Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega a España el cuerpo de Ignacio Echeverría

La autopsia revela que la causa de su muerte fue “una puñalada en la espalda”

Mariano Rajoy entrega a la familia de Ignacio Echeverría la Gran Cruz del Mérito Civil este sábado en la base aérea de Torrejón de Ardoz.

El féretro con el cuerpo del español Ignacio Echeverría, fallecido el pasado 3 de junio en el atentado de Londres, llegó ayer poco después de las 16.00 a la base aérea de Torrejón de Ardoz en un avión militar. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió los restos del llamado héroe del monopatín, que murió de una puñalada en la espalda cuando intentaba socorrer a una mujer atacada por los terroristas de Londres. Por la tarde, decenas de personas acudieron al cementerio de Las Rozas (Madrid) para dar el último adiós a Echeverría.

Once coronas de flores flanqueaban ayer el féretro de Ignacio Echeverría en la sala de la capilla ardiente del tanatorio de Las Rozas. Un féretro sobre el que descansaba, extendida junto a la bandera de España, la medalla al Mérito Civil, que le fue concedida tras haberse enfrentado a los terroristas del atentado Londres, hace apenas una semana. Pero sobre el ataúd faltaba un detalle: el estuche de la condecoración. Su padre lo depositó, sereno y tranquilo, con una leve sonrisa pese a estar junto a los restos de su hijo, que falleció por una puñalada por la espalda, según reveló ayer el informe forense.

“Estamos muy contentos. Es verdad que me emociono”, manifestó a EL PAÍS Joaquín Echeverría con la voz entrecortada. “Pero estamos muy contentos por el cariño que estamos recibiendo".

Porque el acto heroico de Echeverría, al que han apodado como héroe del monopatín al enfrentarse contra los atacantes para defender a una mujer solamente armado por el vehículo, no dejó de repetirse entre quienes se acercaron a dar su pésame a la familia.

Muchos eran familiares y amigos, pero otros tantos fueron a mostrar su admiración pese a que no lo conocían. Es el caso de Pedro Fanega, de 56 años y vecino de las Rozas. “Es bonito que haya gente que ayude todavía así. Teníamos que venir para reconocer ese gesto. Y más siendo skater, que se podía pensar otra cosa”, dijo el hombre.

En compañía del presidente

Los restos fúnebres de Echeverría llegaron a Las Rozas desde Torrejón de Ardoz en torno a las cinco y media de la tarde. El féretro llegó en un avión militar a la base aérea y fue recibido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Tras el acto, el jefe del Ejecutivo escribió un mensaje en su cuenta personal de la red social Twitter: “España homenajea a Ignacio Echeverría. Acompañamos a su familia en el dolor. Su ejemplo y memoria permanecerán para siempre”.

Los padres y hermanos de Echeverría, que viajaron a Londres tras la larga espera en la identificación de Ignacio, siguieron al coche fúnebre. Tras ellos, una decena de policías motoristas acompañaron a la comitiva desde el aeropuerto militar, donde la familia fue recibida por el presidente del Gobierno. “Estamos pocos porque ha sido una cadena en redes sociales de última hora. Es una forma de mostrar nuestro respeto”, explicó Eduardo López, uno de los policías motorizados que formó parte del séquito que se improvisó a modo de homenaje.

Goteo constante

El goteo de personas fue constante desde el momento en el que la capilla abrió sus puertas, a las seis de la tarde. Muchos conversaban en la salita previa a la capilla ardiente sobre los recuerdos que tienen de Ignacio, algunos visiblemente emocionados.

Lo cierto es que los familiares directos parecían más enteros que el resto de allegados, igual que manifestó la hermana cuando, nada más confirmó el fallecimiento, declaró que “algo muy triste” se estaba “convirtiendo en algo muy bonito y grandioso” que hacía que quisieran más a su hermano, sus amigos, su familia y el país. Ayer, el padre de Echeverría no dejó de consolar a amigos que le abrazaban llorando. “Hay que estar contentos por él”, les dijo uno a uno. Él estuvo casi todo el tiempo de pie. En una bancada próxima, separados de quienes velaban los restos de su hijo, su madre Ana y uno de los hermanos, Joaquín, aguardaban sentados recibiendo el pésame.

Sorprendió la entereza de la madre y de las dos hermanas y el otro hermano que, en la puerta, no dejaron de agradecer la presencia de todos y de decir a sus amigos, entre abrazos, lo mismo que su padre: “Estamos muy contentos”.

El funeral por Ignacio Echeverría se celebrará este domingo a las 13.00 también en Las Rozas, localidad donde reside la familia, originaria de As Pontes (A Coruña), donde ayer también hubo un homenaje al fallecido. Allí estará José Blanco, exministro socialista, quien ayer acompañó también a los Echeverría: “Soy gallego y vivo en Las Rozas. Aunque no conocía a la familia directamente, tenía que estar aquí. Ignacio ha sido un ejemplo”. Blanco pronunció la palabra que todos repetían en su capilla ardiente: “Ejemplo”

Más información