Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez imputa al comisario Villarejo por la agresión a la doctora Pinto

El policía jubilado declarará como investigado el 29 de junio tras la rueda de reconocimiento en el que la dermatóloga lo señaló como el autor de la agresión

Comisario Villarejo
El comisario Villarejo, a su llegada a los juzgados de Plaza Castilla el martes

La titular del Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid, Belén Sánchez, ha citado a declarar como imputado para el 29 de junio al comisario jubilado José Villarejo en la causa que sigue por el supuesto acoso y agresión a la doctora Elisa Pinto. La decisión se produce días después de que la dermatóloga identificara en una rueda de reconocimiento sin ningún género de dudas al policía como el presunto autor de la puñalada que recibió el 10 de abril de 2014. La magistrada también interrogará ese día de junio a cuatro nuevos testigos.

La decisión de la juez Sánchez aparece recogida en una providencia del pasado 7 de junio a la que ha tenido acceso EL PAÍS. En ella, la magistrada justifica su decisión en “el estado presente del procedimiento” en clara referencia a la rueda de reconocimiento celebrada solo dos días antes en el propio juzgado y en la que la doctora Pinto señaló al comisario Villarejo como el autor de aquella agresión. Esta diligencia se había celebrado después de que la Audiencia Provincial de Madrid anulara en abril la decisión de la propia juez de archivar la causa en la que aparecía como denunciado, además del policía, el empresario Javier López Madrid. La dermatóloga acusó a éste de acoso y López Madrid respondió entonces con una denuncia similar que aún se instruye en el otro juzgado.

Para el 29 de junio, y justo después de la declaración de Villarejo, también están citados para comparecer, aunque en calidad de testigos, un teniente del Instituto armado, Patricia B. R., Mónica S. N. y la doctora Consuelo C. H. En el caso de la primera de estas mujeres, su comparecencia se debe a la carta y el pendrive que le entregó la dermatóloga tras aquella agresión con el encargo de hacérsela llegar a la policía si le ocurría algo y a que fue testigo del acoso a la que supuestamente le sometía López Madrid. Por su parte, Mónica S. N. es una ciudadana mexicana a la que la doctora Pinto señala como autora de varios mensajes amenazantes que recibió en su móvil y que estaba relacionada con el empresario.

Recientemente, la doctora Pinto entregó en el juzgado un escrito en el que solicita nuevas diligencias. Entre ellas, que se incorporen a la causa varios documentos presentes en otros sumarios. Así, reclama que sean pedidos a la Audiencia Nacional siete folios del sumario del caso Púnica con conversaciones entre López Madrid y el experto informático de la trama Alejandro de Pedro que, en su opinión, confirman la relación entre el empresario y altos mandos policiales a los que supuestamente pidió ayuda tras la denuncia que presentó contra él en el juzgado la doctora Pinto. También pide que sean remitidos 24 folios del caso Nicolay presentes en la pieza separada en la que se investiga la grabación ilegal y posterior difusión de una conversación entre agentes de la policía y del CNI, y por la que ya está imputado Villarejo. La dermatóloga también ha pedido una orden de alejamiento para el comisario.

La semana se produjo la declaración como testigos de los dos policías que asistieron a la doctora Pinto tras el apuñalamiento de abril de 2014, así como los dos médicos que la atendieron tras aquella agresión y una anterior, de enero del mismo año, y que descartaron que las heridas se las hubiese causado la propia víctima. También lo hicieron el marido de la dermatóloga, la mujer que se encontró en la calle el terminal de móvil desde el que se enviaron mensajes amenazantes a la doctora, y el representante legal de Aiuken Solutions SL, la empresa a la que López Madrid encargó el borrado y formateo de la memoria de su teléfono personal. Finalmente, comparecieron dos agentes de la Guardia Civil que redactaron un informe sobre el posicionamiento de diversos teléfonos que han aparecido durante las pesquisas.

Más información