debajo del punto de confort humano en numerosas ocasiones. Por eso, se debe evitar bajar de los 22ºC o superar los 26ºC. Las consecuencias se dejarán notar en la falta de concentración y en el rendimiento laboral.

  • Ojo con los niños: ofrecerles comida ligera y con mayor frecuencia durante el día

Si la mortalidad entre las personas mayores aumenta un 20,1% por cada grado que se supere la temperatura media del cuerpo, la atención sobre los niños también debería ser una prioridad para mitigar las consecuencias de las elevadas temperaturas. Su alimentación debe estar compuesta de comidas ligeras y más frecuentes pero en menor abundancia y buscar que los alimentos que ingieran contribuyan entre un 20-30% a la ingesta total diaria de agua.

Tres chicas se refrescan en la fuente de la Plaza de España.
  • Tenga paciencia y, sobre todo, sea imaginativo

Existen trucos caseros para evitar que su casa se convierta en una prolongación del bochorno sufrido en la calle. Un método tradicional pero efectivo es colocar un recipiente lleno de hielo o de agua muy fría delante de las aspas de un ventilador para generar aire frío. Si prefiere ahorrar energía, puede hacerse con sábanas de algodón e introducirlas en la nevera durante unos minutos antes de irse a la cama; no le quitará el calor durante el sueño, pero al menos le ayudará a conciliarlo más rápidamente.

Desde la página web del Ministerio de Sanidad se pueden consultar varios decálogos para saber cómo hacer frente a las radiaciones solares, las picaduras de medusas o la prevención frente a temperaturas elevadas. Ante estas últimas, el ministerio aconseja no abusar de las bebidas con cafeína o alcohol, usar ropa ligera, mantener las medicinas en un lugar fresco y seco y prestar especial atención a personas mayores como enfermos crónicos o aquellos que sufren patologías cardíacas.

Las cinco máximas de ayer en cada comunidad autónoma

¿Hasta cuándo va a durar el calor?

Interactivo | La temperatura más alta jamás alcanzada en junio en tu ciudad

Desde el sábado pasado se instaló sobre la península Ibérica una masa de aire cálido que está dando lugar a un prolongado episodio de altas temperaturas anormalmente altas para mediados del mes de junio. 18 provincias se encuentran en alerta amarilla y seis en naranja, a nueve días del verano. Las temperatuas se han situado entre siete y 11 grados más elevadas que lo habitual. Lee la noticia completa para consultar el tiempo de lo que queda de semana.

Más información