Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete folios del ‘caso Púnica’ contra el comisario Villarejo

La doctora que denunció a López Madrid por acoso pide sumar a la causa documentos del sumario de corrupción

El comisario Villarejo, a su llegada a los juzgados de Plaza Castilla el martes
El comisario Villarejo, a su llegada a los juzgados de Plaza Castilla el martes

Doce horas antes de que la doctora Elisa Pinto identificara en una rueda de reconocimiento “sin ningún género de dudas” al comisario jubilado José Villarejo como la persona que la apuñaló en abril de 2014, la defensa de la dermatóloga presentaba en el Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid un escrito en el que solicitaba nuevas diligencias a la causa que se sigue por su denuncia por amenazas, coacciones y agresión contra el policía y el empresario Javier López Madrid. Entre ellas, reclama incorporar siete folios del sumario del caso Púnica, en el que está imputado López Madrid por la supuesta financiación irregular del PP de Madrid.

La doctora pide las referencias a tres conversaciones entre este empresario y dos de los presuntos integrantes de la trama, Francisco Granados y el experto informático Alejandro de Pedro. La primera es una llamada que el político hoy encarcelado hizo a López Madrid. Supuestamente, fue Granados el que recomendó al empresario —con quien compartía el uso de un barco de recreo— contactar con el comisario Villarejo.

Las otras dos son cruces de mensajes entre López Madrid y De Pedro. En la primera, de noviembre de 2013, el experto informático le dice al empresario que está hablando “con los 'hackers' que llevan temas de la policía” y que le han recomendado que “destruir el móvil completo es lo más seguro”. La respuesta de López Madrid es un “estoy” y una dirección del distrito de Chamartín, en Madrid. El escrito de la doctora destaca que se trata del domicilio particular de ésta.

El segundo cruce de mensajes se inicia el 26 de marzo de 2014 y, en opinión de Elisa Pinto, pone de manifiesto los tratos de López Madrid con comisarios. “Estoy pendiente de una reunión con un comisario para mi tema, que me lo lleva retrasando dos días”, le envía a primera hora de la mañana de aquel día a De Pedro. Este responde dos días después con un “espero que te fuera bien con el policía, te lo mereces”. El escrito presentado en el juzgado por la dermatóloga recalca que “quince días después” se produjo el apuñalamiento del que acusa al comisario Villarejo.

Junto a la documentación del caso Púnica, la doctora Pinto reclama también documentación de otra causa célebre: la que investiga las andanzas de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, Pequeño Nicolás. Pide 24 folios de la pìeza separada en el que se investiga la grabación ilegal y posterior difusión de una conversación entre el comisario Marcelino Martín Blas, responsable hasta su jubilación de las pesquisas, y agentes del CNI.

En concreto, solicita la parte de un informe policial en el que se concluye que una línea de teléfono móvil con tarjeta prepago a nombre del ciudadano uruguayo Martín Reyes Villa era realmente utilizada por el comisario Villarejo. En aquel documento policial se destacaba que Reyes Villa nunca había estado en España y que las antenas de telefonía situaban la terminal en las cercanías del domicilio del policía o del edificio en el que las empresas de éste tienen su sede.El escrito también reclama documentos sobre estas sociedades y las identidades falsas que utilizaba Villarejo.

Finalmente, la abogada de Elisa Pinto solicita a la juez que llame a declarar a López Madrid para interrogarle por la visita que le hizo el 10 de diciembre de 2013 supuestamente para amenazarla acompañado de una persona que la doctora identifica como el comisario. También quiere que testifiquen un periodista y el comisario Jaime Barrado, hoy jubilado y que estaba al frente de la comisaría de Chamartín cuando se produjo el apuñalamiento del que acusa a Villarejo.

Más información