Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuarenta días en prisión por viajar a Palmira

Un arquitecto navarro fue detenido y encarcelado en EE UU por haber visitado Líbano y Siria. Ha sido deportado a España sin explicaciones

Leandro Pérez Cadarso, en un parque de Pamplona.

La primera víctima española del endurecimiento de las políticas migratorias de Estados Unidos con Donald Trump ha sido el arquitecto navarro de 32 años Leandro Pérez Cadarso, detenido en la frontera de Tijuana, supuestamente por haber viajado a Siria hace seis años. Sin cargos ni explicaciones, encadenado de pies, manos y cintura, sufrió tratos vejatorios y un encierro de 40 días en instalaciones penitenciarias de San Diego y Caléxico. Fue deportado y llegó a Madrid hace 10 días. Es víctima por partida doble pues hace cuatro años emigró a México para buscarse la vida ante la imposibilidad de encontrar trabajo en España. Se fue pensando siempre en volver. Miles de licenciados de su edad hicieron lo mismo, pero ninguno ha padecido la pesadilla, la tremenda injusticia que Leandro Pérez relata a EL PAÍS porque considera su deber hacerlo.

“He pasado momentos angustiosos”, reconoce el joven profesional. Le uniformaron con un buzo y chanclas naranjas, el color de Guantánamo, y con el azul de recluso, y nunca supo el porqué de la afrenta. “No lo entendía. No había hecho nada malo, ni había cometido ninguna ilegalidad. Nadie me explicaba nada. Llegué a pensar en lo peor, que algún delincuente se llamaba como yo, o que alguien me había metido droga en mi mochila”. No puede volver a Estados Unidos hasta pasados cinco años.

Rubio de ojos azules y universitario, destacaba entre los centroamericanos, africanos, indios, y chinos con los que compartió prisión, penalidades y las impactantes lacras del analfabetismo y la delincuencia. Hasta conocerle, le miraban con curiosidad y cierta desconfianza, como a un bicho raro: ¿qué pinta este güero aquí?

Todo empezó poco antes de las diez de la mañana del pasado 23 de abril, después de que el vuelo de Viva Aerobus procedente de la capital mexicana aterrizara en Tijuana. Eligió viajar a San Diego porque quería conocer el Instituto Salk de Estudios Biológicos, una obra de su arquitecto favorito, Louis Kahn (1901-1974).

Cuando le llegó su turno en la aduana de la ciudad norteamericana gemela de Tijuana, habló con el funcionario de inmigración que revisaba los pasaportes sin imaginar que su sinceridad y buena fe le iban a costar caro. Antes de nada, le informó de que tenia un visado de entrada en Estados Unidos en vigor desde su anterior viaje a Los Ángeles pero que al renovar el pasaporte recientemente en España, había solicitado otro visado por Internet por si acaso, para incorporarlo al nuevo pasaporte. Le fue denegado. Había marcado sí en la casilla del formulario que preguntaba si había viajado a Siria, entre otros países. ¿Error del sistema o comienzo de la era Trump? Lo segundo.

El aduanero tecleó en el ordenador los datos del documento de viaje y arrancó la pesadilla. “Me miró raro y me pidió que entrara en un cuarto. No hablaba español. Pregunté en inglés que cuál era el problema”. Dos policías le ordenaron entonces ponerse contra la pared. Le agarraron de los brazos y lo esposaron por la espalda. Funcionarios con licencia para humillar. “Me alarmé. Insistí en que no había hecho nada malo y que si no podía entrar en Estados Unidos, que me dejaran volver a México”. “No es el momento de hacer preguntas”, cortaron. Fue introducido en un furgón y esposado por los tobillos al suelo del vehículo.

Comenzó su penoso recorrido por una comisaria y un centro de detención de San Diego rodeado de vallas. En un calabozo de 20 metros cuadrados, tumbado en el suelo con otros 30 hombres, sin poder dormir en tres días, fue encerrado un español inocente, licenciado en la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra. Ahora cursa un máster MBA en Administración y Dirección de Empresas, a la espera de poder conseguir un empleo de arquitecto en España después de la experiencia adquirida en varios despachos de arquitectura en México.

“Seguía preguntado, pero no me respondían”. Le entregaron una manta isotérmica. El centro de detención era conocido como la hielera porque el aire acondicionado estaba siempre a tope, y la luz, permanentemente encendida. No sabía si vivía de noche o de día. Lo habían detenido por su viaje a Siria, que probablemente habrá sido investigado por la CIA antes de aprobar la deportación del primero de junio a España.

Visita a Palmira

Al terminar la carrera, sus padres, un catedrático de Biología y una profesora de Literatura, jubilados, le regalaron un viaje. Eligió Siria por las ruinas romanas de Palmira “y por un montón de cosas que me interesaban”. Leandro, su hermana, padres y una tía visitaron Siria y el Líbano desde el 21 de abril al primero de mayo del 2011 sin contratiempos, hartándose de hacer fotos y turismo. “Obviamente, mis padres habrían anulado el viaje si lo hubieran considerado peligroso”.

Pudo llamar a la familia y a su novia el 23 de abril. El padre comunicó el hecho al consulado español en Los Ángeles, cuya ayuda consistió en escuchar telefónicamente las preguntas o quejas de Leandro. La representación española argumentó fuerza mayor para no ir a visitarle: había sido detenido por cuestiones migratorias, no por cometer ningún delito. También lo había sido por razones migratorias un mochilero francés que viajó a Irán, pero fue visitado por funcionarios consulares franceses para darle ánimos e informarle sobre su situación.

El 27 de abril, fue trasladado a Caléxico, que alberga a 700 presos, la mayoría hispanos. Allí continuó el castigo carcelario de Leandro Pérez, interno número 2.202, hasta su deportación.

Nunca perdió la entereza. Supo adaptarse a las circunstancias. Sobrevivió ayudando a los reclusos a rellenar formularios y a escribir oficios en inglés. Hasta hoy, ninguna pregunta sobre Siria.