Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez del ‘caso Auditorio’ critica las “fabulosas confabulaciones” de las acusaciones

El magistrado Pérez-Templano apunta a un próximo archivo de la causa que obligó a dimitir de la presidencia de Murcia al popular Pedro Antonio Sánchez.

Imagen de archivo del auditorio de Puerto Lumbreras, objeto del caso.
Imagen de archivo del auditorio de Puerto Lumbreras, objeto del caso.

"Fabulosas confabulaciones". "Un mundo mágico donde toda perfidia tiene su asiento". "Motivaciones subjetivas de todo punto impertinentes". El último auto del juez instructor del caso Auditorio, Julián Pérez-Templado, está sazonado de numerosas críticas a las acusaciones personadas en la causa que terminó costándole la Presidencia de Murcia al popular Pedro Antonio Sánchez.

El magistrado aprovecha el escrito con el que da cumplimiento a una resolución de sus compañeros de Tribunal Superior de Justicia de Murcia, que aceptaba los recursos de apelación de los letrados que representan a Podemos y a un exconcejal socialista, para cargar contra estos últimos y dejar entrever un próximo archivo del sumario, según destacan fuentes jurídicas.

En su auto, fechado este miércoles y al que ha tenido acceso EL PAÍS, el magistrado se pronuncia sobre tres diligencias solicitadas por las acusaciones y que había rechazado inicialmente. Pérez-Templado –al que una de las partes recusó sin éxito tras salir a la luz pública una fotografía en la que aparecía en la terraza de una cafetería junto a un dirigente del PP local– destaca que, pese a que sus compañeros del Tribunal Superior estiman en parte los recursos, también le permiten "pronunciarse con libertad de criterio sobre la pertinencia, necesidad y posibilidad de la práctica de las pruebas propuestas por las acusaciones".

Así, sobre la solicitud de un informe sobre la titularidad de unos terrenos de Puerto Lumbreras, el municipio donde se levantó el auditorio cuando Pedro Antonio Sánchez era alcalde, el magistrado considera que ya se ha realizado, por lo que rechaza pedirlos de nuevo. "No vamos a entrar en motivaciones subjetivas, de todo punto impertinentes. Basta con que se ha dado satisfacción a la parte y vamos a otra cosa", recalca de modo coloquial.

A la petición de incorporar a la causa otra documentación sobre la parcela en la que se construyó el edificio cultural bajo sospecha, el juez considera que en el sumario ya obra "innumerable acopio documental" de "miles y miles" de folios sobre ello, pese a lo cual anuncia que decide aceptarla "en evitación de suspicacias".

Respecto a la tercera y última diligencia solicitada por las acusaciones, la de pedir al Colegio de Arquitectos de Murcia y al Ayuntamiento de Puerto Lumbreras copia de una sentencia urbanística de 2008, Pérez-Templado recalca que la misma "está aportada a los autos y tendrá en su momentos sus efectos, que nadie lo dude". En este punto, el magistrado critica que con esta petición las acusaciones solo pretenden "traer más y más papeles" a la causa "so pretexto de fantásticas confabulaciones" que rebasan lo que califica de "anchurosos límites de este procedimiento para entrar en un mundo mágico donde toda perfidia tiene su asiento".

Tras ello, el juez instructor del 'caso Auditorio' invita a las acusaciones a que si creen que "hubo extraños manejos extra o intraprocesales, que interponga querella o lo que les plazca contra sus oscuros autores". Con esto último, Pérez-Templado considera haber dado cumplida respuesta a la decisión de sus compañeros del Tribunal Superior. "Tal vez las acusaciones no hayan quedado tan convencidas, pero así con las cosas", concluye.

Más información