Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pacta con PSOE y Rivera no sobreactuar con Cataluña

La vicepresidenta consensuó con Iceta y Villegas la respuesta medida del ejecutivo a la declaración unilateral y verbal que fijó la fecha del referéndum

Albert Rivera e Inés Arrimadas tras el anuncio de la fecha y la pregunta del referéndum independentista.
Albert Rivera e Inés Arrimadas tras el anuncio de la fecha y la pregunta del referéndum independentista. EFE

El Gobierno de Mariano Rajoy vigila al día cómo se complica el desafío separatista en Cataluña pero no quiere transmitir la sensación de agobio, emergencia o acorralamiento. El Ejecutivo ha negociado y pactado con el PSOE, el PSC y Ciudadanos medir muy bien sus pasos y “no sobreactuar” ante meros “pensamientos” o declaraciones para la galería con actos irreversibles que generen más victimismo.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se puso en contacto este viernes con el líder del PSC, Miquel Iceta, con el número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, y con la dirección del PSOE. Iceta habló luego por su parte con el secretario general socialista, Pedro Sánchez. La comunicación se reconoce fluida por ambas partes en las últimas semanas. La idea es consensuar cualquier decisión antes de tomarla y mantener alerta a todos los mecanismos del Estado. Pero en el Ejecutivo no creen que haya llegado aún el momento de actuar.

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, prefirió destacar este viernes, tras el Consejo de Ministros, que después del anuncio verbal del presidente catalán se observa “una estrategia unilateral que no conduce a ninguna parte”. El Ejecutivo comentó así que esta actuación de los promotores del desafío independentista es un “fracaso” y “una escenificación de la soledad y el aislamiento de los convocantes, que cada vez son menos y ya están solo con los más radicales”. “Los pensamientos son libres y no delinquen y a los pensamientos el Gobierno responde con la razón y dando la mano y diciendo que por ahí no se va a ningún lado y constatando la soledad de Puigdemont y Junts pel Sí”, afirmóel ministro portavoz.

El Gobierno midió mucho sus palabras y su reacción. Defienden que aún no ha ocurrido ningún hecho administrativo o político ilegal o recurrible. El portavoz recalcó: “Cualquier actuación que pase de los anuncios a los hechos será recurrida por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional”. Y así lo advirtió también el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá.

El Ejecutivo reafirmó que “el referéndum ilegal de autodeterminación y anticonstitucional no se va a producir” y que los mandatarios de Cataluña “tienen la obligación de cumplir la ley y proteger los derechos de todos los catalanes y de preservar la legalidad de los funcionarios, que no deben asumir la responsabilidad de otros”. Méndez de Vigo insistió: “El Gobierno mantiene la posición de siempre, el referéndum de autodeterminación es ilegal, va contra la Constitución y no se va a celebrar”. El ministro intentó destacar, sin embargo, que Rajoy aún mantiene vigente la oferta de mano tendida y diálogo permanente y sin fecha de caducidad pero dentro de la ley y sin precondiciones al presidente catalán, especialmente en el marco del Congreso de los Diputados.

Méndez de Vigo destacó que al Ejecutivo le había llamado la atención el uso del Palau de la Generalitat por parte de su presidente para hacer un anuncio “sin neutralidad política” y “en el escenario de todos los catalanes”. Fuentes oficiales de La Moncloa recalcaron más tarde que el Gobierno va a estudiar, aunque precisaron que sin mucha convicción, si esa actitud puede ser susceptible ya de alguna actuación por parte de la Abogacía o la Fiscalía del Estado, que llevan meses en alerta.

Más información